TABAQUISMO EN EL MAYOR

0
157

Podemos definir el tabaquismo como la adicción al tabaco, que mata más de 650.000 europeos cada año. Sólo en Europa causa 1 de cada 3 cánceres (especialmente el de pulmón, estómago, páncreas, labio y laringe) y origina 9 de cada 10 cánceres de pulmón. Es decir, cada 6 segundos fallece una persona en el mundo a causa del tabaco.

Dentro del colectivo de los mayores de 65 años en nuestro país, un 12% son fumadores, mientras que un 21% son ex fumadores y un 67% nunca ha fumado.

En nuestro país uno de cada 10 españoles está expuesto más de ocho horas al día  al humo ambiental del tabaco, es decir, son fumadores pasivos. Una persona que esté una hora en un ambiente contaminado con humo de tabaco, absorbe productos de combustión del tabaco similares a los que presentaría si hubiera fumado tres cigarrillos.

De las más de 65.000 muertes  ocurridas en España a causa del tabaco en el año 2.004 unas 700 eran fumadores pasivos.

El tabaco además de las graves repercusiones que tiene sobre la salud, también tiene consecuencias estéticas muy importantes, aspecto envejecido, arrugas muy marcadas, dientes estropeados y amarillentos etc…
Y si todos somos conscientes de todas las consecuencias que produce el tabaco, ¿por qué se sigue fumando? Ello es debido a la Dependencia, existe una dependencia física que se que se manifiesta por una serie de síntomas cuando el organismo no tiene su nicotina como son el deseo de fumar, la ansiedad, la irritabilidad, la dificultad de concentración, la dificultad para dormir, el aumento de apetito y la disminución del  número de latidos cardiacos.

Existe otra dependencia que es la psicológica. Por ello existe una serie de test para conocer el grado de dependencia física a la nicotina (Test de Fagerströn) y el test de Richmond que permite conocer la motivación para dejar de fumar.
Aunque parezca una frase manida, NUNCA ES TARDE PARA DEJAR DE FUMAR. Algunos de los beneficios que se adquieren son los siguientes:

  1. A los 20 minutos desde el último cigarrillo, se restablece la presión arterial, el pulso y la temperatura de las manos y los pies.
  2. A las 8 horas, se normaliza los  niveles de monóxido de carbono y de oxígeno en la sangre.
  3. A las 24 horas, disminuye la posibilidad de muerte súbita
  4. A los dos días mejora el gusto y el olfato.
  5. A los tres días, los bronquios se relajan, se respira mejor, además mejora la capacidad pulmonar.
  6. Entre dos semanas y tres meses, mejora la circulación, la función pulmonar (en un 30%) y se cansará menos con cualquier actividad.
  7. Entre uno y nueve meses: Disminuye la tos, la congestión nasal, la fatiga, la falta de aire y aumenta la energía en general. Disminuyen las infecciones respiratorias.
  8. Al año: Disminuye a la mitad el riesgo de morir por enfermedad cardíaca.
  9. A los cinco años: El riesgo de morir por enfermedades cardíacas se iguala a los no fumadores.
  10. A los 10 años: Se iguala el riesgo de padecer cáncer de pulmón a los no fumadores.

Y en las personas mayores los  beneficios más específicos son:

  • Aumento de la esperanza de vida.
  • Disminución del riesgo de Cáncer de pulmón, laringe, cavidad bucal, esófago, vejiga y cuello uterino.
  • Reducción significativa del riesgo de la cardiopatía isquémica.
  • Reducción del riesgo de enfermedad arterial oclusiva periférica.
  • Reducción del riesgo de accidente cerebro vascular.
  • Mejora de la tolerancia al ejercicio.
  • Disminución de los síntomas de la enfermedad pulmonar (tos, esputos y disnea).
  • Reducción del riesgo de úlcera gastroduodenal.
  • Reducción de la halitosis.

Por tanto, podemos concluir que el fumar es una de las adicciones que más enfermedades produce, pues al leer el artículo se evidencia que afecta  a casi todos los aparatos del organismo y que nunca es tarde para dejar de fumar, pues a cualquier edad que se deje sólo existen beneficios.