D. ENRIQUE GARCÍA ESTEVE

0
289

PINTOR Y PROFESOR EN LA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS DE VALENCIA, ARTISTA DE CABALLETE

De sus cuadros, dicen, emerge una fuerte luz dirigida que acentúa los volúmenes y objetos sencillos que aparecen destacados en primer plano. “Hablarán de Velázquez” asegu-ra con humildad. No es así. D. Enrique García Esteve ha sido un artista toda su vida pese a no tenerlo fácil. Las circunstancias marcaron a nuestro protagonista. ”Durante la Guerra Civil ya me dedicaba a pintar, pero fue después cuando ingresé en la escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos”. Incluso llegó a instalarse en la calle Bonaire de Valencia con dos compañeros en un pequeño y modesto estudio repleto de imaginación y escaso de medios. Por aquel entonces, recuerda, el capricho de un “caballero con buen gusto” les llevó a trabajar más de lo que pensaban. “Siempre digo que la Guerra fue difícil, pero peor fue la Posguerra. Aquel señor nos pagaba 1.000 pesetas por cada bodegón, y los tres nos repartíamos el trabajo y el dinero para comer y comprar material”. Aún suspira cuando lo cuenta. “La cosa estaba muy mal” aunque siempre estuvo manejando el arte por sus manos. Cercano al movimiento del “productivismo” en el que se propugna la integración del arte en el trabajo, recuerda que pintaban los sábados los anuncios de las vallas del campo de fútbol de Mestalla. Es más, “también hacíamos los carteles para anunciar las películas –entre ellas, “Lo que el viento se llevó”- en los cines”.

Su obra no sólo se ha visto en exposiciones, sino también en los carteles de los cines, estadios de fútbol y en los pasillos del Centro Residencial BALLESOL Serrería, Valencia

En BALLESOL Serrería es conocido como el artista, aunque también como el maestro, entre otros motivos porque fue docente impartiendo dibujo técnico en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia. Su vida y pasión por la pintura -especialmente por el retrato y el bodegón- no terminan aquí. El pasado mes de Mayo presentó en el Centro Residencial BALLESOL Serrería, Valencia la exposición “Hace más de cincuenta años”, una muestra de óleos y dibujos que reflejaron la inquietud insaciable de un artista que a sus 93 años sigue en activo. “Pues sí, resulta que llevaba meses sin realizar pintura al pastel, hasta que me decidí a hacer un retrato a Salvador, un amigo y compañero en BALLESOL”. Con esa misma técnica, con voluntad y algo de empeño “o como digo siempre, testarudez” espera que el arte se plasme como tantas veces sobre ese papel rugoso de buen gramaje y de un color neutro del que se vislumbre “el rostro de la directora de BALLESOL Serrería que tanto me ha ayudado”.

Antes de despedirnos, nos cuenta, que de su obra ya ha escogido los dos mejores cuadros. Dos retratos majestuosos, perfectos. “El de mi mujer Irene, a la que conocí hace 75 años en la Escuela de Bellas Artes y que falleció a mediados de Junio, y el mío”. Un homenaje a otra artista.

Compartir
Artículo anteriorLA CALLE QUE NUNCA DUERME
Artículo siguienteLARGA VIDA A LA AMISTAD
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.