LA PÉRDIDA DE PESO CONSTITUYE UN FACTOR PREDICTIVO SIGNIFICATIVO DE RÁPIDO DETERIORO COGNITIVO

0
193

Clínica Montpellier y Grupo Ballesol apuestan por la formación en el abordaje de la nutrición en la enfermedad de Alzheimer.

Clínica Montpellier y Grupo Ballesol celebraron el pasado 22 de febrero una jornada sobre nutrición y demencia en la clínica zaragozana. En el acto participaron el Director de Clínica Montpellier, Alfredo Pérez Lambán, la Directora Comercial y de Márketing de Grupo Ballesol, Yosune Rodríguez, y el Dr. Fermín García Gollarte, Director Médico Zona Mediterránea de Grupo Ballesol, especialista en geriatría y Alzheimer, que presentó la ponencia sobre “Nutrición y demencia”. Comenzó su exposición señalando que “crece, cada vez más, el envejecimiento de la población envejecida”, indicando que la malnutrición, como síndrome geriátrico, obedece a causas múltiples:  factores sociales, médicos y psicológicos. Y subrayando que “ante la malnutrición, si no se actúa adecuadamente, la persona mayor pierde funcionalidad”.

Durante la ponencia, el Dr. García Gollarte recordó que el estado nutricional es un factor indicador de salud, de capacidad funcional, de calidad de vida y también factor de riesgo de morbilidad y mortalidad. En el caso de las demencias, “la nutrición es un factor de supervivencia. Por ello hay que prestar especial atención a los problemas nutricionales que se producen en diferentes estadios de la demencia, como alteraciones del gusto y del olfato, o el déficit de atención…”, y en particular –añadió García Gollarte– a la pérdida de peso, que es frecuente en la enfermedad de Alzheimer, así como un factor de mortalidad independiente en demencias severas. En este aspecto, el estudio presentado incide en una mejor supervivencia con un índice de masa corporal entre 22-26,9% que uno inferior a 21,9% y refleja que “la pérdida de peso constituye un factor predictivo significativo de rápido deterioro cognitivo”, recalcó el doctor de Grupo Ballesol.

El informe presentado por García Gollarte presta especial atención a la importancia del suministro de comidas “en un ambiente agradable y atmósfera hogareña”, y a la buena adherencia a la dieta mediterránea asociada con una menor incidencia de deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer.

Conclusiones sobre nutrición en demencia severa

Como director médico en el área del Mediterráneo en las residencias de Grupo Ballesol, García Gollarte resaltó por su importancia las siguientes consideraciones:

  • La importancia de una valoración geriátrica integral: estado nutricional, enfermedades, infecciones, dolor, depresión, revisión de la dentadura, estreñimiento, seguimiento de la medicación y la valoración de la
    disfagia.
  • La necesidad de cuidar ambientes, evitar dietas restrictivas y reforzar sabores. También, que el refuerzo y la suplementación nutricional debe ser siempre considerada en la demencia severa, como en el caso del calcio y de la vitamina D.
  • En referencia a los estimulantes del apetito, reconoce que están en cuestión y deben usarse con precaución.
  • La importancia de hacer un correcto diagnóstico de la demencia, ya que su abordaje es diferente en cada caso. Y también en los cambios que se han producido en los criterios de valoración de Alzheimer.
  • Una reflexión: “Cuando la familia está pendiente de la persona, ésta padece menos riesgos”.

 

Compartir
Artículo anteriorCompromiso y solidaridad
Artículo siguienteFORMACIÓN Y ESPECIALIZACIÓN EN PROTECCIÓN DE DATOS
BALLESOL
Grupo Ballesol es la empresa dedicada y especializada en la gestión de residencias geriátricas para la Tercera Edad . Desde sus comienzos en 1.980 hasta el momento actual, el Grupo de residencias de mayores es fiel a su compromiso de dotar a sus clientes de los mejores cuidados y atenciones para que se sientan confiados, seguros y satisfechos