CHICHARRO Y CABALLA

0
1945

Chicharro y caballa dos “azules” muy saludables.

Siempre aconsejamos desde estas páginas tomar alimentos de temporada. En primavera, los pescados azules están en su mejor momento, son más grasos que los blancos, pero no hay que olvidar que su grasa es rica en ácidos grasos omega-3 que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, reduce el riesgo de arteriosclerosis previniendo enfermedades cardiovasculares. Además es una buena fuente de vitaminas y minerales, aunque deben tomarse con precaución en personas que tengan el ácido úrico elevado.

El chicharro también conocido como jurel está espléndido desde marzo hasta finales de abril, muy fresco, es delicioso asado  con unos ajos en láminas y un chorro de vinagre  acompañado de unas patatas panaderas o a la parrilla  con verduras.  También acompañando los lomos limpios con una fritada de tomate, pimiento y cebolla mantiene toda su jugosidad. Tiene bastantes espinas por lo cual es recomendable que si no se va a hacer asado, en la pescadería dejen los lomos limpios. Los mejores y más sabrosos son los de menor tamaño también llamados “chicharrines”, mientras que los grandes son más indicados para asar.  Escabechados con alubias blancas hacen una ensalada muy sabrosa, bien limpios sus lomos se pueden sofreír con abundante cebolla para hacer un pastel o empanada.

La caballa o sarda pertenece a la familia del atún, de carne firme y untosa se consume preferentemente en conserva pero fresca es una delicia. Se inicia su temporada en abril y se mantienen las capturas hasta septiembre. Se debe consumir muy fresca, ya sea a la parrilla o a la  plancha: siempre teniendo cuidado de que no se seque, en adobo resulta también deliciosa, bastará con añadirle un poco de pimentón, cominos y sal;  cocida y añadiendo al caldo unas patatas en rodajas queda fantástica y también en un escabeche suave añadida a ensaladas de pasta, patata o escarola. Admite las mismas aplicaciones que las anchoas o sardinas. Al igual que el chicharro tiene muchas espinas y lo mejor es comprarla ya fileteada y después cocinarla. A los niños les encanta sus lomos rebozados en una mezcla de pan rallado con cacahuetes triturados o en pastel.

Compartir
Artículo anteriorPOETA EN BALLESOL BARBERÁ DEL VALLÉS
Artículo siguienteDERMATOLOGÍA GERIÁTRICA
Eva Celada
Nací en Palencia en 1958. Estudié Derecho aunque lo dejé en Tercero. Escribo desde que era una niña: me encantan las palabras… también la cocina y, sobre todo, comer bien. Soy optimista y alegre, trabajadora e inquieta. Tengo algunos sueños, pero vivo con pasión el día a día.