LOS LIBROS SON PARA EL VERANO

0
102

En la mayoría de las ocasiones la lectura es una verdadera afición convertida en placer para muchas personas. Sin embargo, para sumergirse en ficciones, entrometerse en la vida de personajes insólitos y por qué no aprender historia, es necesario disponer de tiempo libre. La lectura nos regala más cosas de las que nos creemos: nos da cultura; nos proporciona vocabulario y fluidez en el habla; nos potencia la imaginación; nos evade de problemas o estrés; nos invita a la reflexión y nos da amplitud de miras, entre muchas grandezas.

Llega el verano y un buen libro, sea del género literario que sea, se convierte en un gran compañero de viaje. La elección del libro es fundamental para disfrutar con la lectura. De hecho, en verano solemos aumentar las horas de lectura porque disponemos de más tiempo libre y de relajación. Hay iniciativas atractivas y participativas como la Biblioplaya de la costa de Benidorm, que desde hace años permite trasladar, con apariencia de chiringuito, parte de la biblioteca municipal a la mismísima playa. ¡Qué mejor que una buena lectura que con la brisa del Mediterráneo! Ya no hay excusas.

Adiós a la “jubilación mental”

Los expertos insisten en que es esencial que las personas mayores estimulen la memoria para poder gozar de un nivel de autonomía pleno. Por ello, la lectura se presenta como una actividad muy recomendable para reforzar el conocimiento intelectual. Muchos especialistas coinciden en que las actividades culturales ayudan a evitar la “jubilación mental” a la que muchas personas mayores están condenadas.

Leer es un hábito que se adquiere con los años y requiere un mínimo esfuerzo cotidiano, pero muy satisfactorio. Si no se tiene, vale la pena comenzar poco a poco, sin ejercer presión sobre uno mismo, pues podría tenerse el mismo efecto de una persona que, sin una práctica periódica, se dispusiese a correr una maratón: además de cansarse, no terminaría y lo disfrutaría poco.

Al principio, se puede dificultar juntar las letras y con ellas originar las palabras que van creando imágenes en nuestra mente, pero en breve los resultados se harán manifiestos: la imaginación y los conocimientos adquiridos brindarán lucidez y enriquecerán la personalidad. Lo recomendable es iniciar con textos que llamen la atención por cuenta propia, o que sean recomendados por amigos o familiares. Asimismo, se aconseja visitar bibliotecas o círculos de lectura porque permite el intercambio de ideas y comentarios literarios, así como extender el grupo de amigos.

¿Leen nuestros mayores? Según Rafael Osuna de la librería Luque de Córdoba, el nivel cultural de las personas es un factor influyente para hablar de mayores lectores. “Las personas con un elevado nivel cultural suelen demandar ensayos”. Por lo general, en esas edades suelen leer libros costumbristas y de memoria porque los lectores “se suelen ver reflejados con los personajes del libro”. Por ejemplo, “Dime quién soy” de Julia Navarro y “Tiempo entre costuras” de María Dueñas son dos títulos que están teniendo mucho éxito. Otro de los títulos de vivencia con renombre es “Inés y la alegría” de Almudena Grandes “porque transporta” a los mayores a rememorar su infancia, al país de la época de la postguerra, puntualiza Rafael Osuna. “A veces se dejan recomendar por nosotros. La novela histórica o de evasión es cada vez más demandada, como por ejemplo “El Mozárabe” de Jesús Sánchez Adalid”, añade. Entre los títulos que más leen nuestros mayores se encuentran también los libros más vendidos, los conocidos best-seller. Los títulos populares, que se originan de cualquier serie televisiva como “Amar en tiempos revueltos”, también están ganando adeptos. Según fuentes consultadas en la librería Soriano de Valencia, las referencias de la radio y de la televisión suelen influir mucho entre el público adulto. “En cuanto se emite un reportaje promocional sobre un libro o una entrevista a un escritor en la radio, al momento tenemos a las personas mayores pidiéndonos el libro en cuestión”, aseguran desde esta librería valenciana.

Los libreros consultados coinciden en que nuestros mayores demandan más los libros de bolsillo que las ediciones normales y el precio tiene mucho que decir. Las ediciones normales suelen costar 22 euros de media y las de bolsillo rondan los 10 euros. Teniendo en cuenta esta cuestión económica, también se advierte de las diferencias existentes entre el tamaño de la letra y el tipo de papel entre ambas ediciones. Con las vacaciones, los títulos más vendidos del invierno y de la campaña primaveral los trasladan a la edición de bolsillo por ser un formato cómodo de transportar al campo o a la playa, y al que se le hace hueco en cualquier maleta. Sin distinción, todas las personas mayores demandan libros con letra grande. Es uno de los requisitos.

¡A leer! Propuesta de lectura

Esta es una propuesta para este verano, una sugerencia abierta a otras recomendaciones que van surgiendo de amigos y de los medios de comunicación. Nunca es tarde para comenzar una historia, aunque sea del libro que lleva años encima de la estantería de casa.

  • “¡Indignaos!” de Stéphane Hessely, con el prólogo de José Luis Sampedro, es “un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica” es uno de los libros que está teniendo más éxito entre el público adulto. En palabras de José Luis Sampedro, “¡Indignaos! Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes (…)”.
  • “Los lunes al golf. Pistas sabias para disfrutar de la jubilación” de Juan Cano, es un libro que recoge consejos de gente ya experimentada y numerosas anécdotas, memorias propias y ajenas, e ingeniosas respuestas a la pregunta inevitable “Y tú, ¿cómo lo llevas?”. Sin duda, este libro da pistas para vivir con alegría una etapa casi siempre anhelada.
  • “El mar en llamas” de Alberto Vázquez Figueroa, autor conocido, letra grande y lectura horizontal muy novedoso por su argumento, que revela, a través de una intriga apasionante, el peligro que significa para las generaciones futuras el hecho de que se esté extrayendo petróleo a diez mil metros bajo el mar y bajo el fondo marino.
  • “El amor secreto del Duque de Alba” de Lola Artacho transcurre en Sevilla, a mediados del siglo XIX. Josefina Perrier, una hermosa, inteligente y soñadora joven de 18 años, aspira a casarse con su primo Maurice Girau y marcharse a Francia con fin de dejar atrás la rígida moral sevillana, en la que se siente atrapada. Sin embargo su vida cambiará para siempre la tarde que conozca a Jacobo Fitz-James Stuart, el XV duque de Alba.
  • “Violetas para Olivia” de Julia Montejo. Madelaine, una joven doctora de 36 años, se ve obligada a regresar a la casa que sus antepasados, los Martínez Durango, tienen en San Gabriel tras la muerte de su tía Rosario. Para Madelaine, que siempre sintió aversión hacia la casa y todo lo que la rodeaba, su vuelta significará el reencuentro con su otra tía, Clara, y con su pasado. Tres generaciones de una familia extraordinaria marcada por su apellido.
  • “Eitana, la esclava judía” de Javier Arias Artacho es novela histórica. La majestuosa y esplendorosa Roma de Nerón vista a través de los ojos de una mujer que luchó contra su destino. Es la historia de una mujer valiente, de una mujer que luchó por ser ella misma y negarse a que los demás decidiesen en su nombre. Es la historia de una mujer que jamás se rindió.
  • Los títulos “El último catón” o “Todo bajo el cielo” de Matilde Asensi también son dos opciones interesantes para este verano. El primero de ellos trata sobre una científica que trabaja para el Vaticano y que es llamada para descifrar las extrañas señales aparecidas en el cuerpo de un etíope fallecido en extrañas circunstancias. El segundo libro es la historia de Elvira, una pintora española afincada en París, quien recibe la noticia de que su marido ha muerto en su casa de Shanghai.
Compartir
Artículo anteriorCUMPLEAÑOS
Artículo siguienteBENIDORM