CONVIVENCIA GENERACIONAL

0
194

Una oportunidad para todos

Las familias deben ser ejemplos de convivencia generacional, donde residan valores fundamentales como la solidaridad, comprensión y generosidad entre personas mayores y jóvenes. Trasladar esa experiencia a la sociedad, eliminar conceptos y prejuicios sobre la integración de los mayores en facetas de la vida diaria, y aprovechar sus aptitudes, hará que aumenten las oportunidades para todos.

Es importante que todas las generaciones trabajen juntas con solidaridad, comprensión y generosidad, algo que no podemos esperar que aparezca de manera espontánea y que requiere la actuación consciente y coordinada de la sociedad civil y de las Autoridades Públicas responsables.

Nuestras familias son claramente multigeneracionales y en ellas conviven Personas Mayores, Adultos, Jóvenes, Adolescente, Niños, y todos ellos, de manera conjunta y solidaria actúan, se relacionan, colaboran, se distribuyen tareas y responsabilidades, y aportan lo mejor que cada uno tiene aprovechando los conocimientos, experiencia y habilidades de todos ellos.
Traslademos esa experiencia a la sociedad.

Ofrezcamos a las Personas Mayores la posibilidad de continuar desarrollando una actividad productiva durante el tiempo en el que lo consideren conveniente, a tiempo completo o a tiempo parcial, remunerada o no.

Impulsemos la participación de las Personas Mayores en organizaciones, asociaciones, agrupaciones, que canalicen su actividad y contribución a tareas imprescindibles dentro de nuestra sociedad.

Eliminemos esa concepción maligna según la cual a partir a partir de cierta edad la persona se convierte en una carga para la sociedad

Favorezcamos aquellas actividades de las Personas Mayores que les permitan continuar participando activamente en la sociedad.

Eliminemos esos conceptos malévolos según los cuales somos todos competidores en el logro de las oportunidades que el mundo nos ofrece: los jóvenes no les quitan el trabajo a los mayores; los mayores no impiden el acceso de los jóvenes al mundo laboral.

Eliminemos esa concepción maligna según la cual a partir de cierta edad la persona se convierte en una carga para la sociedad: los mayores no viven a costa del esfuerzo de los jóvenes; los jóvenes no viven gracias al sacrificio de sus mayores.

Las oportunidades aumentarán si todos nos esforzamos de manera conjunta.

Estas fueron las medidas propuestas por la Asamblea de Madrid:

  • Promover, mediante la educación pública, la comprensión del envejecimiento como una cuestión que interesa a toda la sociedad;
  • Considerar la posibilidad de revisar las políticas existentes para garantizar que promuevan la solidaridad entre las generaciones y fomenten de este modo la cohesión social;
  • Elaborar iniciativas dirigidas a promover un intercambio productivo y mutuo entre las generaciones, concentrado en las personas de edad como un recurso de la sociedad;
  • Maximizar las oportunidades para mantener y mejorar las relaciones intergeneracionales en las comunidades locales, entre otras cosas, facilitando la celebración de reuniones para todos los grupos de edades y evitando la segregación generacional;
  • Estudiar la necesidad de abordar la situación específica de la generación que tiene que ocuparse al mismo tiempo de sus padres, de sus propios hijos y de los nietos;
  • Promover y fortalecer la solidaridad entre las generaciones y el apoyo mutuo como elemento clave del desarrollo social;
  • Emprender investigaciones sobre las ventajas y desventajas de los distintos arreglos en materia de vivienda de las personas de edad, con inclusión de la residencia en común con los familiares y las formas de vida independiente, en diferentes culturas y contextos.

En una sociedad multigeneracional en la que hay espacio para mayores y jóvenes, debemos de encontrar, intercambiar y promover oportunidades, para que la convivencia entre generaciones no discrimine sino que crezca en valores.

Compartir
Artículo anteriorPSICOLOGÍA Y ANIMACIÓN PARA EL DÍA A DÍA
Artículo siguientePROMOCIONES EN EL GRUPO BALLESOL
Mariano López de Ayala
Licenciado en Derecho, es el Director de la Asesoría Jurídica de Grupo Ballesol. Se encarga de relaciones institucionales por su amplio conocimiento del sector asistencial de Mayores. Además, tiene una gran sensibilidad que refleja en cada uno de sus escritos.