D. JOSÉ MANUEL REVERTE

0
226

Una institución en la medicina

HA ESCRITO 72 LIBROS Y CENTENARES DE ARTÍCULOS

El doctor D. José Manuel Reverte es una institución en la medicina. Y hablamos en presente porque a sus 90 años sigue vinculado de una manera más literaria a una vocación convertida en profesión, que nació en uno de esos rincones madrileños que se mantienen inalterables en su memoria y en el tiempo. “Cuando tenía 8 años, mi padre me llevaba al museo de Ciencias Naturales, la historia se metió dentro de mí y así comenzó mi vocación por la medicina, la biología, la botánica, etc..”. A esas visitas unía el interés por la lectura, actividad que le acompaña desde que era un niño. “Me encantaba leer a Julio Verne y a Salgari, y reflejarme en cada aventura”. Algo que el doctor ha podido sentir muy de cerca cuando tuvo que combatir las enfermedades tropicales en América con la malaria, la disentería amebiana y la leishmaniasis.

Ha escrito 72 libros y centenares de artículos que han sido utilizados por doctores, profesores e instituciones mundialmente conocidas en el estudio de las medicinas tradicionales en los grupos indígenas. Habla inglés, francés, alemán y ha estudiado árabe y sueco, y como curiosidad, desvela “que desde el primer libro siempre he utilizado un dedo para escribir”, el mismo que maneja en la actualidad para pasar las notas del papel al ordenador de “La historia de El Molar y la fuente del toro” que escribió hace 40 años.

D. José Manuel Reverte ha estado en los cinco continentes, de los que recuerda numerosas anécdotas y experiencias, pero ninguna como la nostalgia. El primero que le habló de ella fue el doctor Gregorio Marañón antes de que partiese a Panamá.

“Recuerdo que me dijo que iba a sentir la nostalgia como le había sucedido a él. Es terrible. Cuando estábamos en Panamá, mi mujer y yo íbamos al aeropuerto de Tocumen para ver los aviones que llegaban de Iberia”. En esa vida de ida y vuelta, ha encontrado desde hace un año en el Centro Residencial de BALLESOL, el mejor rincón para escribir, leer, sentir la nostalgia y acompañar a su mujer, Dª María del Carmen, a la que conoció a los 17 años, y de la que no se ha separado nunca “porque es lo que más quiero en esta vida y la que se merece toda mi atención en estos momentos”. En ese empeño se encuentra toda la familia de José Manuel, sus 7 hijos, 16 nietos y 24 bisnietos.

«Siempre he querido ser Julio Verne»

Reverte fue discípulo del doctor Gregorio Marañón al que le está eternamente agradecido por compartir experiencias y el apoyo que le prestó en su primer libro publicado en América Latina sobre el Bocio Endémico y el Síndrome de Ana Bolena y por el que ganó uno de los seis premios Ricardo Miró de literatura antropológica que ha conseguido.

ENTRE EL HALAGO Y LA ADMIRACIÓN

Desde su primer trabajo con 17 años en el laboratorio de histología, D. José Manuel Reverte ha encontrado la recompensa a un sueño prematuro. Con 28 le contrataron para trabajar en Panamá en la Organización Mundial de la Salud “con el objeto de hacer centros de salud y pozos”. Ha sido profesor universitario, embajador extraordinario y Doctor Honoris Causa por Panamá, Profesor en el Instituto Gorgas de Ciencias de la Salud y miembro de Honor de la Academia Española de Endocrinología y de la de Medicina… y hasta alcalde de Benidorm. “Mi ilusión hubiese sido ser como Julio Verne”, asegura con una sonrisa.

Compartir
Artículo anteriorRECONOCER LA REALIDAD, ATREVERSE AL CAMBIO
Artículo siguienteLAS TERAPIAS ASISTIDAS CON ANIMALES AUMENTAN LA CALIDAD DE VIDA DE LOS PACIENTES
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.