SUPERVISORAS DE LOS CENTROS RESIDENCIALES DE BALLESOL

0
2001

Llegaron a Grupo BALLESOL sabiendo cuál es la filosofía de la empresa referencia en el sector residencial en España.

Isabel, Montse y María se dieron cuenta muy pronto de “que el cariño y la forma de dirigirse al residente” serían valores fundamentales para desempeñar un cargo de tanta responsabilidad como el de Supervisoras. “La calidad del servicio y el perfil de todos los trabajadores de Grupo BALLESOL diferencian a esta empresa de las demás en la prestación de servicios residenciales”. Esa fue una de las primeras sensaciones de Isabel- Coordinadora del equipo de Supervisoras de Andalucía- cuando empezó a trabajar hace diez años en Grupo BALLESOL. La formación llegó antes, un proceso profesionalizado y de calidad para convertirse en Supervisora. “Aunque estés formada, y en BALLESOL se preocupan de ello, cada día aprendes y avanzas en tus conocimientos, sabiendo que la exigencia es máxima. No hay mejor manual de formación que el día a día”, piensa el equipo de Supervisoras de Málaga.

Las competencias y responsabilidades del Departamento de Supervisión comienzan desde la entrada del residente en cualquiera de los centros residenciales. Para Montse, supervisora en BALLESOL Teatinos, “la integración de la persona mayor en el centro residencial es un objetivo prioritario que facilita la labor y el desarrollo posterior de las necesidades del residente durante su estancia con nosotros, la supervisora es la persona de referencia desde su llegada”. Para ello hay que delimitar las funciones de una supervisora, sin olvidar que “debe de encargarse de organizar y controlar, bajo la supervisión del Director/a, los distintos servicios del centro residencial – que van desde el mantenimiento del mismo, la coordinación de las auxiliares, la comunicación con los familiares, hasta el control de la dieta de cada residente-. Entre todas estas competencias y decisiones, la mayoría a nivel asistencial, Isabel incide en la relación y la comunicación diaria “con el servicio médico, psicológico y fisioterapeuta, con el fin de conseguir el bienestar diario del residente”. Para ello, las reuniones de trabajo deben de ser periódicas, “casi a diario”, como comenta María, “para transmitir, sobre todo a las auxiliares, las incidencias en cualquier aspecto (citas médicas, reposo en la habitación de un residente, visitas de familiares…)”.

La figura de la Supervisora en Grupo BALLESOL es también esencial para establecer un nexo de comunicación entre el residente y los familiares. “Somos la referencia para los familiares, porque ellos no van a preguntar a las auxiliares sino a ti por el residente. El deber de transmitirles tranquilidad o una observación es obligación nuestra”, la misma, reconoce Montse, “que la de tener una relación transparente con los familiares” y que muchas veces se queda en el deseo. “El trato con el familiar siempre es más difícil que con el residente, pero porque a veces no es consciente de la realidad de la persona mayor que está en el centro residencial”, piensan Isabel y María.

Aunque la primera toma de contacto con el residente la suele hacer el Director/a del centro, “el seguimiento y evolución posterior corresponde a la Supervisora, desde la ropa que necesita, los documentos necesarios o las dudas que puedan surgir. Desde el primer día de estancia, la primera persona a la que va a ver el residente es a la Supervisora”. Esta, añade Isabel, será la encargada de presentar al equipo médico, terapeutas y psicólogos para que le hagan un seguimiento, ubicarle en el comedor, de presentarle al resto de residentes y de conseguir, en definitiva “que su estancia esté a la medida de sus necesidades”.

Desde el equipo de Supervisoras de Málaga se quiere recordar que un residente en BALLESOL tiene a su disposición “un auxiliar por turno, una enfermera, una psicóloga, una trabajadora social, la doctora, la fisioterapeuta, la limpiadora de la habitación, la supervisora, la recepcionista y el director”. La coordinación de todos ellos es fundamental para delimitar competencias, organizarlas y conseguir como objetivo “un envejecimiento saludable en un entorno ideal y con un trato muy familiar”, recuerda María.

Para ellas esta experiencia laboral y humana en BALLESOL es “gratificante por todo lo que supone en nuestras vidas y en la de todos los residentes” a los que cuidan con cariño y profesionalidad sabiendo que “cuando un residente sale por la puerta se acuerda de un auxiliar, pero nunca olvida a la supervisora”.


PERFILES

Supervisoras de los Centros Residenciales de BALLESOL en Málaga (Isabel Borrás, Montserrat Serrano y María Rey )


ISABEL BORRÁS LÓPEZ .  BALLESOL CERRADO CALDERÓN

UNA HISTORIA PARA EL RECUERDO

La de cualquier residente cuando te mira después de dos días sin verte.  Sus caras se iluminan hasta cuando te piden que les tuestes más el pan, son muy agradecidos….¡qué voy a decir de ellos si hasta me regalaron un belén que hicieron para Navidad!

¿QUÉ VALORAS MÁS EN UN RESIDENTE Y UN FAMILIAR?

Lo que les digo siempre es que son ellos los que me deben de pedir. A veces les pediría algo de comprensión ante determinadas situaciones.

¿QUÉ ES PARA TI GRUPO BALLESOL?

» A los dos meses de entrar en BALLESOL le dije a mi familia que me jubilaba aquí. La dinámica de trabajo es uno de los éxitos, y se nota en el compañerismo con profesionales que trabajan en Madrid, Barcelona…


MONTSERRAT SERRANO INFANTES. BALLESOL TEATINOS

UNA HISTORIA PARA EL RECUERDO

» La de una residente que entró en 2005 en BALLESOL, casi al mismo tiempo que yo. Nos contábamos todo, incluso cuando no estaba trabajando llamaba desde la recepción a mi casa para preguntar por mis hijos.

¿QUÉ VALORAS MÁS EN UN RESIDENTE Y UN FAMILIAR?

Que se dejen asesorar, que escuchen a los profesionales que quieren lo mejor para todos ellos. Si eso lo conseguimos, la felicidad es plena.

 ¿QUÉ ES PARA TI GRUPO BALLESOL?

» Creo que me ha dado la mejor formación posible para tener este trabajo y ser mejor persona. Es mi segunda casa.


MARÍA REY MILLÁN. BALLESOL SAN CARLOS

UNA HISTORIA PARA EL RECUERDO

» La de una familia que me avisó de que la residente no era muy propensa a relacionarse con la gente. A la semana siguiente no se creyeron que la mujer estuviese jugando al bingo.

¿QUÉ VALORAS MÁS EN UN RESIDENTE Y UN FAMILIAR?

» Que sepa que están en buenas manos, y sobre todo al principio, cuando debes de prestar más atención al residente por su integración y al familiar por su tranquilidad.

¿QUÉ ES PARA TI GRUPO BALLESOL?

» Profesionalmente es la referencia en la prestación de servicios en el sector residencial. Personalmente ha sido la culminación a muchas horas de estudio y trabajo para dedicarme a la atención de las personas mayores.

Compartir
Artículo anteriorEL SERENO
Artículo siguienteSORIA
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.