LA MEMORIA EN ROJIBLANCO

0
175

El proyecto de reminiscencia basado en el fútbol en el que ya han participado un centenar de residentes de Ballesol desde que inició en Septiembre de 2015 en la residencia de Ballesol Burjasot de Valencia se ha desarrollado durante doce sesiones, una vez a la semana, en los centros residenciales de Ballesol Parque Almansa y Olavide con la colaboración del Atlético de Madrid y la participación activa de varios de sus jugadores veteranos, leyendas como José Eulogio Gárate, Roberto Solozábal, Marcelino y Roberto Fresnedoso.

Durante estas sesiones los residentes de ambas residencias han ido elaborando su “historia de vida” -reflejada en un libro- a través de los estímulos utilizados, ya sean fotografías, vídeos, palabras escritas, testimonios, textos o dibujos relacionados con el fútbol para “conseguir estimular y recuperar a través de este deporte aquellos recuerdos asociados a la infancia, juventud y madurez y que pueda ayudar a frenar el deterioro cognitivo en personas mayores, mejorar la memoria o las relaciones sociales”.Las sesiones dirigidas por Javier Torres Gómez, entrenador nacional, ex futbolista y dinamizador de la FEAFV de la zona de Castilla y León y Madrid, se han complementado con diferentes visitas a escenarios vinculados con este deporte como presenciar un entrenamiento del primer equipo del Atlético de Madrid y la visita al estadio Wanda Metropolitano.

En este caso fueron más de 80 participantes – entre residentes, familiares y trabajadores de Ballesol Parque Almansa y Olavide– los que se acercaron a recorrer de forma guiada y en compañía de Gárate y Solozábal el nuevo estadio rojiblanco. El que fue uno de los delanteros más importantes de nuestro fútbol agradeció la compañía de todos los residencias por “la importancia del cariño hacia las personas mayores y la necesidad de reconocer su esfuerzo e historia como ejemplos de valores y tradiciones en esta sociedad”. Con la generosidad de sus palabras y la del club por regalar a todos los participantes bufandas del Atlético de Madrid, los residentes se despidieron cantando el himno rojiblanco.