UN AMIGO ES LA MANO QUE DESPEINA LAS TRISTEZAS

0
475

Si una imagen vale más que mil palabras, basta con ver la sonrisa de los residentes y trabajadores de Ballesol Cerrado de Calderón, para entender y comprender la felicidad diaria que comparten este grupo humano tan especial. “Los buenos momentos están en un paseo, una conversación o en compartir un refresco con alguien”, ensalzan entre elogios los que están presentes en el día de la amistad que celebraron. Todos ellos organizaron un taller de cocina en el que elaboraron brochetas de fruta con melón, sandía o kiwi. Los residentes también quisieron concienciar a los más pequeños recordando que “lo ideal es tomar de dos y tres porciones al día y saber que aportan muchas vitaminas a nuestro cuerpo, entre ellas la vitamina C”. Y recordaron que “un amigo es la mano que despeina las tristezas”.