ENTREVISTA A BELÉN ECHEVARRÍA GONZÁLEZ

0
672

Directora de Operaciones de la Zona Sur del Grupo BALLESOL y Directora de BALLESOL Cerrado de Calderón, Málaga.

Belén Echevarría González tiene ante sí una gran responsabilidad, pero se siente satisfecha y feliz con lo que hace, porque asegura que esa felicidad depende en gran parte de la actitud que se tiene ante la vida. Desde hace 5 años es Directora de Operaciones de la Zona Sur del BALLESOL, un importante cometido que compagina con la dirección de BALLESOL Cerrado de Calderón (Málaga). Belén es Licenciada en Ciencias Económicas y empresariales por la Universidad de Málaga, Master en Dirección y Gestión de Centros Residenciales de Tercera Edad, Curso Superior de Directores de Centros Residenciales de Acción Social.

¿Hasta dónde llega esa gran responsabilidad y cuáles son sus cometidos fundamentales?

En mi caso abarca los centros de Andalucía y Canarias. Esto incluye la coordinación de siete centros: tres en Málaga, Almería, Granada, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria, tres unidades de estancia diurna (en Málaga) y un aparcamiento público (en Las Palmas). Los directores de Operaciones somos responsables de trasladar la política definida por la Dirección de la Compañía a los Directores de los centros así como la filosofía y cultura de la empresa, garantizando que todos los Centros Ballesol funcionen en la misma línea, hemos de asegurar el cumplimiento del Sistema de Gestión de Calidad en los centros de nuestra zona, la apertura y puesta en marcha de los centros, nos responsabilizamos de la gestión económica de los mismos y junto con los Directores de los centros y Directores de los Departamentos de Servicios Centrales de BALLESOL,colaboramos en las políticas de Recursos Humanos, comerciales, financieras, asistenciales… ayudamos a corregir o mejorar situaciones, damos soporte a los directores de los centros, participamos en los Comités de Dirección de la Compañía, mantenemos contactos con la Administración Pública…

¿Qué tipo de preparación se precisa y qué cualidades personales son fundamentales?

En cuanto a preparación se precisa formación académica y experiencia de varios años en el sector, pero lo realmente importante para ejercer estas funciones son la implicación, el compromiso, el esfuerzo diario, el sentido común, entre otras cosas.

¿Tienen previsto ampliar para los próximos años la presencia de BALLESOL en la zona Sur?

BALLESOL es una compañía solvente, estaríamos en condiciones de seguir invirtiendo tanto en Andalucía como en Canarias, pero para ello sería necesario que se ofreciera por parte de la Administración un marco estable que anime a ésta y a otras compañías del sector a invertir en la zona, que garantice la rentabilidad de los proyectos, ya sea incrementando los precios de concertación o mediante un sistema de copago por el que el mayor o sus familiares, elijan el centro que cubra sus necesidades.

En la residencia uno puede llegar a estar mejor que en su propia casa

Usted también se encarga en particular de la dirección del Complejo Ballesol Cerrado de Calderón, ¿por qué este centro supone una oferta única y diferente?

Este Centro supone una oferta única por varias razones: el centro está ubicado en una de las zonas residenciales más privilegiadas de la ciudad, en la parte baja de la Urbanización Cerrado de Calderón, junto a la zona comercial y a 800 metros de la playa y del Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso. Ofrecemos asistencia médica 24 horas, enfermería presencial 24 horas, fisioterapia, terapia ocupacional y un elevado ratio de auxiliares de enfermería que le garantizan a nuestros residentes, los mejores cuidados asistenciales del sector. Por otra parte, en BALLESOL Cerrado de Calderón, disponemos de las únicas 10 plazas que existen en Málaga Capital del “Programa de Respiro Familiar” en virtud de un Convenio con la Junta de Andalucía. Pueden disfrutar de las mismas, personas mayores dependientes durante un período de un mes, por motivos de descanso, enfermedad u hospitalización, emergencias u otras circunstancias tanto de la persona mayor como de la familia cuidadora.

¿Uno puede llegar a sentirse como en su propia casa?

Uno puede llegar a estar incluso mejor que en casa. Es habitual en nuestros centros, recibir visitas de personas que, a pesar de mantener un alto nivel de autonomía en sus domicilios, tienen un problema grande de soledad, vienen buscando compañía, superar las situaciones de aislamiento social, así como la seguridad y tranquilidad que les aporta estar rodeados de cuidados y atenciones permanentes. Quieren sentirse activos, recuperar ilusiones, hacer nuevas amistades… esto lo pueden conseguir en nuestros centros. Por otra parte, se hace complicado atender en domicilios, por cuidadores no profesionales, a personas que tienen unos niveles de dependencia muy altos, también ellos pueden llegar a estar mejor que en casa.

¿Qué tipo de gestión se requiere para ofrecer los mayores niveles de calidad posibles?

Nuestro Sistema de Gestión está basado en la calidad, el residente es el centro de atención de la actividad. Tenemos certificada la calidad de nuestro servicio y por lo tanto las familias pueden estar más tranquilas. BALLESOL ha sido galardonado con diferentes premios por su Calidad en la Gestión de Residencias Privadas de Tercera Edad.

¿Qué diferencia a BALLESOL de otros centros residenciales?

Sin duda, los profesionales que hacen posible cada día a nuestros residentes, la calidez en el trato, la ilusión que ponemos en lo que hacemos cada día, sabemos que nuestra labor aporta un bienestar inmediato a nuestros mayores. Otro hecho diferenciador es el cuidado de los detalles, eso es algo que nos dicen continuamente residentes que han estado anteriormente en otros centros y sus familiares.

Muchos residentes tienen un problema de soledad y vienen buscando compañía y superar situaciones de aislamiento social

¿Qué tipo de seguimiento desde el punto de vista de la salud se hace a los residentes?

Cuando se produce un ingreso de una persona en cualquiera de nuestros centros, se elabora por parte de todo el equipo multidisciplinar un “Programa Individualizado de Atención”, para ello se cuenta con la participación de la familia y del propio residente. En el mismo recogemos todos los objetivos y actividades asistenciales, preventivas, terapéuticas, de ocio…

¿Se puede afirmar que este Complejo Residencial es vivir como en un hotel?

No, en un hotel te ofrecen unas buenas instalaciones y alimentación, y como mucho, un programa de ocio. En BALLESOL ofrecemos todo eso y mucho más, cubrimos la mayoría de las necesidades que pueda llegar a tener una persona mayor ya sea independiente o que precise de ayuda para realizar las actividades de la vida diaria. Nos adaptamos a las necesidades de cada persona. Disponemos de diferentes tipos de habitaciones: individuales, compartidas y unas Suites preciosas para quienes necesiten más espacio. Cubrimos las necesidades sanitarias, desde solicitar consultas médicas con especialistas hasta la administración de la medicación, asistencia de enfermería permanente, una sala de rehabilitación muy bien equipada para la recuperación de patologías relacionadas con la Tercera Edad. Les solicitamos la valoración de dependencia para que puedan recibir una prestación económica para el pago del centro, les acompañamos en todo momento, les damos cariño, respeto, les transmitimos ilusión, confianza, reímos y hasta lloramos con ellos… y mucho más… todo eso no te lo dan en un hotel, ¿verdad?

¿Qué es lo más gratificante de su trabajo?

Lo más gratificante son las relaciones con las personas de manera directa, cuando los mayores y sus familias, tras una estancia en el centro, nos felicitan por el trabajo bien hecho… a veces nos entregan unas cartas de agradecimiento muy emotivas. También es gratificante ver al personal comprometido y contento.

¿Qué le aporta el trato diario con los mayores?

Me hacen ver que también en otras etapas de la vida se puede ser muy feliz, me ha aportado una nueva visión de la madurez, veo como muchos disfrutan de su tiempo libre, de la familia, de la amistad… He aprendido que nuestra felicidad, en gran parte, depende de la actitud que tengamos ante la vida.