ABIERTOS A LA VIDA

0
457

La rosa que llevaba una de las niñas del colegio San Blas de Santa Marta de Tormes simbolizaba el agradecimiento a la experiencia que habían compartido con los residentes de Ballesol Salamanca en el programa “Abiertos a la vida”, una actividad intergeneracional en la que mayores y niños han sido protagonistas de sentimientos y emociones recuperando la iniciativa sobre el proyecto vital de los residentes mediante el uso de las TIC y la promoción de actividades significativas que potencien el envejecimiento activo, con el fin último de promover la satisfación vital y la adaptación positiva a las circunstancias de cada residente. Todo un éxito.