CINCOMARZADA

0
327

Por un día los residentes de Ballesol Mariana Pineda se trasladan, aunque sea en la imaginación, en aquel 5 de marzo de 1838, “homenaje a los valientes que defendieron la ciudad de Zaragoza (armados con palos, agua hirviendo y aperos de labranza)” nos cuentan con muchos datos y ganas de celebrar esta fiesta popular que se caracteriza por la música, comida, juegos y hermandad al aire libre. Entre los actos más emotivos que pudieron disfrutar, la rondalla de Balsas de Ebroviejo, volvió a dejar la nota más familiar con canciones tradicionales y conmemorativas que pudieron bailar.