JUAN CARLOS BARANDELA

0
28

Nuevo Director de Tecnología y Sistemas de Ballesol

Su misión más visible en Ballesol, es la de acercar las nuevas tecnologías a los usuarios de los centros y facilitar el seguimiento individualizado. Es una de las tareas que ha asumido Juan Carlos Barandela, nuevo Director de Tecnología y Sistemas de Ballesol como parte del futuro tecnológico de Ballesol. Un reto polivalente en el que el foco debe ser puesto a partes iguales en el cuidado de las personas, por una parte, y en el apoyo a los profesionales que se encargan de asegurar la calidad de esos cuidados, por otra.

Nuestra prioridad tiene que ver en primer término con acercar la información a nuestros usuarios y familiares”, explica Juan Carlos, “porque es la información la que nos aporta datos y tranquilidad”, detalla. El equipo de nuevas tecnologías de Ballesol trabaja actualmente en la creación de “ecosistemas” que faciliten el acceso de las familias a la información más relevante sobre el estado individual del residente, en tiempo real. “Proyectamos soluciones que visibilicen y ayuden a fortalecer nuestra labor asistencial en el día a día”. Una fase posterior se centra en sistematizar esa información y analizarla, “detectando patrones que nos indiquen la evolución futura de la persona, que nos ayuden a definir y anticipar tratamientos que mejoren su salud y bienestar”.

Lejos han quedado los tiempos en los que las nuevas tecnologías parecían formar parte de escenarios futuros ajenos a nuestras necesidades. “Algo de lo que todos debemos ser conscientes es que la tecnología ya es parte de nosotros. Todos interactuámos con ella prácticamente sin excepción; desde el uso del móvil para llamar, hablar por mensajes de vídeo o voz hasta el pago de algunos servicios. En mayor o menor medida todos lo hacemos”, explica Juan Carlos. Con este principio, planifica soluciones colaborativas que sean útiles y efectivas para las residencias.

La implicación de los profesionales de Ballesol es, en este momento de puesta en marcha, crucial. “El equipo de tecnología, por sí sólo, no puede conocer todas las formas en que podrá ayudar a mejorar. Conocer las necesidades de seguimiento, los problemas rutinarios de nuestros profesionales es vital para conseguir mejorar la calidad de los servicios, primeramente, y ayudar a innovar en la calidad de la información que podemos ofrecer a las familias, después”.

Las nuevas tecnologías en Ballesol son, por tanto, parte de los cuidados. El primer eslabón es generar esa información que visibiliza el trabajo asistencial en tiempo real. “En definitiva, sentir que una aplicación informática sirve también para acompañar en la mejora en la calidad de vida de una persona y que este proceso es compartido con cercanía con sus familiares”.

El análisis de la información volcada por las aplicaciones tecnológicas genera, en opinión de Juan Carlos, el primer reto de calado en relación al buen acompañamiento de los residentes. “En el ámbito de obtención de la información, ya estamos en el camino y es cuestión de poco tiempo mejorar la obtención de la misma por diversos medios”, explica, “pero el análisis de esa información con el fin de mejorar nuestros servicios es nuestra gran pretensión”.

La labor de Juan Carlos Barandela tiene ciertos símiles cinematográficos: regresar al futuro para mejorar el presente. Como director debe visualizar un futuro tecnológico que facilite el trabajo de los profesionales y asegure la calidad de los servicios, sin perder de vista las necesidades y las dificultades que los centros residenciales enfrentan en su labor hoy. “Hay tres pilares que nos obligan a colocar nuestra visión, al mismo tiempo, entre el presente y el futuro: un ojo táctico que acompaña a nuestro plan estratégico, aportando una plataforma informática estable, necesaria para dar tranquilidad a nuestros profesionales en su trabajo. Por otro lado, la atención al presente y la resolución de las actuales incidencias. Y para ambas, un tercer ojo que es la investigación y búsqueda de plataformas que nos ayuden a enlazar los dos puntos anteriores”, explica.

Espíritu de colaboración

Lograr integrar todo este potencial de mejoras tecnológicas tiene su mayor aliado en la participación activa y motivada de los profesionales de Ballesol. “Hay que destacar el enorme espíritu de colaboración que me encuentro, y el interés de nuestros usuarios y profesionales. Esta realidad positiva facilita procesos de cambio que en otras compañías suele ser muy complicado de lograr”, explica Juan Carlos.

La formación continua, y concretamente su modalidad online, es la mejor respuesta a las necesidades de aplicación del uso de nuevas tecnologías en los centros de Ballesol. La futura formación incluirá desde el uso de tablets para sistematizar la información clave sobre la evolución de los usuarios, hasta el análisis de los datos que ayudan a multiplicar la calidad de los servicios. “El e-learning será una pieza fundamental en nuestro futuro inmediato. A día de hoy, la tecnología nos va a facilitar mucho el camino, y la metodología de autoformación es ya parte del presente”.

Juan Carlos Barandela destaca que “si bien el nivel de implantación de tecnología en Ballesol es un punto que debemos fortalecer a medio plazo, también conviene destacar que ya existe una base sobre la que construir dicho futuro, que es nuestro actual sistema Ballesol Gestión”. El grupo cuenta, en su opinión, con dos puntos fuertes de cara a un fortalecimiento tecnológico de primer orden: un sistema de gestión único en el que construir un futuro entorno tecnológico único y la pertenencia a un grupo como Santalucía. “Esto nos proporciona muchas oportunidades de sinergias y experiencias en las que ya se ha avanzado y que, o bien podemos aprovechar, o bien podemos aprender de ellas para buscar nuestra solución más adecuada”.

Juan Carlos, el director de Tecnología y Sistemas, tiene encomendada también una labor estratégica: acompañar tecnológicamente a los diferentes departamentos teniendo en cuenta el propio ‘ADN’ de grupo y el estado del sector donde opera. “Soy un firme creyente en cómo la tecnología no sólo contribuye a transformar nuestro modelo de negocio, sino que debe ser una pieza clave esencial de cualquier estrategia a medio y largo plazo”. Fue precisamente este reto el que le atrajo a su nueva responsabilidad.
Ballesol está en disposición de liderar una transformación donde la tecnología va a jugar un papel determinante, no sólo dentro del grupo sino en todo el sector asistencial”.

En este sentido, trabaja también en el acompañamiento a los directivos del grupo y en el diseño de un Plan Director que les aporte “más y mejor información para la toma de decisiones” y “una mejor movilidad y facilidad de acceso a la información tanto dentro de nuestras instalaciones como fuera, trabajando siempre en un entorno virtual seguro”.

Finalmente, mantener un nivel óptimo de seguridad informática en las más de 45 residencias Ballesol no es tarea fácil. “El control de accesos, la garantía de seguridad en las conexiones, la encriptación de datos y la garantía de confidencialidad, son elementos fundamentales para garantizar un entorno seguro”. Es la línea tecnológica que cierra el círculo.

DE CERCA… JUAN CARLOS BARANDELA
Mejorar el bienestar usando todo el potencial de las nuevas tecnologías es la marca de nuestro especialista en sistemas de información. Nacido en Elgóibar (Guipúzcoa), licenciado en Empresariales por la Universidad de Deusto, MBA Internacional por la Escuela de Organización Industrial y Máster en transformación y negocio digital en ISDI. Tras más de 15 años en el sector, se incorporó a Ballesol en 2018. ¿Cuál fue su primer reto? “Ser capaz de ingresar en mi propio despacho sin necesidad de que me abriesen la puerta, dado que el acceso era mediante huella dactilar y en ese momento aún no estaba configurado”, bromea. Su misión es aportar una “visión global y de futuro” que ofrezca “soluciones integrales a las necesidades de usuarios y profesionales del grupo”. Se define a sí mismo como “un profesional orientado a la búsqueda continua de oportunidades de innovación