Yosune Rodríguez. Nueva Directora Comercial y Marketing

0
183

Con esta carta abierta se presenta la nueva Directora Comercial y Marketing de Grupo Ballesol, Yosune Rodríguez.

La vida está llena de paradojas y de coincidencias. Siempre me he dedicado a los ámbitos de la sanidad y del mundo farmacéutico, desde una perspectiva comercial y de marketing. La actividad que desarrolla el Grupo Ballesol, siempre me ha atraído, es un área profesional que me permite crecer como persona y trabajar por un mundo más solidario y humano, donde los valores personales siempre estuvieran por encima de los estrictamente profesionales.

Es Ballesol he encontrado un grupo humano que me permite desarrollar y vivir en los valores en los que siempre he creído.

Creo que esta idea, que ha inspirado mi vida y mi quehacer profesional en el ámbito de la salud, que no es simplemente la ausencia de enfermedad del cuerpo, sino también del alma, porque la salud es un valor fundamentalmente personal que puede ser construido, lo mismo que la personalidad del individuo, a partir de los valores sociales, culturales e históricos imperantes en la sociedad en la que se vive, y por ello, es tan importante que cada uno de nosotros en nuestra vida cotidiana, en nuestro quehacer profesional, aportemos aquellos compromisos éticos que den a nuestro entorno los valores de la humanidad, confianza, responsabilidad, solidaridad, y la comprensión de las personas que nos rodean.
Y esto es especialmente importante y trascendente en el Grupo Ballesol, al que me acabo de incorporar en una etapa, que espero que sea muy fructífera en mi carrera profesional y en mi vida. Es un grupo humano que me permite desarrollar y vivir en los valores en los que siempre he creído, y que han constituido la base fundamental de mi trabajo de mi actividad.
Ello no constituye óbice alguno para que creamos firmemente en un futuro próspero donde la actividad comercial, la eficacia, la modernidad y la innovación no nos haga cometer el error de despersonalizar nuestra función, y que nos haga convertirnos en autómatas, y perder la perspectiva de lo más importante, que es la satisfacción, y la confianza de las personas que forman parte de nuestro Grupo: los residentes, los que trabajamos interna o externamente en pro de todos ellos, y todos aquellos que, de una manera o de otra, contemplan al Grupo Ballesol como una actividad empresarial, caracterizada por un modelo de atención centrado en la persona y en el respeto a sus derechos, que implica una atención personalizada, profesional, basada en el deseo de mejorar la calidad de la vida del residente, y además, procurarle un envejecimiento activo, de muy alta calidad, y sobre todo, muy confortable y saludable, que es la mejor contribución que podemos hacer a todas y cada una de las personas que atendemos.
Todo ello, no solo constituye una exigencia profesional de los que prestamos nuestros servicios laborales o profesionales en el Grupo Ballesol, sino que representa una exigencia de la Sociedad en la que vivimos, y a la que gustosamente servimos, y con la cual hemos adquirido unas lazos y unos compromisos cada vez más fuertes y sólidos, y que se materializan en el prestigio y en la reputación de la que goza nuestra Empresa, ganada día tras día, tras numerosos años de actividad que conforman una historia de una vida ejemplar y modélica, en pro de la atención de nuestros mayores, sobre la base siempre de la humanidad, en una atención personalizada, que toma como pilares fundamentales: unos cuidados dignos y la calidad en la prestación de todos nuestros servicios, con un afán de mejora constante en lo profesional, e, insisto, también en lo humano.
Dentro de mi reciente incorporación al Grupo Ballesol me ha llamado poderosamente la atención el enorme cariño y el agradecimiento que nos transmiten los residentes, pero también el de sus familias, como prueba palpable y manifiesta de que los valores que todos los que prestamos aquí tratamos de transmitir, trascienden de una mera actividad puramente comercial, porque lo que compartimos, es sobre todo la amistad y la pasión por la aventura de la vida, la aventura de nuestra propia vida, donde se posibilita que cada residente encuentre su verdadero hogar, la respuesta a muchas inquietudes y las razones para ser feliz.

Me ha llamado poderosamente la atención el enorme cariño y el agradecimiento que nos transmiten los residentes, pero también el de sus familias.

Si comenzaba estas notas afirmando que la vida está llena de paradojas y de coincidencias, creo que mi incorporación al Grupo Ballesol ciertamente lo es, porque me he incorporado a una Empresa donde, tal como he intentado llevar a cabo en anteriores cometidos profesionales, puedo desarrollar una gestión ética y responsable de mi actividad, caracterizada por el apoyo, la colaboración y el afán de superación e innovación de las personas que me rodean, y estoy segura, que con el apoyo de todos los profesionales, que integran el Grupo Ballesol, y los que de manera externa potencian nuestro trabajo, con una mención muy especial a los residentes y sus familias, seguiremos construyendo un proyecto empresarial donde, como indicaba anteriormente la humanidad, la confianza, la responsabilidad y la solidaridad constituyan un punto de partida en nuestra labor profesional cotidiana.

Compartir
Artículo anteriorENTRE NOSOTROS 45
Artículo siguienteMUJERES PARA LA HISTORIA
Yosune Rodríguez
Licenciada en Farmacia por la Universidad CEU San Pablo, formada en programas y másters de liderazgo y gestión empresarial (IESE, ESADE, etc) su carrera ha estado ligada siempre al sector socio-sanitario a través de cargos directivos y estratégicos.