ANIMADORES SOCIOCULTURALES

0
323

Centros Residenciales BALLESOL

“Para nosotros Grupo BALLESOL es una gran familia en la que disfrutar de momentos como este”. Acaba de terminar una de las múltiples actividades que semanalmente preparan los Técnicos en Animación Sociocultural, y Dª. Carmen, una de las residentes más inquietas, sigue sonriendo. “Con ellos hemos viajado, visitado museos,  expresado emociones, pero sobre todo…compartimos alegrías”. Ser Técnico en Animación Sociocultural en Grupo BALLESOL es diferente. “Tienes que ser el encargado de promover una serie de actividades de participación, integración y comunicación de una manera fácil y divertida para conseguir ofrecer calidad de vida a nuestros residentes”, adelanta Luis López, Coordinador de Animación Socio Cultural de BALLESOL
en la Zona Centro de Madrid
. Aunque a ellos asociemos términos como animadores o motivadores, estamos ante “personas con una formación y titulación adecuadas que tratan por medio de la intervención psicosocial, de motivar y estimular a un grupo de personas, de tal forma que favorezca su desarrollo personal y fomente la integración”, puntualiza David González Vázquez, Técnico en Animación Sociocultural en BALLESOL Poio, Pontevedra.

El interés y la motivación que despierta en los residentes las actividades y propuestas que este departamento plantea –recuerda Nacho González Castro, Técnico en Animación Sociocultural en BALLESOL Pozuelo, Madrid– es muy similar a una de las ocurrencias más geniales del pintor Pablo Picasso:

“Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida”.

Para desarrollar cualquier actividad coinciden Luis, David y Nacho es fundamental la confianza y coordinación entre Técnicos en Animación Sociocultural-DIRECCIÓN-RESIDENTE-FAMILIAR. “La relación con la dirección debe de ser cercana y abierta, sólo así puedes sentir el apoyo y la satisfacción del trabajo bien hecho”. En
BALLESOL – aseguran por experiencia- el familiar también se convierte en partícipe y protagonista de muchas de las actividades de Animación SocioCultural. “Ellos han de saber qué tipo de tareas estamos ofreciendo a sus mayores para conseguir que participen y se involucren de igual manera…aunque sólo sea escuchándoles. Son también los primeros que alaban nuestro trabajo, esa es la mejor recompensa”.  Y para dinamizar todas estas laborales, es necesario que “el Tasoc, en la medida de lo posible, se ponga en el lugar del residente o familiar y piense cómo le gustaría que lo tratasen si estuviese en esa situación”


GRACIAS A BALLESOL OCURRIÓ…

Luis López
“Gracias a Ballesol, me he dado cuenta de que es mucho más fácil hacer la vida agradable para los que nos rodean. Recuerdo que una vez una residente me propuso formar un equipo de baloncesto. ¡Me lo estaba diciendo recién salida de una operación de cadera y en proceso de recuperación! Fue un ejemplo de superación e ilusión”.

Nacho González
“BALLESOL me ha enseñado que al final, como todo el mundo, los abuelos también necesitan atención, amor y cariño. El día de la familia hicimos una representación con los residentes. No acertábamos con el texto, hubo que improvisar y nos pusimos a reír como niños, eso es la magia del teatro”.

David González
“Creo que Ballesol es el único grupo de residencias donde la función del Técnico en Animación Sociocultural se enmarca dentro de un tratamiento integral al residente. Cada día hay mil anécdotas y detalles graciosos que te hacen disfrutar del día a día de los residentes y de sus familias”.


QUIÉN SOY Y QUÉ HACEMOS

Luis López

COORDINADOR DE ANIMACIÓN SOCIO CULTURAL DE LA ZONA CENTRO DE MADRID

Antes de llegar a Ballesol, trabajaba con niños, compaginaba los dos trabajos. Tuve que elegir. El cariño que recibo cada día por parte de los residentes  me dejan claro, camino a seis años ya en esta empresa , que tomé la decisión acertada”.

“Una de las actividades en la que más empeño han puesto nuestros residentes, ha sido el reutilizar las cápsulas usadas del café para convertirlas en broches con forma de flor, pendientes o collares. Ha sido  un motor para ellos saber que con esos broches que se sortearon en fiestas y actos del centro se ha ayudado a la Fundación Aladina, a niños y adolescentes con cáncer.

Nacho González

TÉCNICO EN ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL EN BALLESOL POZUELO, MADRID

Hasta llegar a BALLESOL mi formación ha sido como actor, estuve durante año y medio de gira por España con la obra “La Sonrisa Etrusca”. Al terminar tenía la necesidad de trabajar en algo creativo, lúdico y divertido”.

Destacaría un mural-collage que realizamos y que organizó Terapia Ocupacional  por el Día de la Familia 2013, un homenaje a todas la madres, lo llamamos “Mimitos de mamá”. Participaron residentes y familiares con fotografías y comentarios como este: Respira.”Serás madre toda tu vida. Enséñale las cosas importantes, las de verdad”. Insuperable.

David González

TÉCNICO EN ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL EN BALLESOL POIO, PONTEVEDRA

Mi formación inicial fue de diplomado en magisterio y al trabajar con grupos de niños  me fui involucrando más en animación. Mi vocación son los niños y los mayores.

Realizamos un taller de pintura en el que los residentes pusieron la imaginación y la creatividad con un pincel sobre unas cajas que pintaron con originalidad…todos los familiares y amigos querían llevárselas como recuerdo. Fue un éxito que repetiremos.

Compartir
Artículo anteriorEL CARTERO, UNA VIDA EN PAPEL
Artículo siguienteLA CATEDRAL DE BADAJOZ: UNA JOYA POR DESCUBRIR
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.