BALLESOL Olavide, Madrid

0
317

¡Qué ricas esas rosquillas!

Cuando llega San Isidro lo recibimos entre tradiciones, algunas muy castizas. ¿Quién quiere una rosquillita? Esa es la pregunta más frecuente durante los días en los que los residentes de BALLESOL Olavide se ponen a elaborar una tradición que se divide “entre las rosquillas listas y las tontas”. Los residentes nos explican las diferencias. “Las rosquillas tontas no llevan ningún acabado, no van bañadas, de ahí su nombre indicando la simpleza de su masa. Las listas van bañadas con un azúcar fondant”. Para degustarlo también aconsejan hacerlo apreciando chotis y zarzuela. Una tarde como se dice en Madrid, “chipen, chipen”.