ALAS PARA SEGUIR VOLANDO

0
113

Es curioso pensar que España es el país con mayor número de aves migratorias de toda Europa.

En la Península Ibérica existen algo más de 400 especies de las cuales aproximadamente unas 340 crían en nuestro territorio. Por nuestra situación geográfica, nuestro país se convierte en uno de los principales lugares de paso para las aves europeas y africanas.

Escapando del frío o del calor encuentran en nuestro país un clima mucho más adecuado para nuestras aves migratorias.  Los “bird-watcher”, tal y como se llama a los aficionados a esta actividad pueden disfrutar de la ornitología todo el año ya que a las aves sedentarias, aquellas que habitan aquí los 365 días del año, en Primavera tenemos que sumar las aves de paso cuyo ciclo reproductor tiene lugar en España.

El aumento de la temperatura en España desde los años 70 ha provocado que al menos cinco tipos de aves (el cuco, la cigüeña, el vencejo, el ruiseñor y la golondrina) estén adelantando su regreso a España.

El caso de la cigüeña es el más llamativo y, hablando de la cigüeña, les contaré la verdad del porqué de este artículo. Fue a partir de un momento especial porque, como se habrán ustedes dado cuenta, no soy ninguna experta pero les puedo prometer que, a partir de aquel instante las aves tienen para mi un interés mucho mayor.

Fue el año pasado, más o menos por Mayo, volvíamos de Portugal y como Cáceres es precioso, bien merece una visita, así que decidimos desviarnos un poco, dar una vueltecita y quedarnos allí a comer.

Y cuando ya terminamos nos veníamos hacia Madrid por una carretera que no conocíamos y me llamó la atención algo que yo no había visto nunca. Un montón de nidos de cigüeña delante de un caserón precioso que pensé que podía ser un hotel.

Exactamente, era el Hotel Palacio de Arenales y me pregunté ¿por qué no dormimos aquí y mañana nos vamos a Madrid? Pensado y hecho. Es así como salen mejor las cosas y fue una tarde y una noche preciosa porque descubrir lo inteligentes que pueden ser las cigüeñas y el sentido de propiedad con sus nidos es alucinante. Jamás pensé que iba a ser tan feliz viendo aquellos animalitos que se movían sin parar y sin dejar de proteger a sus crías.

¡Ahora entiendo el porqué eligieron a la cigüeña para traer a los niños de París cuando yo era pequeña!

En fin, cenamos fenomenal en el hotel y, después, ya en la habitación, a través de la ventana se sentía la noche. Era una noche preciosa y dejé volar mi imaginación: me imaginé que era como las cigüeñas, con unas alas preciosas que me hicieron sentirme libre… libre para querer, libre para darme a los demás, libre para ser feliz y sin darme cuenta, fuí retrocediendo. Recordé mis quince años, aquellos en que conocí a la persona que tenía a mi lado y le invité a salir de la habitación para dar una vuelta y ver qué hacían las cigüeñas… y le propuse que también él se pusiera las alas para poder seguir volando los dos juntos hasta el final de nuestros días.

HOTEL FONTECRUZ PALACIO DE ARENALES, CÁCERES

www.fontecruzhoteles.com/hotel-fontecruz-caceres/

Compartir
Artículo anteriorALBERTO PRADO
Artículo siguienteLA FAMILIA CONTIGO
Lola Soler Brull
Presidenta y Fundadora del Grupo BALLESOL