ARTE SOCIAL E INCLUSIVO

0
314

Ballesol Mirasierra se convirtió en un escenario en el que imaginar un espectáculo diferente, social e inclusivo: PROMENA, un número de Danza Impro llevado a cabo por Jaume e Iris, dos personas con discapacidad física, que consiguieron llevar a todos los espectadores de la tristeza a la admiración, y de la admiración al amor. “Una lección de vida”, coincidieron en valorar los residentes. Con la misma expectación también se recibió a la Agrupación “Rosalía de Castro” que compartió con sus cantareiras, gaiteros y muñeiras un recital de música y tradición. Un estilo muy próximo al que ofreció el grupo de mayores autodidactas “El arte de Moratalaz” autodidactas en elaborar danzas y canciones con mensaje e historia.