ENTREVISTA A D. ENRIQUE CARRERA GUILLÉN

0
484

Director Médico del Centro Residencial Ballesol Pasillo Verde de Madrid

D. Enrique Carrera Guillén piensa que su condición de médico de barrio y su especialización en cuidados paliativos le abrió las puertas de BALLESOL a principios del 2001.

Estos dos aspectos le convierten en una persona cercana, muy amable y muy sensible con el dolor ajeno. Aunque tenía su propia consulta, un compañero de Facultad de Medicina le despertó su actual entusiasmo por el trabajo en los Centros Residenciales.

Desde entonces trabaja en BALLESOL Pasillo Verde de Madrid, donde día a día pone al servicio de los residentes todo su conocimiento y amplia experiencia para que vivan lo mejor y lo más posible.

 En BALLESOL disponer de un Equipo Multidisciplinar hace que nuestros residentes estén atendidos por las mejores manos

Bueno, antes de licenciarme colaboraba en una clínica radiológica. En ella seguí trabajando y gracias a ella empecé a trabajar con diferentes sociedades médicas como médico general. Al mismo tiempo hice suplencias en la Seguridad Social cubriendo vacaciones o como médico interino durante dos años y también participé en alguna “aventura” como ser médico de guardería o médico de urgencias dentro del proyecto fallido de la Clínica Beth Israel de Boston en Madrid.

A partir de entonces siempre ha estado en contacto con pacientes mayores, ¿a qué se ha debido esto?

Sí, así es. Mi consulta la inicié y continúa en el barrio de Salamanca de Madrid, y su población tradicionalmente ha sido de personas mayores aunque, en los últimos años, está cambiando al aumentar el número de oficinas en la zona y producirse el relevo generacional.

¿Qué peculiaridades tienen este tipo de pacientes mayores?

Desde el punto de vista puramente sanitario, su fragilidad. Nos hacemos mayores día a día y día a día consumimos vida y, al consumirla y vivirla, nuestras reservas disminuyen. Perdemos fuerza en la respuesta ante la enfermedad, al mismo tiempo que aparecen las enfermedades crónicas.

En 1997 decide hacer un master en paliativos, ¿por qué se decantó por esta especialización?

Decidí hacer el master en paliativos al darme cuenta de mis carencias para acompañar en el final de sus vidas a pacientes que conocía desde hacía más de una década, y esta formación me hizo comprender y profundizar en el tratamiento integral de la enfermedad que, en definitiva, es lo que nos lleva a ser médicos.

Cuando hablamos de tratamiento integral de la enfermedad ¿a qué nos referimos?

Toda enfermedad produce sufrimiento y la cualidad y cantidad del mismo depende tanto de la propia enfermedad como de las condiciones (laborales, sociales, familiares..) del sujeto de la misma, primando unas veces los síntomas puramente físicos sobre los psíquicos y viceversa, pero en todos los casos se muestran ambos, es decir: dolor, angustia, sentimiento de pérdida, discapacidad, dependencia, tristeza, miedo. Ahí está la necesidad del tratamiento integral del sufrimiento, es decir, ese que nos alivia en todos sus aspectos y nos facilita herramientas para, cuando es necesario, adaptarnos a nuevas situaciones. En el caso de BALLESOL, es un lujo trabajar dentro de un Equipo Multidiscilinar con, además de personal médico, psicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, personal de enfermería y supervisoras que pueden afrontar todos estos aspectos decidiendo e implantando el mejor Plan de Cuidados con el objeto de recuperar y mantener funcional, cognitiva y psicológicamente, y evitar complicaciones adoptando las medidas preventivas necesarias y en todos los casos plantear el alivio del sufrimiento de nuestros residentes en todas sus facetas.

¿La enfermedad no tiene edad? ¿Se sufre de manera diferente a una edad que a otra?

Se puede sufrir a cualquier edad pero creo que de manera diferente. No depende sólo de la enfermedad sino de la respuesta ante ésta, tanto física como psicológica, y estos dos aspectos varían a lo largo de nuestra vida. No pasamos de los veinte a los cuarenta años en un día ni de los cuarenta a los ochenta en otro, sino que lo hacemos poco a poco. Y así nos adaptamos a las nuevas situaciones y seguimos creciendo y siendo capaces de compartir, amar, comunicar, pensar, consolarnos y consolar.

¿Cómo y de qué manera decide incorporarse a BALLESOL?

Mientras cursaba el master de paliativos, dentro del profesorado me reencontré con un compañero de carrera que trabajaba en un centro residencial y, poco a poco me atrajo su labor. Él fue quien me puso en contacto con el Dr. Álvaro Cuenllas, Director Médico de Zona Centro Grupo BALLESOL, y desde entonces aquí sigo.

¿Cuáles han sido sus etapas y cometidos en BALLESOL?

Empecé en el turno de noche de Pozuelo, y te diré que la noche tiene algo especial, el trabajo en equipo siempre es necesario pero en la noche se hace imprescindible. Después pasé, en el mismo centro residencial, al turno de tarde donde permanecí hasta que empezó a funcionar BALLESOL Pasillo Verde, donde estoy desde que abrió sus puertas en el 2003.

¿Nos podría dar más detalles en lo que consiste su trabajo actual en el Centro Residencial Ballesol Pasillo Verde de Madrid? Patologías más frecuentes y tratamientos.

Actualmente soy el Director Médico del Centro Residencial Ballesol Pasillo Verde de Madrid. Esta responsabilidad conlleva, dentro de Grupo BALLESOL, además de continuar con mi labor asistencial, coordinar al Equipo Multidisciplinar, organizar el trabajo del resto del personal médico y de enfermería y mantener relaciones con el Centro de Salud al que pertenecemos. Las patologías más frecuentes son las demencias, cardiopatías y neumopatías crónicas, osteoartropatías tanto degenerativas como traumáticas y enfermedades metabólicas con la diabetes méllitus a la cabeza.
La función principal es prevenir la morbilidad controlando los factores de riesgo vascular.

Es fundamental atender, informar y hacer equipo con los familiares

Atender los procesos agudos, mejorar la evolución de los procesos crónicos, paliar los síntomas de la fase terminal e incidir, como resultado de todo lo anterior, positivamente en los grandes síndromes propios de esta edad. Por último, pero no menos importante, es fundamental atender, informar y hacer equipo también con los familiares que, en muchas ocasiones, son portadores del principio ético de autonomía de nuestros residentes.

¿Qué vivencias positivas y no tan positivas se lleva cada día de su trabajo?

Las vivencias positivas son continuas, se generan y retroalimentan en el contacto diario con residentes, familiares y compañeros de trabajo. La memoria es selectiva y las no tan positivas, después de hacernos reflexionar y en muchos casos ser acicate para mejorar nuestro trabajo, se olvidan.

¿Qué expectativas profesionales tiene en BALLESOL?

Estoy contento con mi situación actual dentro de BALLESOL que me permite desarrollar, creciendo como profesional, una labor asistencial que me gusta y, al mismo tiempo cooperar, en cierta medida, en la gestión del Centro.

¿Tiene en mente algún proyecto de carácter médico que le gustaría implantar en BALLESOL?

Todos los proyectos de carácter médico a implantar en BALLESOL son responsabilidad de nuestro Director Médico D. Álvaro Cuenllas que cuenta con todo el apoyo del Equipo Médico de BALLESOL Pasillo Verde según él considere.