JOSÉ RAMÓN MENÉNDEZ

0
340

Director General del Mayor de la Comunidad de Madrid

Casi un millón de madrileños superan los 65 años. Cada vez somos más y cada vez más viejos. Hasta ahí estamos de acuerdo. Pero no cuando le sugiero a D. José Ramón Menéndez que “envejecer es, sobre todo, saber esperar: niego que envejecer se conjugue con el verbo esperar; envejecer” –enfatiza- “es seguir siendo útil a la sociedad, participar activamente, reinventarse un nuevo ciclo de la vida”. Su misión es hacer la existencia más habitable a los madrileños: “el colectivo de personas mayores es heterogéneo, cada persona es un mundo, con su propia personalidad, con actitudes diferentes ante el futuro”.

«BALLESOL, como líder en el campo asistencial residencial es uno de los principales socios de la Comunidad para atender a personas mayores dependientes»

ENVEJECIMIENTO ACTIVO

D. José Ramón Menéndez, ahora que el Estado de Bienestar nos regala una tercera edad prolongada ¿qué ofrece Madrid para garantizar una vida más activa?

En primer lugar quiero poner en valor el hecho de que España ocupe un lugar de privilegio en cuanto a la esperanza de vida en el mundo mientras la Comunidad de Madrid se mantiene en un escalón preferente dentro de las Comunidades Autónomas. Ello es fruto de un trabajo coordinado en políticas sociales -en materia sanitaria y asistencial, preferentemente- contribuyendo a una vida activa que ha permitido un estado de salud envidiable y, por supuesto, un envejecimiento saludable.

En este sentido, la Comunidad de Madrid, es pionera a través de programas concretos que estimulan el desarrollo mental, el físico y favorecen las relaciones personales y la participación. Un ejemplo de ello son los múltiples programas que se llevan a cabo a través de los 32 centros de Mayores que gestiona directamente la Consejería de Asuntos Sociales, en los cuales sus más de 300.000 socios llevan a cabo actividades de voluntariado, se forman en nuevas tecnologías, practican actividades deportivas, y en definitiva practican ocio, creatividad y acceden a la cultura de forma masiva.

PARTICIPACIÓN

¿Cuál es la respuesta de las personas mayores a estas iniciativas y en qué medida se ve condicionada por la autonomía personal?

La respuesta que se obtiene por parte del colectivo de mayores es excelente. Partiendo de la gran heterogeneidad de la que hablábamos tratamos de dar diversidad de respuestas al mayor número de personas; posteriormente aplicaríamos la fórmula más adecuada y aquí tengo que decir a BALLESOL que necesitamos la colaboración de todos tanto desde la iniciativa pública como privada. Una vía importante es la participación social y otra el voluntariado, acciones que abarcan ámbitos y colectivos distintos, y que proporcionan un amplio abanico de respuestas.

¿Cómo se accede a las oportunidades, a los recursos que brinda la Consejería de Asuntos Sociales?

En lo que se refiere al acceso a estos recursos, quiero señalar que la Comunidad de Madrid fue pionera en el mundo de los servicios sociales, y de hecho en nuestro ordenamiento jurídico ya se hablaba de personas dependientes mucho antes de que el Gobierno de la Nación aprobara la Ley de Dependencia. Los procedimientos a seguir para acceder a estos recursos son ampliamente conocidos; en los servicios Sociales de los municipios y mancomu nidades de la Región, los trabajadores sociales pueden informar a cualquier persona acerca de los mismos. Asimismo, si no quieren desplazarse, en nuestra página web vienen detallados todos los recursos disponibles y los procedimientos de admisión a los mismos. Puedo asegurarle que la apuesta de la Comunidad de Madrid por los “menos jóvenes” es una apuesta permanente.

SENTIRSE ÚTILES

En muchos países, los mayores cuidan desinteresadamente de los museos, de la circulación del tráfico escolar, los “seniors” dan clases para emprendedores, etc., lo que entenderíamos como un voluntariado activo.

Es evidente que España se encuentra actualmente en posiciones muy altas respecto a esta participación desinteresada. No es necesario salir de nuestras fronteras para comprobar cómo nuestros conciudadanos mayores realizan labores importantísimas pero a veces poco reconocidas. Podemos ver cómo Voluntarios mayores informáticos ayudan a otros mayores a incorporarse al mundo de las nuevas tecnologías, cómo asociaciones de personas mayores contribuyen con su labor altruista a dar a conocer los contenidos de museos y otros establecimientos de interés; cómo prestan su tiempo y su capacidad de atención a otros mediante la colaboración en asociaciones sin ánimo de lucro como Cruz Roja, Cáritas, Fundaciones y Asociaciones diversas, el Banco de alimentos, etc. Otro aspecto importante y entroncado con la situación socioeconómica en la que se encuentra nuestro país, es el apoyo que las personas mayores están prestando a la familia, tanto en lo que respecta al sostenimiento económico, como a otros aspectos de apoyo familiar como ocurre por ejemplo con los denominados “abuelos canguro”.

«La solidaridad intergeneracional es uno de los ejes que vertebra nuestra familia y nuestra sociedad»

Estamos acostumbrados, señor director general a que el Estado cargue con todo el peso económico de los mayores; ¿no sería deseable que las familias que puedan se hagan cargo en parte de ese coste?

Es cierto que en algunos casos se ha detectado abandono de los hijos hacia sus padres, pero no es lo normal. En España el vínculo familiar es muy potente, y gracias a él creo que estamos saliendo de esta crisis mejor que otros países con una estructura social diferente. El concepto de la familia que tiene nuestra cultura ha ayudado siempre a la sociedad española y en estos momentos tan difíciles no van a fallar. Por otra parte también es verdad que existe un pensamiento muy extendido, que otorga al Estado un cometido en sustitución de las labores y responsabilidades que la familia debe de asumir.

Desde estas dos realidades, deberíamos dejar claro el alcance y el papel de cada uno de estos estamentos, familia y Administración, y contribuir solidariamente al bienestar de las personas mayores, y sobre todo pensando en aquéllas que se encuentran en situación más desfavorecida, tanto desde un punto de vista, social, económico o por la situación de dependencia que padecen.

Finalmente, usted decía antes que en esta aventura de hacer la vida más fácil a nuestros mayores no sobra nadie. ¿Seguirá la colaboración entre las empresas públicas y privadas?

Seguirá. Todos somos necesarios. En lo que respecta a BALLESOL, como líder en el campo asistencial y residencial es uno de los principales socios de la Comunidad para atender a personas mayores dependientes.

Con el escenario actual ¿Cuál es la evolución y desarrollo más lógico para la Ley de Dependencia y el Sistema de atención a la Dependencia?

Todas las medidas que se están tomando y se tomarán buscan dos objetivos prioritarios: la sostenibilidad del sistema en su conjunto y la equiparación de las prestaciones en todas los territorios de España. Para asegurar la sostenibilidad es fundamental contar con la ayuda del sector privado. Y en este sentido, BALLESOL es referencia en la prestación de unos servicios eficientes y profesionalizados.

¿Qué papel debería jugar la Concertación de las AAPP con la iniciativa privada en ese SAAD?

En el caso de la Comunidad de Madrid, la colaboración con el sector privado es muy estrecho, piénsese que más del 70% de las plazas disponibles en nuestra Comunidad para atender a personas mayores está siendo gestionadas por el sector privado, en las diferentes modalidades de gestión, conciertos y concesión de servicios. Por lo tanto, la colaboración con el sector privado de atención a personas dependientes es estratégico y así continuará en el futuro. Grupo BALLESOL es un ejemplo de iniciativa privada, de un modelo fiable y colaborativo que todos los Agentes Sociales deseamos.

¿Cuál es el grado de importancia que la Calidad Asistencial y los servicios prestados tienen en los Concursos públicos de plazas Concertadas?

La Comunidad de Madrid tiene décadas de experiencia en la contratación de servicios de atención a personas mayores. Esto ha generado un conocimiento profundo sobre nuestras necesidades y de los elementos críticos que hay que considerar cuando se conciertan plazas o cuando se contrata la gestión de una residencia mediante el modelo que hemos llamado de gestión indirecta. Todo este conocimiento, junto con el originado en el Servicio Regional de Bienestar Social, que gestiona directamente casi 6.000 plazas de residencia de personas mayores, hace que sepamos bien qué es lo que debemos pedir a nuestros socios proveedores para dar satisfacción a nuestros usuarios, dentro de nuestra política de atención a las personas dependientes.

Por lo tanto, en los Pliegos de Prescripciones Técnicas que regulan todos los concursos vienen claramente detallados qué servicios deben prestarse y cuáles son los atributos de esos servicios que deben respetarse para asegurar un servicio de calidad. Además, en la Comunidad tenemos un doble sistema de control de las operaciones gestionadas por terceros. Por un lado, la Inspección, y por otro, Técnicos de la Dirección General del Mayor controlan, a su vez, y en coordinación con la Inspección, el cumplimiento de los aspectos contractuales que regulan la relación con nuestros proveedores.

Los resultados de este modelo nos están dando la razón, ya que en dos indicadores básicos, quejas y encuestas de satisfacción de los usuarios, los resultados están mejorando y son muy buenos.

El número de quejas que llegan a la Dirección General del Mayor por problemas asistenciales en los centros son muy bajas en comparación con las personas atendidas cada año.

Estos indicadores nos animan a continuar el camino emprendido, aunque, evidentemente, estos logros se deben en gran parte al alto nivel de calidad que tienen en estos momentos las empresas especializadas en atender a personas mayores dependientes, como es el caso de BALLESOL.


BIOGRAFÍA

José Ramón Menéndez (JRM), Director General del Mayor de la Comunidad de Madrid ha gestionado anteriormente empresas como KPGM, Guzca o socintec -azertia. ¿Qué mueve a un Ingeniero Superior Industrial a dar un giro copernicano en su vida, dejar la empresa privada con suculentos estímulos económicos, y aceptar la gestión del millón de madrileños mayores de 65 años? Él mismo despejaba a BALLESOL la incógnita. “No hay secreto alguno; lo que me mueve es el reto de mejorar mi propio desarrollo personal”. Sin duda, una decisión valiente y responsable, una vocación de servicio público. Las enseñanzas acumuladas tras la celebración del Año Europeo del Envejecimiento

Activo, cree que deben seguir la misma filosofía marcada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) que define este concepto como “el proceso de aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida, extendiendo la calidad, la productividad y esperanza de vida a edades avanzadas”. Uno de sus cometidos primordiales es hacer de Madrid una Comunidad más habitable. “En efecto, Madrid es ciudad para personas mayores, donde todos podemos vivir con calidad, una urbe equiparable a las grandes capitales europeas”.


EL CICLO DE LA VIDA

  • Principal ventaja de un mayor

Serlo.

  • Principal inconveniente

No creer en sus propias posibilidades.

  • Viejo

Una palabra desgraciadamente maltratada por la sociedad.

  • Sentirse útil

Algo necesario.

  • ¿Hay edad para los sentimientos?

Cualquier edad es adecuada.

  • Calidad de vida

Un objetivo.

  • Papel de los abuelos

Ejemplo de solidaridad intergeneracional.

  • ¿La mujer envejece mejor/peor?

Depende de cada mujer.

  • ¿Madrid es ciudad para personas mayores?

Sí, como las grandes ciudades europeas.

  •  ¿Envejecer es esperar?

No; es simplemente un ciclo vital distinto. Es la vida.