DULCE AMOR

0
362

Estas líneas hablan de la creatividad y de cómo esta fluye entre las manos de los residentes de Ballesol Mariana Pineda, también de amor, porque fue el día de los enamorados. Una mezcla, un descubrimiento con el que celebrar esta fecha. Y es que lo que hicieron fue unos preciosos ositos y corazones portacaramelos que elaboraron en los talleres de manualidades. Una idea genial, como definieron, acompañada de una nota al dorso con el nombre de la persona a la que iba dirigido. Un juego, una actividad de creatividad y amor con un dulce entre las manos.