¿QUÉ SON LAS FALLAS PARA MÍ?

0
85

Dª. TRINIDAD COSIALLS SANTACREU,
residente de Ballesol Serrería y Falllera Mayor 2019. 91 años

A Dª. Trinidad Cosialls Santacreu hay muchas cosas que le dan la vida y la felicidad. Puede escoger, es una afortunada. Pero si hay una cosa que la emociona son las Fallas. No de ahora que tiene 91 años. Como residente de Ballesol Serrería y Falllera Mayor 2019 nos cuenta en primera persona qué representan las Fallas para ella:

Soy de un pueblecito llamado Ciscar provincia de Huesca, y nunca me hubiera imaginado que me iba a sentir tan querida estos días en Valencia. Junto a mis compañeros hemos pensado e ideado la Falla. Que más tarde hemos plantado en la recepción del centro Ballesol Serrería. Supimos que habíamos hecho un buen trabajo, cuando nos dieron la enhorabuena al verla.

Dª. TRINIDAD COSIALLS SANTACREU

Actos como la ofrenda hicieron que me emocionara al recibir la ovación de amigos y familia mientras hacía entrega del ramo a la Virgen de los Desamparados. Nunca me hubiera imaginado lo bien que ahora estoy aquí, y es así aunque yo era reacia a convivir en un centro con más gente, pero gracias a este tipo de celebraciones que organizan, sea la excusa que sea, vivir aquí se lleva mucho mejor.

A Ballesol y a los que trabajan aquí les debo mucho. Son mi nueva familia, mi motor para seguir adelante día a día. Y todo esto en conjunto hace que celebre cualquier cosa con todas las ganas del mundo. Concluyo diciendo que el haberme sentido tan querida, ha hecho que me olvidase de mis pesares y dolores por unos días. Y no hay mejor remedio que reír y ser feliz. Y en Fallas más aún.

Dª. ENCARNACIÓN UHDEN MARCILLA,
Residente de Ballesol playa Patacona

Dª. ENCARNACIÓN UHDEN MARCILLA

No se dejen confundir por su primer apellido. Se siente “valenciana de pura cepa”. Y puntualiza. “Me crié entre huerta valenciana y he vivido toda mi vida aquí”. Ya pueden imaginarse lo que para esta residente de Ballesol Patacona significan las Fallas, pero mejor que lo cuente ella en primera persona: Hola me llamo Encarnación Uhden Marcilla, residente de el centro Ballesol Playa Patacona tengo 83 años y aunque tengo ascendencia alemana nací en Valencia y me siento valenciana de pura cepa, ya que me crié entre huerta valenciana y he vivido toda mi vida en valencia.

Entré en Ballesol Patacona hace dos años y 2 meses para recuperarme de una intervención operatoria y el trato que tuve fue tan bueno y beneficioso para mí que decidí pasar el resto de lo que me quedaba de vida en este maravilloso centro cerca de lo que es mi pasión, el mar de levante.
La fallas para mí son algo muy especial, algo que va muy relacionado con el hecho de ser valenciano, sin ellas para mí , Valencia no sería lo mismo y aunque estas no son exclusivas de los que hemos nacido en esta “terreta”, es bien sabido que están abiertas a todo el mundo.

Pensando en las Fallas, cada época tiene su encanto. No cambiaría por nada esos recuerdos de mi infancia cuando juntábamos los trastos que teníamos en casa y montábamos nuestras fallas, pero me encanta como están organizadas hoy en día nuestra fiesta y esos maravillosos monumentos que son sin duda obras maestras.

Uno de los recuerdos más bonitos que tengo y llevaré siempre conmigo, ha sido el año 2019, año que en Ballesol Patacona me propusieron ser Fallera Mayor, pensaba que con mi edad y mis limitaciones físicas no iba a ser capaz de disfrutar y estar a la altura de lo que supone ser Fallera Mayor, pero nada más lejos..desde que decidí aceptar ese compromiso me involucré al máximo en todo lo referente con las fallas, realizar el monumento fallero que hacemos entre todos los residentes, alquilarme el traje con el que desfilaría para ofrecer mis flores a nuestra virgen, todo ello organizado por los trabajadores de Ballesol Patacona y en especial por nuestro querido y muy trabajador TASOC, Javier, que no deja detalle al azar y hace que nos sintamos especiales.

Realizamos cualquier acto que se puede organizar en cualquier falla de cualquier barrio de Valencia, desde visitar la Mascletá, la Plantá del monumento fallero, chocolate y buñuelos, globotá, visitas culturales, premios e incluso elección del muñeco que se libra de quemarse en el fuego para finalizar estas fiestas. Además destacar la maravillosa ofrenda conjunta que se realizó en nuestro centro Ballesol Patacona con el motivo del 30 aniversario de Ballesol en Valencia, donde recibimos residentes de los cinco centros, autoridades y fallas invitadas pero recuerdo lo importante que fue para mí salir a entregarle mi ofrenda a la virgen de los desamparados con mis nietas vestidas de falleras, ya que es importante enseñarles mi legado y el de su familia, es importante que la fiesta tenga un componente intergeneracional donde podamos enseñarles nuestras tradiciones y costumbres a nuestros jóvenes y en Ballesol es posible.

Por último decir lo orgullosa que me siento de ser valenciana , de ser la Fallera Mayor, junto con mi presidente D. José González Carmona, de haber representado a mi centro y mis compañeros, orgullosa de haber vivido de primera mano unas fiestas como las fallas y orgullosa de haber tomado la decisión de pasar mis días en un centro que nos cuida tanto y respeta todas nuestras costumbres y tradiciones valencianas, gracias
Ballesol Patacona.