CALIDAD ASISTENCIAL EN BALLESOL

0
163

Hay muchas definiciones de calidad asistencial, una de las más interesantes por su sencillez y concreción podría ser la definida por el Ministerio de Sanidad del Reino Unido en 1997:

“Calidad asistencial es: hacer las cosas adecuadas (qué), a las personas adecuadas (a quién), en el momento preciso (cuándo) y hacer las cosas bien la primera vez”.

En el Grupo Ballesol nos dedicamos, desde hace ya más de 35 años, a prestar servicios sociosanitarios dentro de nuestros centros residenciales, a asistir a personas desde un planteamiento multidisciplinar, y es precisamente el resultado de esa labor lo que denominamos Calidad Asistencial

Podemos considerar 3 factores fundamentales para afrontar el reto de ofrecer una buena calidad asistencial: el entorno físico (ambientes) y medios materiales, el régimen de cuidados y el factor humano.

Tanto el entorno físico como el régimen de cuidados son más fácilmente medibles, a través de la experiencia y de los indicadores obtenidos; resultado, de la aplicación de los diferentes protocolos de actuación. Son factores necesarios pero no suficientes para alcanzar una buena calidad asistencial.

Atendemos a personas y las atienden personas. Cada residente es único, tiene diferentes necesidades, diferentes inquietudes y expectativas. Tenemos que ser capaces de ser flexibles, de adaptarnos a dichas expectativas y a hacerlo desde el plano humano.

Los profesionales que trabajan en Ballesol tienen la titulación y formación adecuada para desempeñar bien su trabajo; pero se necesita algo más: vocación, querer hacerlo bien. Y esto es difícil de medir.

El respeto y trato, la cercanía, paciencia, empatía, amabilidad, humildad, cuidado de la imagen percibida; son conceptos que tal vez estén poco valorados en nuestros días pero para Ballesol son valiosos y están muy presentes en nuestra filosofía.

Ese ha sido siempre nuestro reto y nuestro objetivo y así debe de seguir siendo en el futuro: contar con profesionales implicados, con humanidad (da los cuidados que a ti te gustaría te dieran); porque en mi opinión muchas veces es más eficaz una sonrisa que la mejor de las medicinas.

Sin duda la clave que nos lleve a alcanzar la Calidad Asistencial.