LA CATEDRAL DE BADAJOZ: UNA JOYA POR DESCUBRIR

0
69

Tras la conquista cristiana de la ciudad en 1230 por el Rey Alfonso IX de León, fue nombrado obispo Fray Pedro Pérez, que utilizó la  antigua mezquita como catedral de la ciudad. Se pensó en construir una catedral y fue ya en el siglo XIII cuando comenzaron las obras. Se eligió para construirla el lugar que ocupaba la antigua iglesia visigoda o mozárabe situada en el Campo de San Juan. En 1276 la catedral fue consagrada bajo la advocación de San Juan Bautista, una construcción que no quedó terminada hasta el siglo XVIII. Declarándose Monumento Histórico Artístico en 1931. Cuenta con una torre espectacular de 41 metros de alta y 108 almenas. El acceso principal tiene escaleras pero la entrada lateral es accesible, igual que la Nave Central, el Claustro, el Coro y el Museo a través de una rampa. Imprescindible el altar mayor con un bello retablo de estilo barroco que preside el patrón.

Compartir
Artículo anteriorANIMADORES SOCIOCULTURALES
Artículo siguienteLA MURALLA DE ÁVILA Y SU ENTORNO MEDIEVAL
Eva Celada
Nací en Palencia en 1958. Estudié Derecho aunque lo dejé en Tercero. Escribo desde que era una niña: me encantan las palabras… también la cocina y, sobre todo, comer bien. Soy optimista y alegre, trabajadora e inquieta. Tengo algunos sueños, pero vivo con pasión el día a día.