14.000 EUROS PARA NO PERDER LA SONRISA ANTE EL CÁNCER

0
238

Motivados por una de las frases más inspiradoras sobre la solidaridad: Los grandes triunfos de la humanidad se lograron en conjunto, Grupo Ballesol, un año más, ha querido mostrar el perfil más solidario y sensible de residentes, familiares y trabajadores, ejemplos de compromiso y concienciación con los más necesitados. La colaboración con la Fundación Aladina comparte una misma filosofía de cercanía, cariño y espíritu colaborativo con los más necesitados, en este caso con los niños enfermos de cáncer y el deseo de que los más pequeños puedan disfrutar de las terapias lúdicas con las que se atiende a más de 1.200 niños y adolescentes enfermos de cáncer cada año en diferentes hospitales de la Comunidad de Madrid.

Desde hace tres años, los doce centrosresidenciales Ballesol en Madrid colaboran en esta iniciativa solidaria elaborando todo tipo de objetos a partir de materiales reciclados. Así, han sido capaces en los talleres de laborterapia y manualidades, de reutilizar las cápsulas de Nespresso para convertirlas en broches y pulseras, reciclar cartón y papel para moldear monederos y pequeños bolsos… un arte que “con mucha imaginación, interés y algo de maña”, aseguran, les ha servido para reutilizar también fregonas o pinzas y convertirlas en “bellas muñecas de trapo y fieltro” que posteriormente han vendido en los mercadillos solidarios en cada uno de los doce centros residenciales de Ballesol en Madrid.

[Best_Wordpress_Gallery id=”2″ gal_title=”No perder la sonrisa”]

Con este impulso altruista se recaudaron 14.000 euros, que se entregaron en una gala benéfica que congregó en Ballesol Príncipe de Vergara a más de cuatrocientas personas el pasado 18 de Febrero. Dª Lola Soler, agradeció “el espíritu colaborativo y altruista de todos los residentes, protagonistas y ejemplos de envejecimiento activo y saludable; de sus familiares, y del equipo de profesionales, directoras, supervisoras, terapeutas, animadores socioculturales, psicólogos… que cada día han acompañado a estos residentes convertidos en artistas por una buena causa”. El acto al que acudió D. Ignacio Vivas y Dª. Clotilde  Álvarez, entre otros asistentes puso también en valor el carácter solidario y la humanidad de personas como Dª. Mariluz Barreiros, que colaboró con la Fundación Aladina al pagar 1.500 euros en la subasta de una raqueta del tenista Rafael Nadal, al igual que D. Santiago  Vivas, que con los 2.000 euros que ofreció por un balón firmado por la plantilla del Real Madrid C.F., contribuyeron “para que los niños enfermos de cáncer no pierdan la sonrisa”. El coordinador de Animación socio-cultural del Grupo Ballesol zona centro, Luis López, y la residente Dª. Carmen Agundez, explicaron “el compromiso y la ilusión con la que toda la familia de Ballesol Madrid ha contribuido en un proyecto intergeneracional realizado con afecto, amor… y mucha imaginación”. Algo que agradecieron Eva y Héctor, madre e hijo, que con su caracter de superación ante el cáncer, mostraron la mejor sonrisa y un testimonio de vida, que la Fundación Aladina y Grupo Ballesol, están ayudando a darle sentido y esperanza.

Himno BALLESOL

La Orquesta de Pulso y Púa “Universidades” lleva dos años amenizando la gala solidaria de Ballesol con la Fundación Aladina. Este año, acompañados por un coro maravilloso con el que interpretaron pasadobles como “Viva la Jota”, las seguidillas de Tomás Bretón con “La Verbena de la Paloma”, “La Amistad”, de los Gavilanes o “El fallero” de J. Serrano. En uno de los momentos más emotivos de la gala, D. Julián Núñez Olías, compositor y miembro de esta orquesta, hizo realidad el sueño que tantas veces habían hablado los residentes de Ballesol con Dª Lola Soler, “tener un himno” que refleje la historia y dedicación de esta institución en sus 35 años de vida. Y así fue. Desde la primera estrofa se recoge el cariño y afecto que el compositor tiene por Ballesol, algo que es recíproco y que se ha convertido en un sentimiento de agradecimiento de residentes, familiares, profesionales y amigos de Ballesol al gran esfuerzo y cuidada dedicatoria que D. Julián Núñez Olías hizo a Ballesol, en forma de himno. Para él fueron unos largos y sentidos aplausos de admiración. Y es que como comentó otro de los ilustres asistentes, el residente, antropólogo y médico, D. José Manuel Reverte, “llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza”, como el himno que ya es parte de la memoria de la familia Ballesol.

Más solidarios

La mano de la solidaridad enLola tan grande, que el resto de centros residenciales han participado en diferentes campañas de apoyo y sensibilización con personas mayores, niños, enfermos y colectivos en situación de exclusión. Una mano a los niños de Cáritas”, “Mayores y solidarios con los niños enfermos de cáncer”, “Una caricia contra el abandono de animales… han sido algunos de los lemas elegidos para concienciar a la sociedad e intentar mejorar la calidad de vida de los más necesitados. Los residentes han dedicando voluntariamente su tiempo en los talleres de manualidades y laborterapia, espacios de enriquecimiento social y cognitivo de donde han surgido las obras de arte de saber aprovechar materiales tan reconocibles como el papel o el cartón y convertirlos en figuras y adornos con los que dar vida a una ilusión de solidaridad. Con el fin de recaudar lo máximo posible para estas causas solidarias, se organizaron mercadillos en cada una de las residencias de Ballesol fuera de la Comunidad de Madrid. La elaboración artesanal de centros de navidad, figuras de belén, broches, abanicos, muñecas, pulseras, ha hecho posible conseguir el sueño previsto: 8.430 euros para que los más necesitados no pierdan la sonrisa.

Compartir
Artículo anteriorD. Miguel Carballeda Piñeiro
Artículo siguienteInnovación y Creatividad
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.