BIENVENIDOS A MI CASA

0
239

BALLESOL te hace sentir como en tu propia casa

Cualquiera de las puertas que abras en BALLESOL te hace sentir como en tu propia casa. Esa percepción es en sí el objetivo que perseguimos en BALLESOL cada día. Cuando paseas por sus rincones percibes que cada detalle te lleva a un estado de “Bienestar y Calidad de Vida” compartido por los residentes. Así se siente Dª. Aurkene de Barroeta Zalutregui desde que llegó a su nueva casa en BALLESOL

Que el residente se sienta como en su hogar no es una posibilidad, sino una realidad

Pozuelo, Madrid. Una mujer independiente, con 69 años, seis hijos, muy activa, pero también hogareña. “Me enamoré de un apartamento que hacía esquina, luminoso y con una ventana en el baño”. Ella tomó la decisión de probar una estancia temporal de quince días, pero a los tres ya avisó a su hija de hacer la mudanza. Y de repente… allí estaba todo lo que había deseado de su anterior casa: el sofá de su abuela, un mueble traído de China, las cortinas que tanto le gustan a su hija, y por supuesto, una jardinera llena de plantas regalo de sus hijos el día de la madre. “Conseguir que el residente se sienta como en su hogar de toda la vida no es una posibilidad, sino una realidad, pero respetando siempre la intimidad de la persona y conociendo sus necesidades e inquietudes para tranquilidad del residente-familia-centro residencial”, señala Dª. Paula Martín García, Directora de BALLESOL Pozuelo, Madrid.

Como su casa que es, “Kene” -así le gusta que la llamen- recibe todas las semanas la visita de su familia, incluso ya ha aprovechado la cocina para ofrecer varios días una merienda a sus nueve nietos. “Me siento activa, útil y segura, esa confianza en mí misma hace posible que también coja el coche que tengo aquí y vaya a ver a mis hijas”. Podría quedarse a dormir fuera, pero como siempre se ha dicho: “como en tu casa, en ningún sitio”, dice mientras adelanta que estas próximas vacaciones las pasará en BALLESOL Cerrado Calderón, Málaga.

ESTAR EN BUENAS MANOS

Además de promoverse la independencia del residente también se promueven actividades de integración y socialización. “Fomentar la autonomía personal no impide compartir comidas, participar en Talleres de Terapia Ocupacional o acudir a clases de Pilates, es más, lo están deseando”. Igualmente reciben todo el cariño y atención de los diferentes Departamentos y Profesionales de BALLESOL (médico, psicólogo, fisioterapeuta, auxiliares..) para que puedan sentirse, como dice Kene, “en la gloria, adoro a BALLESOL”.

Una dichosa fractura de espalda y el deseo de su hija de tenerla cerca, llevaron a Dª. María del Carmen Ruiz a BALLESOL Parque Almansa, Madrid.Cada vez que abro la puerta tengo el placer de contemplar mi casa”, la de toda la vida, con los cuadros pintados por su hija Teresa, el sofá que con tanta ternura acaricia todos los días en recuerdo a su marido D. José Santiago, la televisión, “y la habitación tal cuál la tenía en mi anterior hogar”. Ese deseo de cuidar los detalles la ha llevado también, como tantos años atrás, a desayunar en esa mesa de la que sigue colgando el mantel a crochet para no perder la costumbre y recordar los buenos momentos “aunque con tanto afecto y cariño de todo BALLESOL me falta tiempo para hacer más cosas”.

El sueño parece que se hace realidad cada día. El estado de bienestar con el que se levanta evita pensar en la soledad que tantas veces había temido. “Siempre digo que soy como una ardilla, de un lado para otro, por eso me apunto a todas las actividades con los demás residentes”. La espalda se vuelve a resentir. “Si no fuera por estos problemas… seguiría aquí porque soy feliz –sonríe, pero invitaría a más gente a mi casa”. Siempre lo ha hecho, incluso cuando vivía con sus cuatro hijos en una casa grande.

En Ballesol nos enfocamos en mejorar el vínculo con la familia, aumentar la independencia personal y en un atención permanente

Dª. María del Carmen –comenta Dª. Benigna Rodríguez, Directora de BALLESOL Parque Almansa, Madrid– es una residente ejemplar. A sus 86 años acude regularmente al fisioterapeuta, escucha las recomendaciones del médico y participa activamente con el resto de residentes. “BALLESOL sabe adaptarse a las necesidades de cada uno y esa atención personalizada es una de las distinciones con los demás”, opina Dª. Benigna.

“¿Sabe lo que me encanta?”, nos dice. “Coger el libro que estoy leyendo, “Tiempo de cenizas” de Jorge Molis, y sentarme junto al ventanal mientras veo pasar a toda la juventud camino de la Universidad. Me siento más joven de lo que soy por esa independencia que siento”. Y mientras sonríe, acaricia la mano de la Directora y la susurra “que la felicidad y la paz están bajo este techo”.

INDEPENDENCIA, FAMILIA Y ATENCIÓN

Muchas noches mirando desde la cama la terraza de la que sobresalen unos hermosos y reventones geranios Kene se pregunta, “¿por qué mi vida no ha cambiado?”. Esa misma sensación tiene Dª. María del Carmen cuando, sentada bajo el luminoso ventanal del salón, traslada su mirada hacia la tranquila calle que todos los días es objeto de su atención. En ese momento piensa, ¿siento que he ganado autonomía y bienestar en esta nueva etapa de mi vida? Existen tres razones esenciales para entender que la vida del residente no ha cambiado, al revés, ha mejorado:

Familia: “El vínculo entre el residente y su familia es más fuerte que nunca y BALLESOL fortalece esta relación de respeto recíproco abriendo a los familiares sus puertas sin restricciones” (Dª. Benigna Rodríguez. Directora BALLESOL Parque Almansa, Madrid).

“La familia sigue estando a su lado, con la tranquilidad de ver que su familiar está en el entorno que ha elegido por voluntad propia y, sobre todo, con qué calma y tranquilidad afronta esta nueva etapa de su vida hacen que estén más unidos” (Dª. Paula Martín García. Directora BALLESOL Pozuelo, Madrid).

BALLESOL sabe adaptarse a las necesidades de cada uno

Independencia: “Que sepan que muchas veces cumplir años es adquirir más independencia, autonomía y una oportunidad de vivir otra etapa en la que, si cabe, te sientes más protagonista y te valoras aún más. Los residentes se sienten más seguros de sí mismos en los actos y decisiones que toman” (Dª. Benigna Rodríguez).

“Siguen teniendo la misma independencia ya que pueden seguir con su mismo ritmo de vida, la residencia no les condiciona sus horarios de entradas y salidas ni las actividades. Pueden tener toda la intimidad que quieran en su apartamento, solo tienen que dar una vuelta a la llave como en su propia casa” (Dª. Paula Martín).

Atención:Es muy importante conocernos todos, respetar el espacio y hábitos del residente para ofrecer una atención las veinticuatro horas del día ante cualquier necesidad, inquietud o simplemente escuchar”. (Dª. Benigna Rodríguez).

“Ganan en calidad de atención ya que se les da todo hecho, sin preocuparse de comidas ni limpiezas, tienen médico y personal profesional para ayudarles en cualquier problema que les surja y también para poder hablar de las cosas cotidianas de la vida en algún ratito”. (Dª. Paula Martín).

Compartir
Artículo anteriorPALABRAS OLVIDADAS
Artículo siguienteCARLOS ESPINOSA DE LOS MONTEROS
BALLESOL
Grupo Ballesol es la empresa dedicada y especializada en la gestión de residencias geriátricas para la Tercera Edad . Desde sus comienzos en 1.980 hasta el momento actual, el Grupo de residencias de mayores es fiel a su compromiso de dotar a sus clientes de los mejores cuidados y atenciones para que se sientan confiados, seguros y satisfechos