UNA MANO A LA NATURALEZA

0
138

La huella marca un acto o un propósito. Con esa finalidad residentes de Ballesol Tres Cantos y niños de la escuela infantil Mago de Oz de Alcorcón crearon un sueño que hicieron realidad: “Crear un árbol con las huellas de las manos de mayores y niños”.

Un proyecto intergeneracional que encantó a todos los presentes “por lo visual y emotivo que significa concienciarse de las necesidades de la naturaleza con los más pequeños”, compartía un grupo de residentes ilusionados con esta propuesta educativa.
La iniciativa no ha sido la única ya que nuestros residentes también han colaborado con el colegio Antonio Osuna de Tres Cantos “para tejer los árboles que rodean al colegio”.