Revista ballesol cumple 50 años

0
270

«La revista Ballesol se caracterizó desde el principio por su calidad y visión de futuro»

En abril 2001 aparecía la Revista Ballesol, en palabras de Dª. Lola Soler nacía con el ánimo de ser un medio de comunicación para compartir experiencias y proyectos con residentes, familiares, equipo interdisciplinar y organizaciones sociales públicas y privadas.
En este primer número la revista contó con una entrañable entrevista a D. Sabino Fernández Campo, que constituye ya un documento histórico, y que sirvió de pórtico inaugural de una de las secciones “marca de identidad” de la misma, la sección entrevistas.
El número inicial, de 34 páginas, estuvo aderezado con información sobre la apertura de Ballesol Alcobendas, un reportaje sobre los Apartamentos B60 de Pozuelo, una sección como firma invitada con Dr. García Andrade, otra sección a cargo del Dr. Cuenllas sobre medicina, una sección sobre jardín, otra interesante sección sobre arte, dedicada en aquella ocasión a José María Iglesias, un apartado de noticias, otro dedicado a la fauna, una parte de exposición del trabajo de los residentes , y tres apartados más lúdicos compuestos de pasatiempos, crítica de cine y relato corto.
La revista Ballesol se caracterizó desde el principio por su calidad y visión de futuro, -diseñada para el siglo XXI- buscaba ser exclusiva, seria, interesante, completa e innovadora.
Dada su buena acogida, enseguida se quedó “pequeña” y en el cuarto número aumentó su extensión a 55 páginas y en el quinto alcanzó las 75 ampliando sus contenidos, en paralelo a como lo hacía el Grupo Ballesol con la apertura de sus nuevos centros.
Con un formato de usabilidad muy cómodo y atractivo se ha situado en el sector sociosanitario como un referente por su calidad y contenidos. Destacando como un medio de comunicación vanguardista sobre el cuidado de calidad, realizado por el Grupo Ballesol en cooperación con las personas mayores y sus familias en constante evolución e innovación.
Fruto de esa mejora continua es el formato y contenido actual, que se adecúa a las necesidades presentes. En él, las vidas de los residentes, sus familias y las de los profesionales, junto con las noticias sobre el Grupo adquieren todo el protagonismo, transmitiendo a la sociedad una muestra de lo que es el día a día en nuestros centros.
Es un reto comunicar esa vida y esa filosofía de cuidado que siempre ha caracterizado al Grupo Ballesol, ya que lo verdaderamente importante es lo que no se puede expresar con palabras, por eso esta revista sigue siendo necesaria, para dar imagen y voz a los legítimos protagonistas de esta gran aventura vital que es el Grupo Ballesol.
Quince años después, coincidiendo con el nº 50, nos paramos a saborear lo que han significado estos números para cada uno de los partícipes de esta revista, esperamos que ustedes los hayan disfrutado tanto como nosotros.

«NOS PUSIMOS LAS PILAS Y PREPARAMOS UN “COCTEL” CON MUCHO AMOS, GENEROSIDAD, ESFUERZO, DEDICACIÓN Y POR SUPUESTO PROFESIONALIDAD»

13.Clausura
Dª. LOLA SOLER PRESIDENTA DE HONOR Y FUNDADORA DE GRUPO BALLESOL

Siempre he creído en la positividad ante la vida y como consecuencia he procurado “serlo” y entender que todas las personas no somos iguales ni tenemos los mismos “porqués” ni las mismas necesidades.
Estar en sintonía con el mundo me parece maravilloso y poderla compartir con nuestros semejantes, un gran premio.
Decía Charles Chaplin que “la vida es maravillosa si no se le tiene miedo”, yo añadiría algo a esta frase “si además de no tenerle miedo, te gusta darte a los demás”. Elegir el estar contento a la tristeza, la generosidad al egoísmo. El amor a la vida y todo lo que ella representa, así te das cuenta de que “la vida es maravillosa. Esto es lo que hemos querido transmitir a lo largo de estos 50 ejemplares, para que las personas que nos vamos haciendo mayores sigamos siendo positivas y nos demos cuenta de que hacerse mayor no tiene que ser un final aburrido sino todo lo contrario.

A través de la Revista hemos aprendido muchas cosas y hemos motivado a muchas personas.

En un principio cuando pensamos crear la Revista BALLESOL fue para que la recibieran nuestros residentes, familiares y amigos y si soy sincera yo tenía un poco de miedo ya que todo lo que se crea conlleva un riesgo; pero queríamos compartir con nuestros residentes y sus familiares para que conocieran algo más BALLESOL, nuestras actividades, propósitos y nuestra forma de entender lo que era una Residencia, para que pudiéramos compartirla todos y aportar ideas y así se formaba una familia más grande. Entonces nos pusimos las pilas y preparamos un “coctel” con mucho amor, generosidad, esfuerzo, dedicación y por supuesto profesionalidad.
Así nació y así sigue mejorando cada día. Ésta que tenéis en vuestras manos es la número “50” .
Todo ser humano tiene la obligación de darse a todo el mundo que le rodea, porque además de ser así más felices, es lo único que nos llevamos de positivo cuando nos vayamos de este mundo. Desde aquí, gracias a todo el personal porque lo tienen muy claro.
Mil gracias a todos los que habéis colaborado para que esta Revista siga cada día mejor y por seguir colaborando y aunque no podría nombrar a todos si querría darle las gracias a mi hija Lola que fue la primera directora de la Revista durante varios años; a Pepa Bueno que hoy es una periodista fenomenal y tuvo la gentileza de colaborar con BALLESOL y a todas las personas que han participado en este proyecto, dando lo mejor de todos ellos y consiguiendo que cada día la Revista sea de mejor calidad.
A mi hay algo que me emociona y es tener que seguir dando las gracias siempre por la participación tan maravillosa y la actitud que ha tenido todo el mundo con la Revista, ya que después de estos 50 ejemplares sigue gustando más cada día. Gracias de todo corazón.
Todos los que me conocen saben lo que significa para mi BALLESOL y desde esta Revista quiero dar las gracias a todas esas personas y sus familiares que han depositado su confianza en nosotros. Gracias de todo corazón por ayudarnos, por querernos y por darnos ánimo para intentar hacerlo mejor cada día y por supuesto gracias a los que nos seguís leyendo ya que eso nos anima para seguir adelante.
Decía Víctor Hugo que “el futuro tiene muchos nombres, para los débiles es lo inalcanzable, para los temerosos lo desconocido y para los valientes es la oportunidad”. Yo soy una enamorada de la vida y he procurado, a pesar de todo, ser hacedora de mi propia historia, así lo veo todo con mas positividad y eso produce felicidad. Es importante conocerse y saber para lo que podemos ser útiles a lo largo de nuestra vida y cuando se tiene la suerte de trabajar en algo que además se convierte en un placer te ayuda a crecer como ser humano.
BALLESOL me ha enseñado algo muy importante, valorar todo lo bueno que me ha pasado a lo largo de mi vida, toda mi familia y por supuesto mi marido, sin el cual yo no sería como soy, ni BALLESOL sería como es.
Gracias a todos de verdad, a mis amigos a los que quiero con toda mi alma, mis enemigos porque gracias a ellos he aprendido a superarme, a todo el personal de BALLESOL
y muy especialmente a las “antigüas” que siempre me han ayudado y sobretodo a mi hijo Nacho, porque BALLESOL funciona cada día mejor; a Nacho Casares y a todo su equipo que cada día se supera y por supuesto a nuestros lectores que nos animan a seguir.
Gracias por vuestro cariño, por seguir haciéndome partícipe de todo lo que ocurre en BALLESOL y por compartir conmigo, tanto de vuestro tiempo, de vuestra comprensión y de vosotros mismos. Hasta siempre , con todo mi cariño.

UN AMPLIO “CUADRO DE HONOR”

_MG_9255
RAMÓN SÁNCHEZ OVAÑA PERIODISTA COLABORADOR DE LA REVISTA BALLESOL EN LA SECCIÓN CUADRO DE HONOR

Hace ya muchos meses pensamos en Ballesol dedicar un espacio a esas personas que merecen un reconocimiento público. Por su trayectoria, por su bonhomía, por su compromiso con la sociedad…Y así nació esta sección que con el título de “Cuadro de honor” pretende llevar hasta todos ustedes cómo son, “por dentro”, esos personajes que muchas veces ocupan las páginas de los periódicos .
Conocimos la Organización Nacional de Trasplantes de la mano del Dr. Matesanz. Y hablamos con Vicente del Bosque de casi todo, menos de futbol; María Dolores Pradera nos tarareó su infancia cuando cantaba en su casa y alguien creyendo que era la radio mandó apagarla .Con Valentín Fuster aprendimos que los hábitos saludables hay que inculcarlos desde pequeños; y con Vargas Llosa, que hay que vivir cada momento como si fuéramos inmortales. Todos ellos nos fueron dejando su idea del paso de los años, Ussía, Amando de Miguel, Ana Diosdado, Forges, Antonio Garrigues, J.A. Marina, Leopoldo Abadía que insiste en que él de mayor quiere ser joven… Luis del Olmo, María Galiana, la abuela de “Cuéntame”, Nati Mistral, que sigue con una memoria prodigiosa; Lola Soler. Paloma Gómez Borrero, Manolo Santana, Rosa María Mateo, Margarita Salas, tras las probetas de su laboratorio, Laura Valenzuela, Federico Mayor… Y muchos más. Todos nos han dejado su testimonio, sus palabras y sus vivencias.
Y aquí seguimos guardando un espacio para que quienes por su trayectoria tengan algo -o mucho que decir- lo digan con calma ,con serenidad, sin estridencias, que es como a nuestros años, se ve la vida.

«50 NÚMEROS DE DISCUSIONES EDIFICANTES»IMG_0090

Discusiones mensuales edificantes” era el título de la primera revista documentada (“Erbauliche Monaths-Unterredungen”, siglo XVII). Cuando hace “sólo” diez años cogimos el testigo para continuar la trayectoria de Revista BALLESOL, la premisa principal e irrenunciable fue la de tener a las personas mayores en el centro de todo. Por eso nos gusta la coincidencia con la revista alemana: “Discusiones”, porque Grupo BALLESOL es una organización viva, alerta, dinámica, que pone la atención en los detalles. A menudo, desde esta tribuna hemos hecho hincapié en que el aislamiento es la peor de las situaciones. Para combatirlo, hay que dialogar, mostrarse, escuchar, percibir los pequeños gestos. Ese es el secreto de una atención personalizada. Dialogar supone conocer al interlocutor y mostrarse para que el otro también nos conozca. Ese ha sido nuestro reto: demostrar que escuchamos a los mayores ofreciéndoles contenidos de su interés, con compromiso y cuidando todos los detalles. Aunque, a veces, el diablillo de Titivillus haga de las suyas. Este diablillo creado en broma por los escribanos medievales para echarle la culpa de las erratas, nos acompaña en nuestro trabajo diario. A pesar de los errores, nuestra intención ha sido siempre la de hacer una revista de gran calidad, tanto en su apariencia como en sus contenidos. Una excelencia dual “marca de la casa”: por un lado, BALLESOL tiene unas instalaciones estupendas en zonas privilegiadas y, en el otro, la filosofía de la excelencia en el trato. El mimo, el afecto y la comprensión son las piedras preciosas de la atención a los mayores, pero para que esas joyas luzcan el engarce debe ser la profesionalidad.
En nuestra revista siempre han destacado las entrevistas, generalmente realizadas por nuestro colaborador y amigo Ramón Sánchez-Ocaña. “Discusiones edificantes” en las que los entrevistados hablan abiertamente de sus logros profesionales y personales, sus opiniones y su visión de la edad madura. Personajes de gran prestigio todos ellos, que representan diferentes versiones de la excelencia y la sabiduría.
Y, quizá, la más edificante de las discusiones ha sido (y será) la que se plantea entre los mayores y los jóvenes. La comunicación entre personas de diferentes edades y procedencias heterogéneas es un hecho que vemos habitualmente en las redes sociales. Esto mismo ocurre con los trabajadores de BALLESOL, en cuyos equipos se mezclan jóvenes entusiastas con profesionales de gran experiencia y dilatada formación.
Desde estas páginas hemos mostrado el diálogo entre lo que sucede en de los centros, mostrando su intensa actividad lúdica, terapéutica y emocional con lo que ocurre en el mundo, a través de reportajes, consejos, recomendaciones y contenidos que les atañen directamente. Otra “discusión edificante”: un centro residencial debe ser permeable y abierto a la sociedad, a la vida familiar y a las inquietudes personales.
A lo largo de estos 50 números la participación de los centros y el apoyo de la organización ha ido en aumento. Desde nuestras páginas hemos intentado que se refleje con dignidad que, para los mayores, (como para los niños), el afecto y el respeto son como el aire para respirar y el agua para beber.
Invitamos a todos nuestros lectores que ojeen los números anteriores que están publicados en www.revista-ballesol.es/hemeroteca, y les animamos a que nos hagan llegar sus comentarios, opiniones y propuestas para poder seguir teniendo “discusiones edificantes” que nos ayuden a mejorar en el futuro.

«Desde nuestras páginas hemos intentado que se refleje con dignidad que, para los mayores, el afecto y el respeto son como el aire para respirar y el agua para beber»