EL PADRE ÁNGEL, EL JUEZ FERNANDO GRANDE-MARLASKA Y EL PERIODISTA ANDRÉS ABERASTURI, INVITADOS EN EL PROGRAMA “ENTRE AMIGOS”

0
69

El programa “Entre Amigos” que realizan los residentes de Ballesol Pozuelo junto a Nacho Castro, animador socio cultural del centro, ha recibido a dos invitados reconocidos por sus principios morales, respetando la verdad y defendiendo la justicia desde vértices y ámbitos muy diferentes, pero moralmente coincidentes.

La entrevista al Padre Ángel acercó a los asistentes a uno de sus sueños más recurrentes: “que la soledad no sea la mayor preocupación por la que pueda pasar una persona mayor”. Desde esta reflexión, la conversación con los residentes de Ballesol Pozuelo discurrió por hechos y palabras, promesas y milagros que fue compartiendo con todos ellos. Habló de la naturalidad de la caridad frente a la envidia y el rencor. Del rubor que le produce hablar de sí mismo y más si le piden que se defina. “Me gustaría hacerlo como buena persona porque no quiero hacer daño a nadie, eso es lo más grande”. Reconoció su admiración por ver “tanta ilusión y sonrisas entre los residentes” y coincidió con Dª. Lola Soler, presidenta de Honor de Ballesol, y anfitriona del acto, en reconocer que “no hay ningún sitio donde haya más amor que en Ballesol. Todo lo que tenemos ahora se lo debemos a las personas mayores”. Una apreciación tan certera como justificada en el tiempo que ambos han pasado ayudando a los demás con la humanidad y la familiaridad que la sociedad les ha considerado.


Para juzgar a un juez lo mejor es sugerirle un encuentro alejado de togas y tribunales. La propuesta que le hizo llegar el equipo del programa Entre Amigos de Ballesol Pozuelo a Fernando Grande Marlaska fue aceptada sin condiciones pero “con cierta expectación ante lo que serían capaces de preguntar” este grupo de residentes que se han hecho famosos por convertirse en periodistas y hacer de la entrevista una expresión de admiración mutua con el invitado.

Grande Marlaska fue Magistrado de la Audiencia Nacional, destacando por la instrucción de causas contra la banda terrorista ETA. Hechos que compartió con los residentes de Ballesol Pozuelo al recordar que “llevamos más de seis años sin un atentado. Están vencidos y no tienen ninguna actividad ni de kale borroka aunque no se han disuelto”. La manera de afrontar el terrorismo ha sido ejemplar por la sociedad, cívica y crispada, con miedo y esperanza, pero con la fortuna, recordó Marlaska ante la pregunta del presentador y residente, Luis Rolandi, “de tener unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado muy informados, que como consecuencia de la lucha contra ETA, les hace estar preparados ante el terrorismo islamista”.

Entre las reflexiones más personales a Entre Amigos reiteró alzando la voz, la importancia de la palabra Libertad como un legado de justicia: “La libertad de expresión es el pilar de un estado de derecho”. La madurez de la sociedad española ante la homofobia: “España no es homófoba, pero sí hay homófobos”. Y expresó su sentimiento ante el Brexit: “Soy un absoluto europeísta. Que salga Reino Unido de Europa es el camino contrario. Es la patria de los derechos y la libertad de Europa”.


Con esa manera cercana de contarnos que “hay que ser consecuente con lo que creemos y defendemos” compartió con los residentes de Ballesol Pozuelo
que en su libro “Ni pena ni miedo”, habla de todo ello, pero también del Marlaska más personal, el que se rodea de sus perros y gatos, se calza las zapatillas para correr tras las palabras de un buen libro, una lectura a poder ser en compañía de su pareja, del que habla maravillas.

Como todos los invitados de Entre Amigos, recibió de Dª. Lola Soler, la Presidenta de Honor de Ballesol, una agenda en la que a buen seguro recordará con su dedicatoria favorita el buen rato que nos hizo pasar: “El miedo a las consecuencias de nuestros actos no debe paralizar nuestras decisiones futuras”.

En parte así ha estado encauzada la vida profesional de Andrés Aberasturi, mucho más que un periodista. Un hombre polifacético que ha sabido aprovechar sus inquietudes para hacerse escritor. Faceta que ahora desarrolla para contarle a su hijo con parálisis cerebral cómo es el mundo de ahora y de antes. Ese que vio a su padre trabajar con la palabra y la coherencia en prensa, radio y televisión. Vocación inherente a su personalidad y de la que ahora se ha ido despojando “por los intereses de los Medios de Comunicación”. Nunca estuvo al servicio de nadie, sólo de sus principios. Y no le fue mal confesó a Luis Rolandi y el resto de residentes que escucharon con atención las vivencias de un hombre fiel a su palabra.

A su ritmo sigue hablando con la cadencia de una voz de radio, donde está ahora yendo de un lugar a otro. También nos dijo que ha dejado de ser urbanita para alejarse hasta el campo donde encuentra la paz entre gallinas y un huerto en el que le cuesta sembrar una buena amistad con tomates y lechugas, pero que le hace feliz. Esa misma sensación es la que sintieron los residentes de Ballesol Pozuelo, que mostraron su admiración por alguien tan cercano como se vislumbraba en la pequeña pantalla, en los escritos de sus poemas y en el eco de su voz radiofónica.

Compartir
Artículo anteriorDIRECTORAS CON NUEVOS RETOS
Artículo siguientePINTANDO LA VIDA DE DESTINOS
BALLESOL
Grupo Ballesol es la empresa dedicada y especializada en la gestión de residencias geriátricas para la Tercera Edad . Desde sus comienzos en 1.980 hasta el momento actual, el Grupo de residencias de mayores es fiel a su compromiso de dotar a sus clientes de los mejores cuidados y atenciones para que se sientan confiados, seguros y satisfechos