ABRIENDO LA CAJA DE LA IMAGINACIÓN

0
445

Verano. La inspiración de los residentes fluye en los talleres de manualidades. Entre sus manos unas cajas de madera. Minutos después las manos de estos artistas de Ballesol Las Palmas convierten este objeto en un regalo “o el mejor lugar para guardar aquellos pequeños tesoros que no queremos dejar muy lejos”, comentaban al tiempo que ya utilizan las pinturas acrílicas y las telas adhesivas para decorar otras cajas. Cada una –dicen- lleva un toque personal, un color, flores o lunares… lo importante, concluyen, es imaginar y crear. Y lo cierto es que lo han conseguido.