PERSONAL DE RECEPCIÓN

0
367

CENTROS RESIDENCIALES DE BALLESOL

En Grupo BALLESOL la imagen y las palabras valen lo mismo: mucho. Saber escuchar como muestra de estima y de respeto. Una sonrisa que denota felicidad y cercanía. Son valores seguros. Cristina, Marta y Leticia, como las demás recepcionistas, ejercen su responsabilidad con naturalidad. Profesionales, meticulosas y atentas, ofreciendo el mejor sevicio posible.

CRISTINA PASCUAL MOLINA

RECEPCIÓN BALLESOL CERRADO DE CALDERÓN, MÁLAGA

Mi nombre es Cristina y desde hace seis años soy recepcionista de la Residencia Ballesol Cerrado de Calderón de Málaga aunque mi trayectoria en Grupo Ballesol comenzó en 2004 cuando se abrió el primer centro en la zona sur, concretamente en Málaga, Ballesol San Carlos.

Yo he trabajado anteriormente en puestos de atención al público donde no había tanta cercanía como nosotras tenemos aquí con los residentes y familiares, pues nos cuentan su vida, sus preocupaciones, sus necesidades, lo que hace que se cree un vínculo especial con las personas que atendemos. Esas inquietudes no siempre se las podemos resolver pero el trabajo en equipo hace que, al transmitirlas a supervisión o dirección, sean resueltas.

Creo que nuestro puesto es de responsabilidad porque en gran medida la seguridad del centro depende de las recepcionistas, ya que debemos llevar un control de entrada y salida tanto de residentes como de familiares y amigos.

Como recepcionistas somos en gran parte la imagen de Ballesol, porque es a nosotras a las que primero se nos ve al entrar en la Residencia, por lo que intento siempre dar buena imagen, ser amable y siempre tener una sonrisa. Conocemos a todos los residentes con sus nombres y apellidos. Además, conocemos a la gran mayoría de sus familiares y amigos que vienen a visitarles. Al llegar nos preguntan dónde se encuentran, si en la habitación o en los salones, lo que les indicamos. Es curioso cómo se sorprenden de que sabemos y conocemos sus costumbres al igual que ellos.

En el día a día también intentamos sacar unos minutos para dedicarlos a nuestros residentes que se acercan a nuestra recepción en busca de ese periódico del día, que le marques ese número de teléfono del familiar o amigo con el que les apetece conversar o simplemente para charlar un poquito con nosotras. Ese trato cotidiano hace que se conviertan en casi como de nuestra familia. Buscamos atender sus necesidades pero, casi siempre, lo único que necesitan es que se les escuche.

En conclusión, cada día nos esforzamos por dar el cien por cien y más, no solo en el trabajo en equipo que desarrollamos, sino también en nuestro trato con los residentes. Me siento orgullosa de formar parte de este equipo, Ballesol.

LETICIA BERDEJO ESPINOSA

RECEPCIÓN BALLESOL MARIANA PINEDA, ZARAGOZA

Desde el primer día, nos damos cuenta que trabajar y vivir en Ballesol es algo especial.

Fuera, nos rodean zonas ajardinadas y espacios muy amplios… Dentro, nos rodean plantas, amplios ventanales y un mobiliario cómodo y exclusivo, que da espectacularidad a salones y otras áreas del centro. Y por encima de tanta belleza y confort, estamos nosotros, los trabajadores de cada Centro, que intentamos transmitir la misma alegría, calidad y positivismo que nuestro entorno…

Y las recepcionistas estamos muy concienciadas con ese objetivo…Sabemos que somos la primera cara, la primera sonrisa y palabras educadas que va a recibir un nuevo residente cuando entra a nuestros Centros… Esa primera impresión es muy importante y nosotras lo sabemos.

También recibimos diariamente a todas las familias que vienen a visitar a sus mayores y es importante que los conozcamos, que confíen en nosotras y que transmitamos esa sensación de confianza y calidad que necesitan llevarse.

La buena convivencia con residentes y sus familias es muy importante. Siempre somos su primera referencia, la primera pregunta se realiza en Recepción y tenemos que saber ofrecer las respuestas adecuadas para cada situación.

Y por supuesto, la atención telefónica es también esencial. Residentes, familiares y gente buscando información llaman constantemente con preguntas muy variadas. Responder con una sonrisa es importante, porque aunque no nos vean, sabemos que pueden sentirla y además nos sale de dentro.

MARTA PINES

RECEPCIÓN BALLESOL VALTERNA, VALENCIA

¡¡¡Bienvenidos todos!!! Ya son 10 años atendiendo y disfrutando con nuestros mayores en Ballesol, reforzando nuestra ilusión diariamente, tiempo durante el cual hemos intentado atender y ayudar a nuestros residentes con esfuerzo y sobre todo gran ilusión, intentando tener siempre un gesto agradable y, amable con nuestros residentes, para que así puedan llegar a sentirse como en su propia casa.

En mi opinión, nuestra principal labor como recepcionistas es la orientación, la capacidad de escuchar, siendo receptivas y respetuosas con las ideas y opiniones de las personas en general, intentando utilizar adecuadamente el lenguaje corporal en distintas situaciones y por supuesto velar por la seguridad de nuestro bien más preciado: nuestros residentes. No se trata solo de ayudar cuando se nos solicita, sino de mostrar nuestra disponibilidad a que nos pregunten.Una virtud que es imprescindible para el desempeño de nuestras funciones es la vocación, poner el corazón en lo que uno hace, brindando desinteresadamente la ayuda necesaria, fomentando en ellos el sentimiento de utilidad.

En definitiva, lo que me hace más feliz de mi trabajo es ver cómo nuestros mayores te brindan una sonrisa todas las mañanas y te dan esos buenos días con gran alegría, ya que nos consideran como parte de su familia, alguien a quien conocen y en quien confían gracias a nuestra relación diaria, pues saben que siempre estamos ahí para ayudarles en todo lo que necesiten.

Sin más, y con gran admiración por nuestros mayores, sepan que aquí les esperamos para que visiten esta su casa, donde por descontado siempre nos encontrarán con nuestra mejor sonrisa.

Compartir
Artículo anteriorLAS ENSALADAS
Artículo siguiente“COCINA SIN TONTERÍAS”, RECETAS DE TODA LA VIDA ¡FÁCILES Y BARATAS!
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.