ENTRE NOSOTROS 32

0
149

SERVICIOS PROFESIONALES A NUESTROS MAYORES

Estimados amigos,

A lo largo de los últimos años hemos asistido a una situación en el sector de atención a Personas Mayores en la que la incertidumbre se extiende entre todos los agentes implicados: Administraciones Públicas, Empresas y las propias Personas Mayores, una generación de incertidumbre a la que ha contribuido, en gran medida, la puesta en marcha del Sistema de Atención a la Dependencia (SAAD).

Recuerdo la ilusión y la esperanza con la que recibimos la noticia de la instauración de este nuevo derecho que garantizaba a las personas dependientes la ayuda que precisaban así como los cuidados que necesitaban de acuerdo con su grado de dependencia. Para las Empresas proveedoras de servicios de atención a las Personas Mayores era, después de muchos años luchando por la profesionalización de nuestro sector, una luz al fondo del camino. Se instauraba un sistema que iba a ofrecer unos servicios acreditados por las distintas Administraciones garantizando así a los usuarios la recepción de unos servicios de calidad acordes a sus necesidades de dependencia y homogéneos en el conjunto del territorio español.

Estamos a tiempo de asegurar a nuestros Mayores servicios profesionales, adecuados y generadores de empleo.

Pues de todo esto nada de nada o, mejor por no exagerar, poco de mucho.

Hasta hoy el (SAAD) poco empleo profesional ha generado y pocos servicios de calidad ha contribuido a crear. Lo que la Ley definía como excepcional, el cuidador informal y las ayudas económicas para el mismo, se ha convertido en la regla y hacia esa excepción se han dirigido la mayor parte de los esfuerzos económicos del Sistema.

Hoy nos cuentan que, a partir de ahora, esa excepción, que por supuesto es la mejor opción para determinados casos, va a ser efectivamente una excepción y que la regla será la promoción de servicios profesionales, adecuados y generadores de empleo. Espero que la luz al final del camino no vuelva a cegarnos y nos permita centrarnos en dar unos próximos pasos seguros y sólidos.

Entretanto Feliz Navidad y que el año 2.011 nos traiga felicidad y sobre todo salud, que aún nos quedan algunos sobresaltos que aguantar.


IGNACIO VIVAS SOLER

CONSEJERO DELEGADO DE GRUPO BALLESOL