BALLESOL MIRASIERRA, ENCUENTROS ENTRE GENERACIONES Y ANIMALES

0
54

El contacto con la naturaleza, los recuerdos de la infancia, el olor del campo, la caricia a un animal, son estímulos que perduran en el tiempo y que pasan pero no se olvidan.

La residencia de Ballesol Mirasierra ha sido la primera en realizar una actividad terapéutica e intergeneracional consiguiendo trasladar esas emociones al mismo centro desplazando una granja y “creando un espacio de convivencia, de enseñanza, aprendizaje, de historias, de encuentros entre abuelos y nietos, hijos y padres…”. La actividad que se desarrolló el pasado 20 de Octubre hace referencia a las intervenciones asistidas con animales en los ámbitos de la salud, la educación y lo social, un propósito que para la empresa Los Tetes, encargada de la granja móvil es un principio ético de bienestar animal.

Desde la vinculación especial que se establece entre el adulto mayor o los niños con el animal, se consigue focalizar la atención y la respuesta en la mejora terapéutica, social y comunicativa de los participantes. En esta ocasión fueron más de 100 residentes y familiares los que pudieron estar en contacto con animales como cabritas, cerdos, conejos, ovejas, tortugas, águilas o ponis. Una actividad en la que también pudieron conocer el desarrollo de una granja y las labores propias de un granjero.
Y es que mucho más allá de estimular la memoria, las habilidades sociales o el ejercicio físico, los participantes que se acercaron hasta la residencia
Ballesol Mirasierra comprobaron el valor de vivir la familia en BALLESOL.

.