LAS TERAPIAS ASISTIDAS CON ANIMALES AUMENTAN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS PACIENTES

0
203

Los Centros Residenciales BALLESOL han comprobado el potencial de las Terapias Asistidas con Animales (TAA), en concreto en BALLESOL Alicante. Este tipo de terapias están experimentando un gran impulso debido a los beneficios sociales y a la demanda por parte de empresas, instituciones, asociaciones y personas a título individual.

La Terapia Asistida con Animales es una técnica que sirve como complemento a una terapia concreta. En ella se utiliza como instrumento terapéutico a los animales con los que se comparte parte del proceso de asistencia. Está diseñada para aumentar la calidad de vida de los pacientes mediante la interacción del ser humano y del animal de terapia. Son intervenciones dirigidas hacia un objetivo específico como parte integral de un proceso de rehabilitación y de superación. Es un servicio de alta calidad en el que con el paciente se vincula un equipo multiprofesional y especializado en TAA para llevar a cabo un mismo proyecto.

Según Paula Blanco Méndez, terapeuta ocupacional de BALLESOL Alicante, la TAA aumenta la eficacia de los tratamientos convencionales y la relación entre terapeutas y pacientes se establece con mayor facilidad. “Las actividades se diseñan de acuerdo a la situación individual de cada paciente y se desarrollan en un espacio y tiempo determinados. Precisan de la participación de un profesional de la salud o de la educación y cuentan con objetivos y criterios de evaluación concretos”, explica Blanco Méndez.

Un animal de terapia es un animal específicamente entrenado para integrarse dentro de un programa terapéutico o educativo, como una herramienta al servicio del profesional, con el fin de proporcionar los estímulos necesarios que permitan alcanzar los objetivos terapéuticos de forma más eficaz y con un enfoque más integral y completo del paciente. El animal se presenta como un estímulo multisensorial capaz de llamar poderosamente la atención de los usuarios y hacerles más colaboradores en las terapias. De este modo, se consigue en un plazo determinado que el paciente pueda transferir a su vida cotidiana todo aquello que se experimenta en las sesiones.

Los objetivos y beneficios que se derivan de estas prácticas son muy amplios, desde objetivos físicos, cognitivos, emocionales, educativos, psicomotores, de empatía, de relaciones, de aceptación, entretenimiento, socialización, estímulo mental, contacto físico, hasta beneficios fisiológicos, sociales, de modificación conductual, relacionados con la autonomía personal, las actividades de la vida diaria y de capacidad de comunicación.

 El perro es el animal de terapia ideal por su gran dependencia del ser humano

El TAA EN BALLESOL ALICANTE

Desde 2007, esta terapia se incorporó en los Centros Ballesol de Alicante, iniciándose de manera experimental en los programas de rehabilitación para instaurarse en los programas de Psicología y Terapia Ocupacional. Desde 2010, en algunas sesiones el centro cuenta con la participación de técnicos especialistas de TAA del Centro canino Ngorong Ngorong, perteneciente a la Asociación de Terapia Asistida con Animales de la Comunidad Valenciana. Estas sesiones arrancan con una evaluación de las necesidades y la vulnerabilidad del usuario, según los objetivos previstos para el paciente por el equipo médico. A partir de entonces, sucesivamente los técnicos especialistas en TAA prescriben actividades relacionales capaces de producir cambios significativos y de utilidad en la persona.

A lo largo del último año, se ha realizado un programa de TAA específico para llevar a cabo, de forma adaptada, objetivos del Método Montessori por el que los Centros BALLESOL han apostado. Para que una TAA sea eficaz debe hacerse con los más estrictos protocolos profesionales de intervención. Un equipo está formado por un profesional de la salud o la educación, un animal específicamente entrenado, un instructor de adiestramiento canino y un técnico especialista en TAA. Las sesiones son diseñadas por el equipo estableciéndose un triángulo de trabajo formado por el profesional de la salud y el instructor con el animal, con el objetivo de proporcionar la mayor atención al usuario, actuando siempre de forma coordinada y previamente pactada. El personal de un centro siempre plantea una sesión, desde el punto de vista de un esfuerzo colectivo. El guía y su animal deberán funcionar como un miembro de este equipo. Cada componente tiene una función distinta, pero todos buscan el mismo objetivo: trabajar en conjunto para ayudar al paciente. Tal y como asegura Paula Blanco, el éxito de una TAA radica en las personas y en los animales que la llevan a cabo. “La experiencia, la dedicación, el conocimiento, la sensibilidad y la sabia ejecución de todo el equipo es la mejor garantía para llevar a buen fin la TAA”, resume Blanco.

EL PERRO, EL GRAN PROTAGONISTA

El perro es el animal de terapia ideal por su gran dependencia del ser humano, su facilidad para aprender y su predisposición a la obediencia. El perro es altamente eficaz porque de forma natural y espontánea se relaciona con el paciente y, en consecuencia, es más fácil que se generen actividades que ayuden a mejorar su estado emocional y cognitivo, con independencia de si el usuario es una persona mayor, un niño o una persona con problemas de salud mental. El perro es el más moldeable y adaptable de todos los animales de terapia.

Paula Blanco explica que el adiestramiento avanzado permite efectuar ejercicios complejos y captar de manera notable la atención del usuario, manteniendo su concentración y su actitud positiva hacia esta experiencia. “La excitación positiva motivada por la presencia del perro fomenta asimismo la expresión de las emociones y la capacidad de comunicación del paciente, ya que no se siente observado ni juzgado por otro ser humano”, asegura la terapeuta de BALLESOL Alicante.