ENTREVISTA GISELA MEHNERT

0
257

Dicen que “la mejor terapia es aquella que no parece una terapia”. El afecto que las personas mayores encuentran en los animales ha sido objeto de numerosos estudios. En la práctica Grupo Ballesol está incorporando en sus residencias terapias no farmacológicas con galgos que hacen mejorar la calidad de vida de sus residentes, incidiendo en cuatro áreas fundamentales: la física, la cognitiva, la emocional y la social. El apoyo de la Fundación Benjamín Mehnert que preside Gisela Mehnert a Grupo Ballesol es un ejemplo.

Hablar de la Fundación Benjamín Mehnert es hacerlo de su presidenta y fundadora. ¿Qué le llevó a dirigir una entidad como esta que anualmente atiende a más de 1.000 animales, la mayoría galgos?

A mi llegada a Madrid me encontré con una problemática desconocida para mí, el abandono indiscriminado de perros de todas las razas, observando que una raza en concreto, el galgo, era especialmente víctima, no solo del abandono, sino que además era cruelmente maltratada, siendo más del 50% del total de animales abandonados de esta raza. Al conocer este problema empecé a contactar con distintos refugios que ya trabajaban en el tema, me fui documentando, hasta que finalmente inicie este proyecto que fue creciendo, y que poco a poco intenta luchar por poner a esta raza en el lugar que merece.

»¿Cómo trabaja diariamente la Fundación Benjamín Mehnert para trasladar la sensibilidad y concienciación de todos los que colaboran en esta entidad al resto de la sociedad?

La fundación no quiere quedarse solo en una entidad que recoja animales de la calle y les busque un hogar, somos conscientes que esto no soluciona el problema de fondo, para erradicar esta problemática hay que alzar la voz y denunciar públicamente este tema, por lo que la fundación está muy activa en las redes sociales, llamando a las puertas de entidades y empresas que nos sirvan de plataforma de denuncia, interviniendo en distintos medios de comunicación y denunciando directamente todos los casos que llegan a nuestro conocimiento. Intentamos llegar también a los más pequeños, haciendo visitas a los colegios en las que promover una tenencia responsable de nuestras mascotas, acudiendo también a centros, como es el de Ballesol en Sevilla, para acercar a nuestros mayores la compañía y el cariño de nuestros animales, que son recibidos con entusiasmo.

»“Los amigos no se compran, se adoptan” es uno de los lemas y cometidos de la Fundación Benjamín Mehnert, que también trabaja por el salvamento, recuperación y reubicación de galgos en hogares de familia… ¿Qué hay que cambiar para que se deje de maltratar y sacrificar a más de 150.000 perros al año?

Para terminar con situaciones de maltrato y abandono, la base está en la educación, si conseguimos que desde los colegios los niños tomen conciencia y vean a nuestras mascotas como un miembro más de la familia, como un ser vivo que siente como ellos y que tiene sus mismas necesidades, y que también generan una serie de obligaciones para con sus dueños, entonces conseguiremos erradicar esta situación, en este sentido la fundación tiene diseñado un proyecto educativo para llevar a cabo en centros educativos, en los que sentar las bases para una tenencia responsable, pero mientras este proceso, que como es lógico es cuestión de años, va tomando forma en nuestra sociedad, la única herramienta que tenemos es la legislación vigente, que si bien necesita de reformas, más necesita de hacer cumplir la ya existente, puesto que ante situaciones flagrantes las autoridades miran hacia otro lado.

»¿Cuál ha sido el mayor éxito de la Fundación Benjamín Mehnert hasta ahora?

Para nosotros el mayor logro es conseguir salvar cada vez más vidas, y conseguirles un hogar, siendo ya más de 3.000 animales a los que hemos podido encontrarles una familia en los últimos cuatro años gracias a nuestro programa de adopción, aumentando cada año el número de animales salvados y adoptados.

»¿Qué supone colaborar con una entidad  como Grupo Ballesol en la concienciación de no abandonar galgos y sobre todo proyectar las terapias no farmacológicas con estos perros para la mejora física y cognitiva de las personas mayores?

Para nuestra fundación es una apuesta importante, ya que la intervención de nuestros animales en este tipo de proyectos significa ponerlos en valor, tengamos en cuenta que estamos utilizando perros que han sido abandonados y desechados como un juguete roto, por otro lado, ir de la mano de un grupo tan importante en su sector como lo es Ballesol, y la confianza que en nuestra entidad depositan, nos ayudan a apostar por este tipo de proyectos, pues ambas entidades tiene como principal objetivo la calidad y buen hacer.

»El éxito de esta preciosa relación entre residentes y galgos ha comenzado en Ballesol Sevilla, pero esta entidad residencial apuesta por este tipo de terapias entre sus servicios asistenciales en España. ¿Qué futuro contempla a este tipo de iniciativas y que proyectos va a llevar a cabo la Fundación Benjamín Mehnert en este año 2015?

Como he comentado anteriormente, nuestra idea es ir de la mano con Ballesol, iniciando en este 2015 una primera experiencia en el centro de Sevilla, para desde primeros del próximo año poder ampliar el servicio a la totalidad de centros Ballesol, siempre dentro de nuestras posibilidades, así como poner en marcha otros proyectos en común.

Compartir
Artículo anteriorPRESENTACIÓN DEL ESTUDIO “HISTORIAS Y REVISIÓN DE VIDA”
Artículo siguienteEL PODER DE LA COMUNICACIÓN EN REDES SOCIALES
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.