ENTRE NOSOTROS 42

0
185

Todos hemos realizado un gran esfuerzo de contención en nuestras economías ya sean familiares o empresariales y los españoles estamos demostrando nuestra gran capacidad de trabajo y sufrimiento.

 

Estimados amigos,

Se acerca ya el final de 2013 y parece que cada vez hay más señales de recuperación. La bolsa sube, empezamos a crecer levemente, la inversión extranjera ha puesto los ojos en España, ha dejado de destruirse empleo y la confianza empieza a hacerse un pequeño hueco en nuestras conversaciones informales.

Desafortunadamente si nos fijamos con más detalle y analizamos objetivamente la situación, estos datos no son tan positivos. Esto queda claramente reflejado en los recién presentados presupuestos generales del estado donde seguimos viendo que los niveles de deuda pública alcanzan niveles históricos, cuesta asegurar un nivel de ingresos adecuado para sostener el estado actual de bienestar, y además, la reforma institucional que la gente anda pidiendo a gritos no se ve reflejada salvo en alguna pequeña partida.

Además, para conseguir el nivel de ingresos ha sido necesario mantener las subidas de impuestos prorrogando todas aquellas medidas que fueron aprobadas de manera transitoria y que, de momento, continuarán hasta el primer trimestre de 2015.

Quiero insistir en que hay motivos para ser moderadamente optimista porque los datos son buenos pero no estoy seguro de que se esté aprovechando correctamente esta oportunidad que tenemos para salir adelante. Todos hemos realizado un gran esfuerzo de contención en nuestras economías ya sean familiares o empresariales y los españoles estamos demostrando nuestra gran capacidad de trabajo y sufrimiento.

Sin embargo, si se sigue restando capacidad de consumo e inversión a trabajadores y empresarios con un mantenimiento de una presión fiscal excesiva continuaremos impidiendo el crecimiento sostenible de nuestra economía. Quiero pensar que en la situación en la que estamos, estas medidas han sido analizadas y todas las alternativas puestas encima de la mesa, aunque no quedan claras, viendo los presupuestos, cuáles han sido las prioridades por las que se ha optado.

Navegando es importante confiar en la solidez y estabilidad de la embarcación. Pero tanto o más que ello, mantener la confianza en el patrón que la dirige.

Un fuerte abrazo,


IGNACIO VIVAS SOLER

CONSEJERO DELEGADO DE GRUPO BALLESOL