WENCESLAO GIL

0
178

BODEGAS VEGA SAUCO (Morales de Toro, Zamora)

¿Es usted un bodeguero de raza?

No se si tanto, pero si soy el más viejo del lugar, fuí el primer enólogo que llegó a la zona de Toro en 1979, hace treinta años, fui el Fundador de la Asociación de Enólogos de Castilla y León. Llevo 30 cosechas sobre mis espaldas.

¿Han cambiado mucho los vinos de Toro desde entonces?

Antes eran muy apreciados como vinos de mezcla, porque tenían un gran cuerpo, más estructura, ahora también tienen esas características pero no son ásperos, no hay que confundir la astringencia con el cuerpo de un vino; el “raspar” de un vino tiene que ver con forzar excesivamente la uva, a nosotros no nos hace falta, porque nuestras uvas tienen mucha fuerza y el vino queda aterciopelado, muy frutal pero a la vez con mucha personalidad.

A usted le gusta investigar, crear nuevos vinos, el último un blanco espumoso, achampanado no deja de ser una curiosidad en Toro…

Tengo mucha relación con Rueda y estuve presente cuando hicieron el primer espumoso en los ochenta. Yo quería hacer un vino blanco dulce, he estado muchos años intentándolo pero no me salía como yo quería, hasta que al final sacamos el vino espumoso bajo el método champagnoise de fermentación en bodega con uvas de Verdejo y Malvasia y una pequeña cantidad de Albillo y Moscatel.

¿Qué se siente cuando se saca un vino con el que se ha soñado?

Una gran satisfacción.

En España hay poca costumbre de tomar espumosos en las comidas, ¿cuándo aconseja tomar el espumoso Vega Sauco?

Es un vino muy indicado para el verano porque se toma frío, se puede tomar en el aperitivo y también como copa porque tiene bastante estructura, pero a mí me gusta con la comida, de principio a fín, con un arroz, un pescado al horno…

En verano también apetece los tintos de verano, las sangrías, los cócteles, los sorbetes, incluso el vino con gaseosa… ¿Cómo lleva esas transformaciones con el vino?

Bien, hasta para hacer “calimocho”, que es vino tinto con refresco de cola, lo que aconsejo es que el vino sea bueno, y así la bebida también será buena. El verano es para los tragos largos, y no me parece mal rebajar el vino para poder tomarlos.

¿Qué opina usted de los vinos sin alcohol?

El procedimiento para quitar el alcohol a los vinos se llama osmosis inversa y no soy partidario, salvo si se hace sólo una parte, porque sin nada de alcohol, el vino no es vino.

LA CATA

Espumoso, Vega Saúco


Tipo de vino: Espumoso método Champagnoise: 12 meses en Rima.


Graduación: 12,5% Vol


Sensorial: Color amarillo con reflejos dorados y finas burbujas, aroma intenso a frutos maduros, en boca resulta fresco con una nota de fruta madura y tonos de tostado. Seco y cremoso, burbuja bien fundida, buena acidez cítrica.


Gastronomía: Muy indicado para las comidas, especialmente arroces, pescados, frituras y guisos marineros por su potente estructura.


Conservación: Conservación: 4º-6º

INTERESA SABER: ¿Qué hacer cuando al descorchar una botella en un restaurante nos ofrecen el corcho?

Examinarlo, observar si el vino ha ascendido por todo el corcho o sólo ha mojado un extremo del tapón. Debe oler a corcho o al vino, si hay otros olores como a moho o humedad, pueden haber llegado al vino, y no estar en perfectas condiciones, en tal caso se tiene que informar al sumiller.

Compartir
Artículo anteriorBALLESOL ALTORREAL
Artículo siguienteDANI GARCÍA
Eva Celada
Nací en Palencia en 1958. Estudié Derecho aunque lo dejé en Tercero. Escribo desde que era una niña: me encantan las palabras… también la cocina y, sobre todo, comer bien. Soy optimista y alegre, trabajadora e inquieta. Tengo algunos sueños, pero vivo con pasión el día a día.