ESCAPADAS ACCESIBLES: ¡TODOS PODEMOS VIAJAR!

0
336

Los que andamos con bastones desde nuestra infancia sabemos que no en todas las épocas lo hemos tenido tan fácil como en la actualidad para viajar, personas mayores, discapacitados o simplemente personas con problemas de movilidad no tenemos ahora excusas para acompañar a nuestras familias o hacer nosotros mismos escapadas a muchísimos lugares sin la menor dificultad

Basta con planificar bien el viaje, ir a hoteles que sean accesibles y al comprar el billete de avión, tren o autobús indicar en la reserva que se necesita asistencia. La de los aeropuertos es magnífica, desde el embarque una persona destinada a esta labor te llevará en una silla de ruedas hasta el avión, te pasará por el control de metales, por la aduana, te llevará al baño si lo necesitas, te acompañará mientras esperas a la entrada del avión, e incluso te paseará por las tiendas del Dutty Free si se lo pides, al llegar al destino, recogerá el equipaje y después te dejará en el taxi que te llevará a tu hotel.

Las estaciones de tren, principalmente las grandes, tienen este mismo servicio, pondrán una rampa para la salvar los escalones de la subida al tren, y si vas en silla de ruedas la dejan anclada a zonas especiales en los vagones para ello. Todos los trámites sin esperar, esas personas generalmente vestidas de naranja son nuestros ángeles de la guarda, además los acompañantes podrán ir con la persona asistida y todo será más ágil, más cómodo y más agradable. Para acceder a este servicio bastará decirlo en la Agencia de Viajes o si se compran los billetes por internet, rellenar la casilla de personas con movilidad reducida. También hay que recordar que el personal de asistencia no admite propinas, una sonrisa de agradecimiento es su mejor recompensa.

En la mayoría de las ciudades hay taxis accesibles, no obstante si en la parada no los hay, en la mayoría de los casos sus conductores te dan todas las facilidades; el factor humano es importantísimo a la hora de moverte por el mundo, no hay que tener miedo a pedir ayuda, en todas partes hay gente feliz de poder colaborar, subirte un escalón, llevarte la maleta o sencillamente ponerte en la mesa más cómoda en un restaurante.

Para organizar un viaje accesible, sin sobresaltos, únicamente habrá que reservarlo todo desde el origen: restaurantes, atracciones, acceso a museos, etc… de esta forma ya podremos conocer si ese lugar es o no accesible. Por ejemplo la ciudad de la luz: París, es una de las menos accesibles de Europa, resulta paradójico que el país más liberal del mundo se lo ponga tan difícil a las personas con accesibilidad reducida, ni al segundo piso de Torre Eiffel se puede ir si se tienen bastones o se está en silla de ruedas, lo mismo sucede en los restaurantes: gran parte de ellos con el baño en el piso de abajo o con los autobuses turísticos o el transporte público, el tren parisino tiene sólo dos estaciones con ascensor. No sucede lo mismo en el Parque de Disneyword donde hay hasta motos para acceder a las atracciones o simplemente pasear sin cansarse con la familia.
Una de las ciudades europeas más accesibles es Barcelona, desde el Museo Picasso hasta el Puerto Olímpico, pasando por su mercado de la Boquería, el Liceo, las Ramblas, hoteles y restaurantes, la mayoría no tiene barreras, están muy concienciados para que todo el mundo tenga la posibilidad de conocerles. También ellos habrán llegado a la conclusión de que  si hay una rampa sirve a todos, por ella suben y bajan niños en cochecitos, personas mayores, sillas de ruedas… pero si lo que hay son escalones… ya no sirven para todos.

Existe una agencia de viajes accesibles con diferentes programas cada temporada, que trabaja en colaboración con la Once, para hablar con ellos se puede llamar al  902 107 242 o entrando en su web www.reservas.viajes2000accesibles.es. También en la Fundación realizan viajes accesibles en los que además se puede practicar algún deporte como vela, pesca, ciclismo o multiactividades, viajes a los que también puede ir cualquier familiar o amigo sin problemas de accesibilidad acompañando a quienes si los tienen, suelen ser muy divertidos, los precios son económicos porque muchos viajes están patrocinados y todo, absolutamente todo es accesible, para conocer esos viajes y actividades se puede entrar en la web www.fundaciontambien.org o llamando al teléfono: 91 384 50 09.

Es cómodo ir a viajes organizados, pero es mucho más interesante organizarlos nosotros mismos, internet es una herramienta fantástica para hacerlo, soñar el destino, ver que compañías vuelan al lugar, buscar hoteles cerca de los sitios que queremos visitar, comprar una guía para ayudarnos, reservarlo todo, recuerdo en Luxor, en Egipto, que un guía me comentaba mientras  visitábamos un templo que le gustaban los grupos donde había una persona con discapacidad, me sorprendí y enseguida me lo explicó: “son las personas con más curiosidad, con más ganas, las que primero llegan, las que nunca hay que esperar, las que nunca se cansan, la gente que más intensamente vive el viaje y las que te dan más veces las gracias”.

Hay un mundo ahí fuera, lo hay para todos, para los que dicen que todas las ciudades son iguales, para los que prefieren ver los lugares  en la televisión, para los que piensan que es un gasto tonto y también para los que creen que por su situación física no pueden ya viajar, ese mundo nos lleva al conocimiento, a la aventura, a otras culturas a otras experiencias, un filósofo decía que los viajes son circulares: “del placer de irte al placer de llegar”, y cuando regresas la maleta estará llena de felicidad, de vivencias y recuerdos que compartir para siempre:  merece la pena intentarlo,  a continuación proponemos cuatro escapadas accesibles de las miles que desde ahora mismo podéis hacer:

Monasterio de Yuste: El retiro de Carlos V.

En la localidad de Cuacos de Yuste, se encuentra el Monasterio de Yuste, no dejar de ver otro pueblo muy cercano: Garganta la Olla, con un casco antiguo muy cuidado. Hay excursiones programadas a esta localidad extremeña, pero si se desea hacer  en coche particular se llega estupendamente por la carretera de Extremadura. El Monasterio es una obra de arte en un entorno privilegiado. En el siglo XV, dos ermitaños anacoretas, Pedro Brañes y Domingo Castellanos, abandonaron la ermita placentina de San Cristóbal para retirarse a un lugar más alejado del mundanal ruido, y decidieron instalarse en la ermita de San Salvador de la Sierra, situada entre las localidades de Cuacos de Yuste y Garganta la Olla. En 1402, Sancho Martín, vecino de Cuacos, les donaría unas tierras donde se asentó posteriormente el Monasterio de Yuste. Pero fue la decisión de Carlos V de retirarse a vivir sus últimos días allí lo que hizo que el monasterio fuera como es en la actualidad. El rey, enfermo de gota, se retiró el 12 de septiembre de 1556, mandando una carta previa: “Deseo retirarme entre vosotros a acabar la vida, y por eso querría que me labráses unos aposentos en San Gerónimo de Yuste, y para lo que fuere menester acudiréis al secretario Juan Vázques de Molina, que él proveerá de dineros, para lo cual os envío el modelo de la obra”.  El monasterio es de una gran belleza, desde los jardines, con su estanque, a la iglesia en la que se puede visitar el retablo mayor, que comunica por una celosía con el dormitorio del rey (que escuchaba tres misas diarias), donde se puede visitar su dormitorio, la curiosa silla articulada donde leía o la cripta. Se accede al Monasterio a través de rampas muy cómodas, incluso a los jardines y al interior.  El precio es gratuito para personas con discapacidad. Para saber más entrar en www.yustedigital.com.

Nieve en familia En Sierra Nevada:

La nieve es uno de los destinos preferidos de las familias en estas fechas, sin embargo no todo el mundo puede esquiar, pero esa no debe ser una razón para quedarse “en tierra”. Disfrutar del aire puro que proporcionan las montañas, sentarse en una terraza en el inicio de las pistas tomando un chocolate caliente  leyendo el periódico o simplemente ver como esquían los nietos y hacerles unas fotos puede ser un placer que no hay que perderse. La Estación de Sierra Nevada ofrece muchas posibilidades accesibles: desde visitas guiadas para la tercera edad: la flora y la fauna, en las que se pueden ver proyecciones, los invernaderos o visitar el Museo de Fuente Alta. El Hotel Tele Cabina, a unos precios muy asequibles es completamente accesible, incluso para silla de ruedas, además llevando el certificado de minusválido te hacen un 40% de descuento en los remontes. El hotel Trevenque, uno de los más céntricos de la estación,  además de estar adaptado tiene un spa con acceso para personas que no estén alojadas. También se puede disfrutar de  Mirlo Blanco, una zona para actividades infantiles y familiares,  donde se puede hacer trineo en raíles: incluso las personas con más dificultad poden montarse. Para más información sobre la estación se puede entrar en www.sierranevada.es o ponerse en contacto con la Fundación También que organiza todas las temporadas viajes adaptados a esta estación con motivo de sus cursos http://www.tambien.org/

Tozeur: El Gran Sur a tu alcance.

A tan sólo dos horas de avión desde Madrid en vuelo directo, se encuentra uno de los lugares más hermosos del mundo: el Oasis de Tuzeur, al sur de Túnez, donde  se abre la puerta del desierto del Sahara. Un lugar perfecto para disfrutar de las dunas  en cómodos coches todo terreno o en calesas,  donde caminar por Chott El Jérid con sus blanquísimos lagos salados y contemplar su maravillosa puesta de sol,  donde conocer los oasis de montaña y sus increíbles cascadas de Chebika y el Cañón de Mides, contemplar el majestuoso perfil del Atlas o visitar el Onk Jemel, escenario donde se rodó “La Guerra de las Galaxias”, donde se puede contemplar  su maravilloso cielo nocturno. Todo el viaje se puede hacer en cuatro días, de jueves a domingo Las mayoría de los hoteles de cuatro y cinco estrellas tienen facilidades para personas con accesibilidad reducida: aconsejamos el   Campamento de Zaafrane (www.goldenyasmin.com) que permite reproducir la vida de los beréberes pueblos nómadas del desierto, pero con todas las comodidades;  el hotel Palm Beach Tozour, ya en la ciudad además de ser plenamente accesible tiene un magnifico spa donde poder disfrutar de masajes, tratamientos anti-estrés o un relajante baño en su piscina climatizada,  el hotel   Ras El Aïn, con dos habitaciones para minusválidos es también una buena opción. Túnez es el país de los dátiles, para saber más de este fruto  se puede visitar el Eco-Museo “Edem Palm” (no tiene ni una sola escalera). Las excursiones, muy económicas, se pueden realizar “a la carta” contratándolas directamente  en nomades.tourisme@planet.tn o en el propio hotel, un todo terreno llevará a un máximo de cuatro visitantes a donde se desee. Su gastronomía, su campo de golf  y las compras son otro de los alicientes de este destino turístico accesible para todos.

Budapest Accesible:

Viajes 2000 organiza un viaje completamente accesible de jueves a domingo a la bella ciudad de Budapest que es una de las ciudades más monumentales de Europa y se llega en avión en un par de horas. El programa resulta muy apetecible:  traslado en vehículo  adaptado y alojamiento en hotel de 3 ó 4 estrellas en el centro de la ciudad. El viernes se visitará en autobús panorámico accesible toda la ciudad, después la Sinagoga más grande de Europa y el Museo de los Judíos. La jornada se completa con un concierto clásico o de jazz. El sábado, se puede visitar el Mercado Viejo, “la Casa del Terror”, cenando en un restaurante de fácil acceso de cocina checa. El último día se puede visitar el Parlamento con guía español y traslado de nuevo en coche accesible. Hay que consultar fechas y disponibilidad, el precio aproximado es desde 285€ por persona, incluyendo 3 noches de habitación doble en hotel de 3 estrellas con desayuno, traslados en coche accesible, billete de autobús panorámico accesible “Hop on-hop off, entradas a la Casa del Terror y el Museo de los Judíos, cena y concierto. Para más información o reservas consultar en la Agencia de Viajes 2000 accesibles o llamar al 902 107 242.

Compartir
Artículo anteriorRESPIRAR ES LA PRIMERA NECESIDAD BÁSICA
Artículo siguienteENTRE NOSOTROS 28
Eva Celada
Nací en Palencia en 1958. Estudié Derecho aunque lo dejé en Tercero. Escribo desde que era una niña: me encantan las palabras… también la cocina y, sobre todo, comer bien. Soy optimista y alegre, trabajadora e inquieta. Tengo algunos sueños, pero vivo con pasión el día a día.