ENTREVISTA A RAQUEL ARRIBAS GARCÍA

0
314

Desde el primer momento tuvo claro que quería enfocar su carrera hacia la geriatría. Raquel Arribas García, actual directora del centro de BALLESOL Pasillo Verde, asegura que este trabajo te da la oportunidad de conocer personas, situaciones diversas, fomentar el trato humano, disfrutar de una sonrisa y formar parte en cierto sentido de sus vidas. Asegura que lo importante siempre es estar abierto a seguir aprendiendo, y sobre todo disfrutando de este trabajo que comenzó hace 11 años. Raquel, muchas veces recuerda el primer día de trabajo,los miedos, inquietudes y el desconocimiento a lo nuevo. Con el tiempo, ha aprendido que siempre se puede aprender algo nuevo de quien nos rodea, algo que nos enseña y nos motiva. Y por eso, entiende “que hay que sacar lo positivo de todo y aprender de lo negativo”.

Durante la carrera realicé mis prácticas en el Hóspital Clínico San Carlos, y por cosas del destino estuve en el área de geriatría. Tuve mucha suerte porque se me brindó la oportunidad de conocer este sector desde el ámbito hospitalario y en algún caso domiciliario. Por otro lado, creo que es mi debilidad el trato, cuidado y cariño que se merecen estas personas y por las que siento un enorme respeto.

¿Cuáles son las primeras barreras que uno se encuentra en este trabajo?

Creo que al principio fue la inexperiencia, porque uno llega con formación y vocación, pero le falta práctica, y BALLESOL me ha dado la oportunidad de desarrollarla y adquirirla. Aún así es importante continuar creciendo para mejorar en tu trabajo en el día a día.

¿Cómo consigue sobreponerse a ellas?

Siendo positiva y con el apoyo de muchas personas que están contigo y te hacen más agradable el día a día. Hay que sacar lo mejor de cada momento y aprender de ello.

¿Cuáles son esas recompensas que luego tanto se valoran?

Recompensas tengo muchas y variadas. Desde una sonrisa, una caricia o conseguir la satisfacción de la persona que te solicita ayuda. El factor humano es la pieza fundamental con la que trabajamos. Intentamos hacer nuestro trabajo con el mejor empeño posible.

Intentamos hacer nuestro trabajo con el mejor empeño posible

¿Es más importante la vocación o la formación?

Sin vocación la formación pierde toda su relevancia. En nuestro día a día si no tienes vocación no puedes realizar el trabajo aunque la formación sea excelente. Lo correcto es una mezcla de ambas. Además de la formación como tal, existe una parte importante que adquirimos en nuestro trabajo aunque sea personal.

¿Trabajar con personas mayores te ayuda más a saborear los pequeños detalles de la vida?

No cabe la menor duda. Se aprende mucho de ellos. No tenemos que olvidar sus experiencias personales vividas donde muchos han pasado por diferentes situaciones y han sido capaces con su fuerza de superarlas.

¿Los mayores se comportan y tienen las mismas necesidades que si fueran niños?

Desde mi punto de vista no podemos comparar a los niños con nuestros residentes puestos que tienen necesidades y cualidades diferentes. Cada residente es una persona totalmente diferente a los demás, con sus inquietudes, situaciones o enfermedades, por ello cada persona nos plantea en nuestro trabajo atenciones no generalizadas, sino independientes y personalizadas.

Es importante continuar creciendo para mejorar en tu trabajo

¿En qué medida se puede aprender de la experiencia y sabiduría de los mayores?

En gran medida, puesto que han adquirido una evolución en sabiduría y experiencia importante a lo largo de sus propias vidas que en muchas ocasiones nos relatan, haciendo que sus recuerdos más bonitos se mantengan vivos con nosotros. También sus familias son importantes para nosotros porque en muchos casos nos detallan todo por lo que han pasado y han vivido.

¿Dirigir un Centro es como dirigir una orquesta, nunca se puede desafinar?

El equipo humano que trabaja y compone el centro es fundamental porque es quien realmente pone en funcionamiento el día a día. Durante todo este tiempo he tenido la oportunidad de conocer muchas personas, que me han aportado mucho a nivel personal y profesional.
Tengo la suerte de haber contado y contar con un gran equipo y compañeros con los que te sientes a gusto y te gusta trabajar.

¿Siente que las cosas siempre se hacen lo mejor posible o que aún se podrían hacer mejor?

Siempre podemos mejorar. Lo bueno de las personas es estar abierto a diferentes opiniones y valoraciones y extraer lo mejor.

¿Tiene alguna meta a corto plazo para avanzar más en su cometido?

Todos los días son nuevas metas y objetivos. Es un triunfo el poder superarlas y el poder estar contento con lo que uno hace y sentirse bien.

Mi debilidad es el trato, cuidado y cariño de los mayores

¿Hasta qué punto es importante el reconocimiento compartido entre usted, la dirección del Grupo BALLESOL y los propios empleados?

Esto es la satisfacción plena que cualquier persona desea tener. A lo largo de este tiempo me han ofrecido la oportunidad  de pertenecer a esta gran empresa, de dirigir un gran equipo humano y de compartir experiencias y vidas con nuestros trabajadores. Además de todo ello sentirse bien y valorado.

¿Cómo se consigue hacer la mejor selección de los empleados y que el engranaje de todo sea el mejor posible?

Siempre hemos de tratar de explicar la filosofía de nuestro grupo puesto que de ese modo conseguiremos dar la mejor calidad asistencial a nuestros residentes con la aportación de todo el equipo y al final se consigue que el fin sea único.

¿Cambiaría este trabajo por otro?

No, puesto que aquí he encontrado una realización personal y profesional. Hace años me dieron una oportunidad  y creo que ha sido la mejor elección que he hecho.