El SIGLO DE ORO DE BALLESOL

0
395

España es el país de Europa con mayor esperanza de vida, situándola en los 82 años. El secreto de la longevidad emana de muchas fuentes, pero todas incluyen la dieta mediterránea y la actividad física como básicas. Un buen escenario para llevarlos a cabo es fundamental. En Ballesol Alcalá de Henares hay en la actualidad siete residentes con más de 100 años y ocho con 99. En Ballesol Olavide son seis las centenarias.

Todas ellas han vivido acontecimientos tan importantes del siglo XX en España como el reinado de Alfonso XIII, la Transición o la Guerra Civil, de la que la memoria se ha encargado de marcar sus recuerdos. “La influencia que tuvo en nuestras vidas te hace cerrar los ojos más de lo que desearías”, aunque también vivieron la llegada del Seat 600, “el coche que puso a España sobre ruedas”, el nacimiento del rock and roll, o una revolución para los hogares españoles: “aparecieron los primeros televisores y las ollas a presión”, recuerdan todas estas centenarias de Ballesol Olavide y Alcalá de Henares a las que la carcajada no se les quita cuando se las pregunta por tantos cumpleaños. “Pulmones y gusto por el dulce tenemos que tener”, dicen.

A ellas, eso del envejecimiento activo y saludable les suena de años. Con más de 100 primaveras predican con el ejemplo. “No hay secretos, hijo mío”, aunque podrían enumerar la lista de deseos cumplidos, emociones recibidas y sonrisas marcadas “que diariamente alimentan nuestra vida en Ballesol”. Los agradecimientos son constantes, y de entre la lista de hijos, nietos y bisnietos aparecen los nombres de directoras, supervisoras, terapeutas, tasoc… “Aquí se envejece como siempre hemos deseado”.

D.-MARÍA-RODRIGUEZ-GUILLÉNDª. MARÍA RODRIGUEZ GUILLÉN 100 AÑOS
(ALCALÁ DE HENARES)

Hija de veterinario y ganaderos, a Dª María Rodríguez, toledana de nacimiento y residente en Madrid desde los veinte años, nunca le faltó nada, ni siquiera un novio con el que compartir la vida de soltera. “He vivido siempre con mi hermana gemela, cerca de la familia y de la gente que quiero”, lo dice mirando a Marisa, su cuidadora y compañera de paseos y saludables caprichos. “Me encanta salir a tomar el aperitivo y tomar un mosto con unas aceitunas, aunque lo que más me gusta es la morcilla”. Elegante y coqueta, le gusta ver las novedades de los escaparates, y cuando la tarde llega a Ballesol Alcalá de Henares se la puede ver “degustando un taza de chocolate con churros”. Un secreto que comparte con sus seres más queridos desde que llegó a este centro hace ya seis años.


D.-JULIA-SÁNCHEZDª. JULIA SÁNCHEZ 100 AÑOS
(ALCALÁ DE HENARES)

Muestra una sonrisa natural que no siempre ha podido regalar. La mayoría de edad le llegó en plena guerra civil, por eso recalca cuando le pedimos un sueño, “que mis hijos sean felices porque la vida es muy dura”. Trabajó en una fábrica de bolsos, mientras aprendía a valorar lo que tenía, “en una época de incertidumbres y penas”. Esta madrileña a la que se le empañan los ojos cuando habla de su marido, no se resiste en homenajearle cada vez que puede: “me casé a los 22 años con Lucio Quevedo, un chico con ganas de ser torero, valiente y buena persona”. En Ballesol Alcalá de Henares disfruta del silencio por las noches, pero también del apetito de un buen guiso y judías. ¿Y para envejecer de esta manera? “He leído mucho, pero sin prisas y reflexionando la lectura”.


D.-JULIANA-GÓMEZ-HERRADÓNDª. JULIANA GÓMEZ HERRADÓN 105 AÑOS
(ALCALÁ DE HENARES)

Es admirada, querida y respetada por los demás residentes de Ballesol Alcalá de Henares. A sus 105 años recibe la visita de sus tres hijos y diez nietos sin olvidarse de cada uno de ellos. “Lo primero que pregunta es por su familia y si todo va bien”, nos aseguran. FuePpresidenta Nacional de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y hasta superados los 100 años se mantuvo en su casa, plena de salud y vitalidad, “hasta que las atenciones tuvieron que ser más regulares”. Entre sus consejos para una longevidad plena, “comer de todo moderadamente, tener inquietudes…” y reconocer algunos antojos como las gominolas y las patatas fritas.


Dª.-PURIFICACIÓN-GARCÍA-DE-LA-CECADª. PURIFICACIÓN GARCÍA DE LA CECA 104 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

Enseña las manos con soltura y un movimiento rítmico. “He sido mecanógrafa en la casa Siemens”. Los dedos los mueve tan rápido como la memoria para apuntar que “viví en el barrio de Salamanca en un sitio tan estupendo como Ballesol Olavide, que es mi casa”. Aquí, en su hogar, juega a las cartas y al dominó, descansa contando anécdotas de una vida ajetreada e interesante, y cuando escucha a sus amigas centenarias responde que “no hay truco para envejecer bien o mal, simplemente es lo que Dios quiera”, sentencia con las manos abiertas.


Dª.-JUANA-QUINTANA-RODRÍGUEZDª. JUANA QUINTANA ODRÍGUEZ 103 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

Esta sevillana mantiene el acento con la misma alegría que los años. Su familia está en cada fotografía de su habitación. Tiene siete hijos, doce nietos y seis bisnietos. “Todos son un amor”, como lo fue su padre, ingeniero industrial. Con los años se pierden cosas, pero en su rutina no falta “rezar el rosario diariamente y leer todo lo que llega a mis manos”. A sus 103 años sigue soñando con ir a Barcelona, y mientras tanto, en las tardes de chocolate con churros en Ballesol Olavide aconseja “bailar las sevillanas, que son buenas para envejecer”.


Dª.-MARÍA-ARRANZ-PASCUALDª. MARÍA ARRANZ PASCUAL 104 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

La mejor carta de presentación de esta mujer elegante está en sus hermosos ojos azules que siguen brillando con intensidad. Tuvo siete hermanos y una familia de la que destaca a su sobrina, “siempre preocupada para que no me falta nada en mi estancia en Ballesol Olavide, donde se siente reconfortada y a gusto. Ha sido costurera en Valladolid y mientras pueda sigue entrelazando hilos sobre telas “o dando consejos a las residentes que me lo piden”. Cuando la hablan de cómo envejecer tan bien, esboza una sonrisa y nos da la receta: “comer muchos tomates, me encantan”.


Dª.-MARÍA-GUADALIX-RAMÍREZDª. MARÍA GUADALIX  RAMÍREZ 101 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

La alegría de esta vecina de Miraflores de la Sierra acompaña la entrevista con una canción popular que evoca otros tiempos “en los que cantaba y bailaba”, presume entre risas. Con tres hermanos, apoyó el negocio de sus padres con dos mantequerías de postín en Madrid y en su pueblo madrileño, aunque siempre se ha dedicado a “coser faldas y blusas hasta que la vista no me ha dejado enhebrar la aguja”. Del aire fresco de la sierra habla maravillas para envejecer saludablemente, “lo mismo que de la familia Ballesol, que me da lo que necesito antes de pedirlo”, reconoce.


Dª.-TERESA-PALOMINO-JAÉNDª. TERESA PALOMINO JAÉN 100 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

Lleva siete años en Ballesol Olavide. Dicen que es una de las residentes más coquetas y elegantes, y que es fácil “verla en la habitación con la lima de uñas perfilando la belleza de sus manos”. Nació en Toledo rodeada de una familia a la que recuerda constantemente. “Mi marido trabajó en unión eléctrica, he tenido cinco hijos, catorce nietos y seis bisnietos”. La felicidad de esta mujer se resume en “haber llegado a celebrar los cincuenta años de casada” con un marido al que añora cada día. De lo que no se acuerda tanto es de la variedad de destinos que ha visitado, y “de la última vez que me tocó el bingo en Ballesol”, exclama sonriente.


Dª.-ISABEL-SANZ-MUÑICIODª. ISABEL SANZ MUÑICIO 104 AÑOS
(BALLESOL OLAVIDE)

Esta segoviana lleva ocho años en Ballesol Olavide, querida por todos, es fácil verla de la mano de Judith Perona, Directora de Ballesol Olavide, admiradora de “una mujer educada, cariñosa” que dice las cosas con la ternura de las palabras amables. Con la guerra civil se vino a Madrid, donde ayudó a su padre en el oficio de recaudador de hacienda. Ser de las residentes más longevas tiene secreto: “mis hijos piden mucho por mí”, susurra al oído de Verónica Pérez Pérez, terapeuta ocupacional, y una de las personas de Ballesol que más tiempo pasa con ella “hablando de la vida, el valor de la familia…”.

Compartir
Artículo anteriorLa Herencia
Artículo siguienteD. Miguel Carballeda Piñeiro
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.