PALABRAS

0
90

BUENOS DÍAS.

A todo el mundo se lo digo.Saludar a la gente es una costumbre de la que muy raras veces escapo. De manera automática lo digo hasta cuando hablo por teléfono. Lo digo sin importar lo que conozco a la otra persona.
Sin embargo, no consigo entender por qué a ti, a la persona más próxima, no te saludo a pesar de la alegría que me proporcionas cuando te veo por primera vez cada día. Hola, buenos días, por todas las veces que no te lo he dicho.

GRACIAS.

No recuerdo cuando ha sido la última vez que te he dado las gracias por todo lo que haces. Y, de todas formas, estoy seguro de que nunca te he dicho esa palabra todas las veces en las que debería haberlo hecho. Y es una palabra que repito con frecuencia a lo largo del día: cuando me ceden el paso en una puerta, cuando me sirven un café, cuando me devuelven el cambio al pagar,…. Pero a ti, que te tengo más cerca, que te preocupas por mí, que intentas que mi vida sea más fácil, que me dedicas todos tus esfuerzos, a ti pocas veces te lo digo. Déjame que aproveche esta oportunidad: gracias por todo y especial y simplemente porque estás ahí.

POR FAVOR.

Tantas veces me olvido de decirlo, tantas veces que es como si pensara que tengo derecho a recibir todo aquello que pido, tantas veces que es como si creyera que nada se me puede negar. Y otra vez me doy cuenta de que es especialmente contigo, con quien está más cerca de mí, con quien me equivoco más. No tengo problema en pedir por favor que me indiquen dónde está una calle. No me cuesta pedir por favor que me atiendan en un establecimiento. Pedir por favor que me den la cuenta al final de una comida. Pero a ti… Por eso quiero ahora decirte que, por favor, no te olvides de mí y, por favor, sigue dándome la seguridad de que puedo contar contigo.

PERDÓN.

Por lo que no tiene ninguna importancia puedo pedir perdón a cualquier persona, incluso a aquellos a los que sinceramente considero que ninguna molestia les he ocasionado. Pero a ti, a quien debería habérselo pedido tantas veces, ¡qué pocas lo he hecho! Perdóname. Por todos aquellos momentos en los que no te he tratado como te mereces. Por todas aquellas ocasiones en las que te he contestado de mala manera. Por las veces en las que parecía que te escuchaba cuando realmente no lo hacía. Porque a ti muy pocas veces te lo digo a pesar de que eres a quien más debería.

ADIÓS.

Y así termino con tanta gente de laque me despido. Nunca voy a querer decírtela.