EXPERIENCIA NO FARMACOLÓGICA

0
233

PARA PACIENTES CON DEMENCIA AVANZADA

¿Qué es la demencia avanzada?

La demencia avanzada o deterioro cognitivo grave es la fase final de la demencia. Esto significa que la mayoría de las funciones están alteradas, afectando a la totalidad de los aspectos de la persona.

Para BALLESOL. no puede haber otro objetivo ahora mismo que consolidar su presencia en España y asentar el crecimiento que ha experimentado en los últimos años, sobre todo desde 1989, fecha en la que el grupo comenzó a ganar una destacada posición en este mercado”. Con esta idea estratégica  declarada en 2009 por el Consejero Delegado del Grupo BALLESOL, D. Ignacio Vivas, ya se argumentaba el crecimiento importante del Grupo BALLESOL, y por tanto, el lugar que ocupa en el sector. No sólo por el número de residencias, sino también porque el Grupo BALLESOL está a la vanguardia de la geriatría. Las residencias BALLESOL. se caracterizan por disponer de un equipo humano profesional cualificado con una amplia experiencia en hospitales. No cabe duda de que el  concepto de centro residencial ha ido avanzando con las aportaciones de la Geriatría, de las que el Grupo BALLESOL fue pionero en ir introduciendo en su metodología. Es cierto que nada tienen que ver los centros actuales con los de hace 40 años. Esta metodología se ha actualizado con los avances científicos, adaptándose a la nueva realidad demográfica: vivimos más años y los vivimos mucho mejor. Aparte de distinguirse por el servicio prestado a las personas mayores en todos sus centros, sus profesionales apuestan por incorporar novedades y tratamientos modernos para mejorar aún más la salud integral de nuestros mayores.

¿Qué es el deterioro cognitivo?

El deterioro cognitivo es la pérdida o alteración de las funciones mentales, tales como memoria, orientación, lenguaje, reconocimiento visual, conducta, que interfiere con la actividad e interacción social de la persona afectada

Demencia Avanzada

En este sentido, el Grupo BALLESOL hace hincapié en las personas que sufren demencia avanzada. Sabiendo las consecuencias que tiene este tipo de deterioro en la persona mayor, la dirección del Grupo BALLESOL y todo su equipo médico profesional, apuesta por la incorporación de intervenciones no farmacológicas para este tipo de pacientes con demencia avanzada. La estimulación visual y la musicoterapia son algunos ejemplos que se van a implantar en los centros madrileños de Majadahonda y Francisco de Rojas y aparte en BALLESOL.Gobernador Viejo y Serranos, ambos en Valencia.

Dada la complejidad de la situación de los pacientes en esta fase de la enfermedad  y dado que hay un alto porcentaje de residentes de Grupo BALLESOL con demencia avanzada, se constata la necesidad de desarrollar un programa de intervención integral para este tipo de pacientes. El programa consta de tres componentes: estimulación visual, musicoterapia y la adaptación realizada por el Instituto Gerontológico Matia-INGEMA del Método Montessori para Personas con Demencia.

Las funciones cognitivas de estos residentes con demencia avanzada están mermadas, pero se pueden estimular eligiendo los elementos adecuados. Desde el punto de vista de la percepción visual,  en la decoración de los salones para estos residentes se utilizan imágenes reales, de un tamaño adecuado a los déficit visuales que suelen estar asociados al envejecimiento, claras, vitales y con colores alegres para crear un espacio positivo y agradable para el residente, su familia y los propios trabajadores. Se elimina la televisión, dado que la persona no se beneficia de ella, e incluso puede llegar a alterar su conducta y se utiliza la pantalla de televisión como medio para proyectar imágenes y música adecuada a los horarios, actividades y gustos de los residentes.

¿Qué es el síndrome demencial?

La demencia es un síndrome, es decir, un cuadro clínico que puede deberse a múltiples causas. Las más frecuentes son la enfermedad de Alzheimer y sus variantes (50%), la enfermedad cerebrovascular (20%) y la enfermedad de Parkinson (10%).

Musicoterapia

La música es un estímulo que enriquece el proceso sensorial, cognitivo y también los procesos motores, además de fomentar la creatividad y la disposición al cambio. Así, diversos tipos de música pueden reproducir diferentes estados de ánimo, que a su vez pueden repercutir en tareas psicomotoras y cognitivas. La musicoterapia es la utilización de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta, con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas, sociales y cognitivas. Ésta es la definición que aporta la Asociación Internacional de Musicoterapia, institución que además añade que la musicoterapia persigue, en definitiva, una mejor calidad de vida, a través de la prevención y rehabilitación en un tratamiento.

Como señala el estudioso de musicoterapia Van der Geer, es importante adecuar la música a los gustos de los residentes. Para ello este investigador prefiere seleccionar la música más demandada y mejor aceptada entre los residentes; y por otra parte, suele consultar a las familias sobre los gustos de sus familiares para tratar de dar cabida a la mayor  diversidad de preferencias posible.
Son muchos los estudios sobre el papel de la musicoterapia en las residencias y su función para aumentar la comunicación, generar emociones positivas, mejorar las funciones cognitivas y conductuales en pacientes de edad avanzada diagnosticados de demencia moderada o avanzada. En la mayoría de ellos se informa de los beneficios conductuales  de esta terapia en la reducción de la agitación  de los residentes. En otros se observa una reducción de la presión sistólica beneficioso para prevenir las patologías cardiacas y cerebrales.

Con esta aplicación, se consigue un aumento de la autoestima, incrementando la seguridad en uno mismo ya que la música suele actuar como disparador de pensamientos positivos e ideas creativas. Además, provoca un mayor dominio de las emociones. Por otro lado, esta terapia mejora las funciones motoras y perceptivas, es decir, el ritmo, que es el elemento dinámico de la música, sirve de estímulo en procesos psicomotores, consiguiendo una mayor coordinación de los movimientos. Y, por supuesto, la musicoterapia actúa como elemento relajante frente a desequilibrios nerviosos y problemas de estrés. Todos estos efectos se alcanzan a partir de los dos tipos principales de música: la música sedante, que es de naturaleza melódica sostenida, y la música estimulante, que aumenta la energía corporal.

Método Montessori

El tercer elemento, y no menos importante, es el programa diario de estimulación basado en Método Montessori para Personas con Demencia. Según el investigador Buiza, los objetivos de esta intervención consisten en proporcionar a las personas con deterioro cognitivo grave tareas que les permitan mantener o mejorar las habilidades necesarias para la realización de AVD básicas. Buiza asegura que esta intervención proporciona estimulación cognitiva con cierto grado de dificultad mientras se realice por medio de actividades que tengan significado para el paciente. Por último,  disminuye las alteraciones de conducta y mejora la calidad de vida de los pacientes y de sus cuidadores formales e informales. El método Montessori actúa con materiales cercanos y cotidianos; es decir, objetos que están en todas las casas, que no suponen coste adicional y con los que el paciente está acostumbrado a interactuar. Se trata de actividades sencillas donde las legumbres y otras comidas tienen mucho protagonismo: vertido de maíz en jarras con un nivel determinado, prensado de harina, recoger garbanzos con la mano o con un instrumento, manipulación de arroz… Las actividades están diseñadas para este colectivo. No se deben confundir con juegos de niños. Aparte del trabajo realizado por la Terapeuta Ocupacional con los residentes se favorece la interacción de la familia y la participación de la misma en las actividades, tratando así de dar recursos a la familia para relacionarse con su familiar por medio de tareas sencillas como las comentadas anteriormente, así como las relacionadas con la discriminación sensorial, motricidad fina, cuidado del entorno o cuidado personal.

Este programa se va a implantar como experiencia piloto en numerosos centros de BALLESOL.
No olvidemos que la gestión de las residencias BALLESOL. ha hecho que se constituya en la empresa española líder en número de centros y en gestión de plazas residenciales y asistenciales. El Grupo BALLESOL comenzó su actividad en el año 1980 con la apertura de su primera Residencia para la Tercera Edad en la Comunidad de Madrid, seguida del segundo Centro Residencial  en la Comunidad Valenciana. Hoy son 47 centros.