VOZ A LA SENSIBILIDAD Y EL CARIÑO

0
193

Al otro lado del teléfono puede parecer que sólo escuchamos una dulce voz que de forma educada se interesa por nosotros. Hay mucho más. En Ballesol el Departamento de Atención Directa hace visibles otros valores que acercan en un instante la confianza, cariño,  interés y profesionalidad que la otra persona espera. Hablan con personas mayores, familias que preguntan por la atención y servicios asistenciales de Grupo Ballesol. La disposición es siempre la misma: “con cercanía y empatía para saber escuchar” las 24 horas del día y los 365 días del año, comenta el  equipo de Atención Directa de Ballesol de siete personas con Lorena Fernández como responsable del departamento. Siendo la Central de Teleasistencia y Atención al Cliente a nivel nacional, el objetivo está orientado a cubrir las necesidades del usuario y “ofrecer un valor añadido a nuestros centros residenciales”. La atención –explica Lorena– es personalizada según las necesidades que se plantean en cada familia en coordinación con nuestros centros residenciales, sólo así se puede coordinar con profesionalidad, calidad y rapidez ofreciendo la mejor opción para cada persona.

Las encuestas de satisfacción a los residentes de Ballesol, “con el objetivo y deseo de conocer las sugerencias de mejora  en los servicios prestados” o las de fin de estancia para conocer la satisfacción de las personas que han estado residiendo en nuestros centros, conforman otras competencias de Atención Directa. Aquí se habla con cariño, sensibilidad, interés “ofreciendo una respuesta adecuada a cada necesidad”. Así es Ballesol y así empieza una relación humana que se fomenta desde la cercanía con “una sonrisa telefónica”. y una serie de valores que todas ellas han adquirido en el día a día con los propios residentes.


IMG_4119-lorenaLORENA FERNÁNDEZ.
Llegó con esa sensibilidad que una entidad como
Ballesol demanda. Antes de llegar aquí en 2004 trabajó en un centro de mayores. Ser técnico superior en integración social y licenciada en Psicología la ha hecho conocer a las personas desde una perspectiva más humana.

En Atención Directa no sólo se debe de contestar llamadas, también “ofrecemos asesoriamiento y atendemos cualquier inquietud de los residentes y sus familiares”. Sólo así se alcanza la excelencia con la que todos los días maneja el valor de la empatía y el compromiso de la confianza.


Foto-Gema.At.Directa-EntrevistaGEMA REYES.

“En ciertos momentos somos como su ángel de la guarda…velamos por ellos, les acompañamos en todo momento”. La oportunidad de trabajar en Ballesol la llegó hace tres años, empezó haciendo sustituciones temporales.

Con experiencia en atención telefónica y trato con el cliente, se queda con el momento actual, en el que no deja de recordar “lo mucho que me aportan los usuarios con los que trato cada día”.


IMG_4174_rosa-pizarro-cmykSANDRA DIANA.

Llegó en 2010 con la ilusión y sonrisa que aún permanecen intactas en su carácter.

Convencida de que cada día se aprende algo nuevo, sobre todo de los residentes y familiares que siguen en Ballesol, “la sensibilidad en cada relación con el cliente y el cariño como parte de la filosofía de esta entidad” son fundamentales para el desempeño de una labor “de grandes recompensas personales”.


IMG_4168-sandra-cmykMAR MARTÍN.

Aún sonríe cuando recuerda su anterior trabajo en una empresa con pocas  similitudes a las de Ballesol, pero en un puesto de Tele Asistencia.

Ya han pasado siete años desde que  orientó su vida laboral tan cerca de personas mayores, y la experiencia la hace volver a sonreír. “Este trabajo supone más responsabilidad y compromiso, actuar con sensibilidad  con personas mayores es fundamental”.


Foto-Mª-Carmen-retocada-SINMARI CARMEN MORALES.

En ocho años en Ballesol ha aprendido muchas cosas, la primera, recuerda, “la responsabilidad que implica cada día abrir la puerta y encontrarte con gente maravillosa que te transmite precisamente lo que debemos hacer en nuestro trabajo”.

Habla de la delicadeza y el cariño con la que se debe de tratar a una persona desde la primera llamada.


IMG_4170MARÍA JESÚS ANTÓN.

La ventaja de seguir aprendiendo y la ilusión con la que se incorporó a Ballesol en 2007 la hicieron comprender muy pronto que la constancia con la que trabajaba sería su mejor aval.

No tenía experiencia en Tele-Asistencia, pero sí “mucho interés por escuchar y comprender las situaciones de personas mayores que confían en tu palabra”. 


Foto-Sonia.AtROSA PIZARRO.

“Trabajar con mayores supone entender que siempre se puede hacer mejor”.

La exigencia de esta profesional de Atención Directa en Ballesol es un ejemplo.

Con esta premisa llegó hace cuatro años, y con la experiencia laboral de haber trabajado en residencias y asociaciones dedicadas al bienestar de las personas mayores.


 

Compartir
Artículo anteriorCaricias y fidelidad
Artículo siguienteGimnasia para nuestro cerebro
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.