TERAPIA CON PERROS

0
144

La terapia asistida con perros comienza con una presentación mutua. “Desde el primer momento la relación entre el animal y el residente es preciosa, receptiva y beneficiosa”, relata el profesional que llegó al centro de Ballesol Granada acompañado de unos preciosos perros. Siguiendo unas pautas y consejos, los residentes pudieron acariciar, peinar y dar de comer a estos animales tan sociables.

“La simple mirada de los residentes, el placer de acariciarlos, la sociabilidad de los actos” hacen que los beneficios se aprecien desde el primer encuentro. Y es que para muchos residentes estas terapias sirven para recordar “los buenos momentos que también hemos vivido con la compañía de un perro en casa”.