JOSÉ ANTONIO LÓPEZ TRIGO

0
414

Presidente de la SEGG

En 1948 Gregorio Marañón, Francisco Vega Díaz, Manuel Beltrán Báguena y Francisco Grande Covián junto a una treintena de profesionales de la medicina, unieron sus conocimientos y su interés por el beneficio de los mayores, así crearon la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. La SEGG es una de las sociedades europeas más grandes, cuenta con 2.500 socios entre los que se encuentran profesionales de todo tipo, médicos, pedagogos, terapeutas, fisioterapeutas, geógrafos, arquitectos, economistas y farmacéuticos que trabajan por fomentar el avance del conocimiento del proceso de envejecimiento, mejorar la calidad de vida de las personas mayores y asesorar a Organismos Sanitarios y Sociales. Al frente de esta institución, el doctor José Antonio López Trigo, con una dilatada experiencia como médico de residencias y con una meta en esta nueva andadura: el respeto a nuestros mayores.

«Nuestros mayores deben decidir y gestionar lo que quieren en su vida»

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología cumplirá 66 años el próximo mes de mayo. ¿Ha cambiado mucho la sociedad y la visión de la geriatría y la gerontología desde entonces?, ¿en qué aspectos concretos?

Ha cambiado porque ha cambiado la sociedad en general. Ha cambiado la posición de las personas mayores en la sociedad, y también su peso demográfico, y lógicamente el papel de los profesionales que desde la geriatría y gerontología también. Hemos pasado de ser una sociedad que nació en 1948 de la mano de un grupo de médicos interesados por la salud de las personas mayores a ser una sociedad con 2500 socios, multidisciplinar, en la que hay 32 profesiones distintas representadas en la atención a las personas mayores. Hemos crecido por demanda del colectivo de personas a las que nos dedicamos.

El grupo de profesionales que le acompaña en esta nueva andadura está caracterizada, según sus palabras, por “un concepto común de servicio a los mayores”. ¿Cuáles son a su juicio las acciones que hay que cambiar para que el respeto a los mayores impere en nuestro día a día?

Hay que positivizar la imagen del mayor. En el devenir de la historia han jugado un papel muy preponderante porque eran asesores en la antigua Grecia, hasta vérseles como consumidores de recursos en una época como la actual, como sujetos pasivos a los que sólo se les destina recursos. Debemos entender que efectivamente los necesitan, pero que también aportan mucho a la sociedad, de hecho, el estado del bienestar está sustentado sobre las espaldas y la economía de las personas que hoy son mayores. Ellos son los que han hecho el tránsito en España en los últimos años.

Creemos que es justo y necesario que se devuelva ese papel preponderante a la persona mayor, y que en todo caso sea ella la que auto gestione su forma de envejecer.

Pretenden jugar un papel importante en el reconocimiento y la defensa de los derechos de nuestros mayores

Sí, en ocasiones se vulneran los derechos de las personas mayores de forma tan sencilla como tomando decisiones por ellos. Decidimos que vamos a hacerle una prueba o un tratamiento sin consultar con el mayor. Los límites lo tienen que poner la deontología de cada uno, pero la única forma de poner los límites es estar sensibilizado y formado, y ahí es donde entra la SEGG.

Desarrollan grupos de trabajo sobre osteoporosis y caídas así como demencias, entre muchos otros temas. ¿Cómo se pueden combatir estos dos problemas tan frecuentes en la tercera edad?

El mejor sistema de combatirlo es que no haya aparecido, por tanto la prevención es fundamental. En el caso de la osteoporosis es más fácil porque tenemos marcadores muy precoces. En el campo de la demencia sabemos que hay factores protectores como mantener la actividad intelectual o física o evitar accidentes cardiovasculares. Todo lo que estamos haciendo va por un lado dirigido a hacer promoción de la prevención y mantener un envejecimiento activo y por otro lado a paliar las consecuencias de las enfermedades. Estamos trabajando mucho en el perfil del cuidador, tanto en el profesional como el cuidador familiar son los dos grandes aspectos en los que queremos trabajar. En ese sentido tenemos un manual dedicado sólo al cuidador profesional. Aparte tenemos campañas de vacunación, de prevención de gripe, sobre hidratación, ejercicio físico y alimentación.

¿Qué importancia y protagonismo tiene el sector residencial, como Grupo Ballesol, en la geriatría y gerontología?

Tanto el papel como la importancia vienen de la mano de la garantía que te da una gran empresa. La garantía que dan los cuidados que están sistematizados, pese a que luego se personalizan. Esto nos aporta a todos garantías, por tanto es un papel muy importante.

Grupo Ballesol está llevando a cabo una serie de importantes programas y proyectos, entre los que destaca “Personas siempre”. ¿Qué relevancia puede tener en el fomento del envejecimiento activo y saludable que está desarrollando Ballesol?

Es esencial, la sociedad es tremendamente injusta con las personas que reciben la etiqueta de demencia, desproveemos a la persona de todo, incluso de sus derechos. Otras veces los desprendemos de la cualidad de persona. Recuperar o reivindicar que la persona recupere su condición de persona es fundamental, porque no trabajamos con personas trabajamos para personas y por el bien de las mismas. No debemos agarrarnos a la etiqueta de demencia para impedir que siga siendo una persona.

La filosofía de Grupo Ballesol contempla la atención personalizada de nuestros mayores para que puedan alcanzar el mayor bienestar posible en esta etapa de su vida. Para ello realiza actividades terapéuticas, talleres cognitivos, manualidades, actividad física… ¿Qué importancia tienen este tipo de actividades en las personas mayores?

Tiene tanta importancia o más que un buen tratamiento. En el ámbito de prevención estas actividades son fundamentales. La persona tiene que tener proyectos para seguir viviendo, en el momento que deja de tenerlos la persona empieza a perderse poco a poco. Tener este proyecto, una ilusión y un horario para hacer una actividad, el socializar en clases de terapia o manualidades es lo mejor que puede hacer una persona por tener un futuro feliz. Las personas que plantean el futuro con felicidad viven 7,5 años más que las que viven sumidas en el pesimismo. Cuando atendemos a personas mayores tenemos que procurar generar en ellos ilusión y felicidad.

 «La importancia viene de la mano de la garantía que te da una gran empresa»

Ballesol logra que muchos de nuestros mayores dejen de llevar una vida solitaria para volver a vivir en una gran familia. ¿Cómo afecta en la salud del anciano la soledad? ¿qué problemas presentan los mayores que viven solos?

Uno de los aspectos más negativos para la salud es la soledad, por encima de artrosis y de la diabetes, es el mayor de sus problemas. SI en la filosofía de un proyecto está respetar su espacio e incluirlo en el calor de un entorno.

Cuando estás solo empiezas a dejar de hacer cosas. Comienza la anhedonia, dejas de sentir placer por las cosas y esto se ve en la alimentación. Leche con galletas y me lo tengo que tomar solo, no hay aliciente ni estímulo. Esto se puede transformar en una depresión.

Grupo Ballesol ha sido uno de los primeros Grupos residenciales Españoles en obtener el Certificado de Gestión de la Calidad ISO 9001. Desde su conocimiento, ¿cuáles son los aspectos básicos que debe cumplir un centro geriátrico para garantizar su calidad?

Tiene una serie de requerimientos poco meritorios en cuanto a las instalaciones, pero tiene otro muy importante sobre las personas que trabajan ahí. Esta última es la parte esencial de la calidad.

«Las personas que plantean el futuro con felicidad viven 7,5 años más que las que viven sumidas en el pesimismo»

BIOGRAFÍA

José Antonio López Trigo: Natural de Málaga, es experto en Geriatría y diplomado en Gerontología Social. Durante 19 años ha estado vinculado a la Universidad de Málaga como responsable en el área de Microbilogía y Salud Pública. En la actualidad es profesional en el Área de Accesibilidad del Ayuntamiento de Málaga en el Hospital Quirón de Málaga. En su currículum destaca una amplia experiencia como médico de residencias. Antes de llegar a la presidencia de la SEGG ha participado activamente en la Sociedad a través del Grupo de Trabajo de Atención Sanitaria en Residencias y formando parte de la junta directiva como Tesorero en las últimas dos legislaturas. En 2005 fue presidente del Congreso Nacional de la SEGG y en 2011 coordinador general del Congreso Europeo de Geriatría EUGMS-SEGG-SAGG.

Compartir
Artículo anteriorPERSONAL DE MANTENIMIENTO
Artículo siguienteJOAQUÍN SOROLLA
Ana Román
Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Especialista en temas de salud y en la comunicación a través de las redes sociales.