Ballesol Gobernador Viejo

0
279

En el año 1959 la Caja de Ahorros de Valencia decidió acometer la puesta en funcionamiento de la Residencia Femenina Sagrada Familia. Estaba atendida por las religiosas Obreras de la Cruz y por el servicio médico de la citada Caja. Se inauguró el 1 de mayo 1963.

Tras 25 años de funcionamiento, la Caja de Ahorros siente la necesidad de extinguir la obra social, una necesidad que venía impuesta por la nueva realidad: estos residentes podían ser atendidos perfectamente por la Administración Pública y la iniciativa privada.

«Confluyeron los intereses de la Caja de Ahorros y lOS de Ballesol. De este modo empezó el primer centro de Ballesol de la Comunidad Valenciana»

La Caja en todo momento tuvo muy claro que las personas que residían en dicha residencia tenían que tener la garantía de que seguirían estando bien atendidas y de que el personal que allí prestaba sus servicios tendría la oportunidad de seguir trabajando en la misma, si así era su deseo. La Caja de Ahorros condicionó cualquier decisión definitiva hasta encontrar una entidad privada que le inspirase seguridad y confianza.

Ballesol ya tenía una experiencia de nueve años en el sector de atención a las personas mayores y había consolidado una imagen de alta calidad. También es cierto que para nosotros, los fundadores de Ballesol, la Comunidad Valenciana tenía un atractivo especial. Confluyeron, por tanto, los intereses de la Caja de Ahorros y la de Ballesol y de este modo empezó el primer centro de Ballesol de la
Comunidad Valenciana.

Para que esto fuera posible y llegase a buen fin, tuvieron que coincidir la intervención de muchas personas que, con su dedicación, interés, trabajo e ilusión lo impulsaron e hicieron posible.

D. Fernando Cervera, que representaba a la Caja de Valencia, contactó conmigo y después de preocuparse e informarse bien, ya que, además de ser una persona súper honesta en todos los sentidos, es un gran profesional, le pareció conveniente acordar un encuentro con los responsables de la Caja y de su Obra Social para ver la posibilidad de un acuerdo con objeto de que Ballesol se hiciese cargo de la gestión de la Residencia de la Sagrada Familia.

Empezaron las conversaciones y cuando fueron totalmente analizadas contactamos personalmente con D. Antonio López Igual, Subdirector de la Caja de Ahorros de Valencia.

Desde aquí quiero darle las gracias al arquitecto D. Enrique Riera por su excelente trabajo, ya es un edificio excepcionalmente singular. Tengo que señalar que todo fue tan perfecto que firmamos el acuerdo un día a las doce en la Caja, y a la una y media se estaban dando las comidas en la residencia por Ballesol. Enrique: nuestro más sincero reconocimiento.

Es justo reconocer la labor del responsable jurídico de la Caja, D. Rafael Gassó, por el empeño que puso en asegurar la continuidad en sus puestos a los trabajadores de la Residencia.

Ballesol Gobernador Viejo es casi una obra de arte. Por esa razón hemos querido conservarlo sin que perdiera su encanto, adecuándolo a las necesidades de nuestro tiempo. Tenemos en nuestras manos algo maravilloso que cuidamos con esmero y orgullo. La historia del edificio es algo muy importante y forma parte de la historia de los 25 años que Grupo Ballesol lleva en Valencia, y está entrañablemente unida a la historia de los residentes que han pasado por nuestra casa.

Recuerdo a D. Luis, que fue uno de nuestros primeros residentes… una persona muy singular del que guardo una poesía maravillosa. Según él, se inspiraba mucho contemplando la obra de Mariano Benlliure que preside la entrada de la Residencia.

Mención especial merece Fidelia, que trabajó con nosotros desde el primer día. Recuerdo que cuando yo le dije “Fidelia, me gustaría que fueses a Valencia para poner en marcha la Residencia de Gobernador Viejo”; contestación: “Qué me está pidiendo? ¿Que me vaya a vivir su a  tierra? ¡De eso nada!”. Así terminó la conversación. Pero a las doce de la noche me llamó a mi casa y me dijo: “Doña Lola, ¿cuándo me tengo que marchar a Valencia?”. Era una persona fenomenal en todos los sentidos y, aunque por desgracia haya fallecido, siempre estará con nosotros. Con cada cosa que no se hace bien en la Residencia siempre se escucha: “Si te viese Fidelia…”. Fue la Directora Asistencial de todos los centros de la Comunidad Valenciana, Cataluña, Murcia y Aragón. Un persona honrada entregada a su trabajo, una gran profesional y una gran mujer. ¡Gracias, Fidelia!

«La historia del edificio es algo muy importante y forma parte de la historia de los 25 años que Grupo Ballesol lleva en Valencia»

Inauguró el Centro la Fallera Mayor de Valencia, Covadonga Balaguer. En el hall, antes de comenzar el acto, el canónigo de la Catedral de Valencia, D. Vicente Castell, bendijo la residencia y la Fallera Mayor de Valencia cortó la cinta. Fue un acto precioso y muy emotivo, pero conscientes de la responsabilidad que habíamos adquirido. Sin que nadie se diese cuenta me fuí a la capilla del centro –que es maravillosa– y le pedí a la Virgen de los Desamparados con todas mis fuerzas que nos ayudase y, sinceramente, “se está portando muy bien”.

«me fuí a la capilla del centro ˉque es maravillosaˉ y le pedí con todas mis fuerzas a la Virgen de los Desamparados que nos ayudase»

A continuación, los asistentes pasamos al salón de actos y, aunque tenía que intervenir Rafael Alberti, tuvo una caída y no pudo venir. No obstante, nos envió la nota que aquí reproducimos.

La leyó magistralmente D. Salvador Arias que como se sabe, “en el doblaje de voz no le ha ganado nadie en este país”. Cerramos el acto D. Antonio López Igual y yo, con unas palabras por parte de ambos de compromiso y respeto tanto para los residentes como para todos los empleados de la Caja que siguieron con nosotros.

Para terminar, después del cóctel servido en el maravilloso patio que tiene la Residencia, se cantó  Valencia y el himno de Valencia.

Lo recuerdo como si hubiese sido ayer. Es mi tierra y, por esa razón era doble mi alegría y compromiso.

Besos y hasta siempre.