UNA VISITA PARA EL RECUERDO: CARGADA DE EMOCIONES Y BUENOS MOMENTOS

0
198

Grupo BALLESOL dentro de su oferta sociocultural realizó una visita a Manzanares el Real en la que participaron todos los centros de Madrid.

Con motivo del año Europeo del Envejecimiento Activo y la solidaridad intergeneracional, el Grupo BALLESOL organizó el pasado 3 de Octubre una visita a Manzanares el Real en la que participaron 154 residentes junto a Animadores Socioculturales, Auxiliares, Directoras y Personal Médico.

En las personas mayores el deseo de conocer y disfrutar permanece intacto, lejos de la desidia y el inmovilismo que a veces se les atribuye”. Nos comenta Luis López, Coordinador de Animación Socio Cultural de la Zona Centro de Madrid y responsable de esta actividad.

  • La oferta del Departamento de Animación Sociocultural del Grupo BALLESOL es muy variada: Teatro, Coral, Visitas Guiadas por la ciudad, conciertos… Una de las actividades mejor valoradas por los residentes y sus familiares son las visitas.
  • El hecho de cambiar de entorno y conocer o recordar lugares distintos les resulta muy gratificante. Los residentes se muestran más participativos y comunicativos con sus familiares, compañeros, y con personal, tanto a lo largo de la actividad, como en la preparación de la misma los días previos y tras su realización, se observa mucho entusiasmo e interés en todo lo relacionado con el lugar de destino.
  • Para garantizar el éxito de estas actividades se cuenta siempre con el apoyo de los Directores de cada Centro, Auxiliares, Animadores Socioculturales y Personal Médico para cubrir las necesidades de cada residente.

En Manzanares el Real estuvimos 154 residentes durante 8 horas”, recuerda Luis López, “lo que significa un gran esfuerzo de organización”. Máxime cuando estas experiencias socio-culturales están diseñadas para que puedan participar residentes autónomos y con movilidad reducida, por lo que es necesario valorar la accesibilidad de todos los espacios, la duración de las actividades y el interés que despiertan en los residentes.

El año pasado 110 residentes disfrutaron de una jornada en la Granja Escuela de Valdemorillo”, y como añade Luis López, “estos momentos pueden y deben ser compartidos por los familiares, que a su vez se convierten en estímulo emocional y social para el residente potenciando la solidaridad intergeneracional que en el Grupo BALLESOL se tiene tan en cuenta”.

Para nosotros es muy positivo que los residentes no sólo se limiten a realizar salidas acompañados de sus familiares, sino que además salgan con compañeros y amigos de los centros residenciales lo que facilita una mayor la integración social y un incremento de la actividad física y mental”, comenta María Alonso, psicóloga en el Centro Residencial de BALLESOL Pozuelo.

Socialmente supone una oportunidad de relacionarse con personas de otros centros del Grupo BALLESOL a las que no conocen. “La novedad siempre es estimulante para ellos, y eso siempre repercute de manera positiva en las funciones cognitivas y emocionales”. El simple hecho de despertar una ilusión con una actividad diferente se convierte en un reto para los residentes y para el equipo.

El trabajo en equipo entre el departamento de psicología y el de animación sociocultural es muy importante “para crear esa motivación de grupo entre los residentes, que no son tan frágiles y pasivos como muchos se creen”, afirma María Alonso.


La experiencia desde el punto de vista de nuestros residentes:

Dª Milagros y Dª Carmen, “Cuéntame la visita”.

Dª Milagros y Dª Carmen se conocieron hace cinco meses en el Centro Residencial de BALLESOL Pasillo Verde. Desde entonces han compartido todas las actividades sociales y culturales que se han ido celebrando, “menos el viaje a Manzanares el Real”, al que no pudo asistir Dª Carmen por una reunión familiar. Esta circunstancia sin embargo no le ha impedido conocer, -gracias al relato de su compañera-, los detalles de esta vivencia.

«Socialmente supone una oportunidad de relacionarse con personas de otros centros del Grupo BALLESOL»

Veámos como le relata Dª Milagros su experiencia a Dª Carmen:

Dª Carmen: Milagros, ¿qué es lo que más te gustó de la visita a Manzanares el Real?

Dª Milagros: Sobre todo poder compartir sensaciones y emociones durante más de nueve horas con residentes de los centros de BALLESOL en Madrid, a los que no conocía anteriormente.

Dª Carmen: ¿Cómo fue la visita al castillo de Manzanares el Real?

La excursión estaba pensada para todos los residentes, tanto autónomos como con movilidad reducida. Fuimos 154 personas en varios autobuses. Las visitas fueron guiadas y, aunque el castillo de los Mendoza estaba en un lugar alto, la accesibilidad era perfecta. No subía la Torre del Homenaje porque me dijeron que las escaleras estaban peor que las de la Giralda y la catedral de Toledo, pese a que es el castillo mejor conservado de la época (siglo XV).

Por cierto, Carmen, ¿sabías que el castillo fue heredado por el mayordomo y no por los sucesores de la familia Mendoza?. Volviendo al viaje, las personas que estaban más cansadas o que no podian caminar solas se quedaron en un precioso mirador a los pies de la sierra de Guadarrama y junto al embalse de Santillana, tenía unas vistas espléndidas.

Dª Carmen: ¿Qué es lo que más recuerdas de esta experiencia?

Dª Milagros: El día de la visita fue inolvidable. Además ha sido muy positivo para nosotros el poder ver el reportaje fotográfico y el video de la visita http://www.ballesol.es/grupo_ballesol/visita-manzanares-real.php, de esta manera hemos recordado los sitios visitados y a los compañeros conocidos de otros centros. Estoy muy contenta de haber ido.

Dª Carmen: Milagros, además de la visita, ¿qué más hicísteis?

Después de una visita tan completa nos llevaron a comer al Hotel San Francisco de Asís. Imagínate unos salones de boda para nosotros solos. La comida estaba deliciosa, arroz negro de primero, ensaladas al centro, costillas asadas con patatas de segundo, y ¡sidra para brindar¡.

Después llegó el baile con todos los residentes, los familiares y el personal de BALLESOL que vino. No faltó nada, ni un delicioso chocolate con picatoste antes de regresar a Madrid.

A la próxima, Carmen, te apuntas.


Una campeona de Wii en Manzanares el Real

El espíritu de Dª Carmen García, sin proponerselo, la llevó a ganar el último Campeonato Wii entre residentes de Grupo BALLESOL. Su alma curiosa y activa, como dice, “también es viajera”. Esta actitud vital y positiva, se ha visto acentuada desde que llegó a BALLESOL Pozuelo hace 11 años. “Me gusta participar en todo, me puedes ver pintando, jugando a la Wii o visitando la muralla más alta de un castillo”, avisa mientras recuerda el viaje a Manzanares el Real junto a los otros 20 residentes que se apuntaron de este centro residencial. La mejor experiencia, dice, es poder disfrutar y seguir conociendo cosas nuevas con personas llenas de vitalidad. “Es precioso ver a residentes con 94 años con ganas de aprender, conversar y bailar“.

La próxima “aventura” de esta Navarra es conocer el Parque Lineal del Manzanares, un pulmón verde de la Comunidad de Madrid para un corazón activo y participativo que recuerda que “no hay que sumar años a la vida sino vida a los años”.

Compartir
Artículo anteriorMÁS PADRES QUE ABUELOS
Artículo siguienteEL RODAJE DE LA SERIE “ESCOBA”
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.