CAYETANA

0
154

Deberías poner más cuidado a la hora de elegir la ropa que vas a ponerte. Ya se te pasó la edad de vestir con esas faldas, con esos pantalones, con esos colores llamativos. A tus años lo que corresponde es usar una ropa discreta, de color oscuro o como mucho gris, que no destaque y que no llame la atención.

No está mal que quieras ir a la playa en verano, pero no nos escandalices utilizando esos bañadores que en una chica joven resultan graciosos y atractivos pero que en una persona como tú, con esos años, son patéticos y desagradables.

Tienes que ser razonable y darte cuenta de que con la edad que tienes ya no es aceptable verte ir de fiesta en fiesta, siempre alegre y sonriente, procurando no perderte ningún acontecimiento que pueda divertirte. Ha llegado el momento de que permanezcas el mayor tiempo posible retirada en tu casa y que únicamente te veamos asistiendo a reuniones familiares o a ceremonias en recuerdo de quienes nos van abandonando.

Hay que cuidar más las relaciones, por favor. A tus años las relaciones personales deben limitarse a la familia y a unos pocos amigos que, además, sean de tu misma edad y no llamen especialmente la atención por su estilo de vida.

Por supuesto que puedes tener una vida activa que te permita desarrollar tu autonomía personal. Podrías reunirte periódicamente con antiguas amigas con las que intercambiar comentarios sobre las enfermedades propias o ajenas, quizás dar paseos, recordar lo que fueron vuestras vidas. ¡Hay tantas cosas que podéis hacer las personas mayores!

Y claro que el amor tiene un lugar importante en tu vida. El amor a tus hijos, a los nietos, a quienes estuvieron y ya no están. Una persona como tú, con todo lo que has podido ver en tu vida, puede aportar muchísimo a quienes la rodean y entregarles todo su cariño.

Lo que tienes que comprender es que ya se te pasó la edad de enamorarte. Ya no es momento de empezar una nueva relación y mucho menos de casarse. Es ridículo. Ese comportamiento no es propio de una persona de tu edad y tu posición. ¡Imagínate lo que pasaría si quienes tienen tus años decidieran seguir tu ejemplo!

Hay una edad para cada cosa y a ti ya se te ha pasado la de hacer las cosas que haces y la de llevar la vida que llevas.

Seguir por ese camino no te llevará a nada bueno. ¡Hasta podrías ser feliz!

¡Olé, Cayetana!

Compartir
Artículo anteriorENTREVISTA A Dº IGNACIO VIVAS SOLER SOBRE LA V CONVENCIÓN DE DIRECTORES
Artículo siguiente5 TRADICIONES
Mariano López de Ayala
Licenciado en Derecho, es el Director de la Asesoría Jurídica de Grupo Ballesol. Se encarga de relaciones institucionales por su amplio conocimiento del sector asistencial de Mayores. Además, tiene una gran sensibilidad que refleja en cada uno de sus escritos.