SEMILLAS DE CORAZONES

0
128

“Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol”. La sabiduría de los residentes de Ballesol Fabra i Puig tenía una explicación. ¿Y cada corazón?, preguntaron con curiosidad y una sonrisa a la terapeuta del centro.

En San Valentín decidieron que las semillas dieran corazones y así crear lustrosos y robustos árboles en los que cada residente pudo imaginar y dedicar un momento especial en su vida. “A esos deseos y dedicatorias que sostiene cada rama” sólo habrá que regalarlos con mucho cariño y amor, el mismo que dedicaron los residentes para confeccionar un precioso árbol del amor que lució con orgullo en San Valentín.